doulaLas doulas son mujeres que en su mayoría ya han sido madres y que acompañan a otras mujeres en el momento del parto. La labor de la doula es la de dar apoyo, tanto físico como emocional, durante el embarazo, el parto y el puerperio.
Ciertamente las doulas carecen de una formación académica regulada, pero sí que poseen una formación específica que abarca conocimientos básicos sobre fisiología del embarazo, parto y puerperio, de puericultura, lactancia, educación prenatal…Las doulas derivan a los profesionales cuando algo se escapa de sus conocimientos, nunca practican el intrusismo.
Tradicionalmente, los conocimientos sobre el embarazo, parto y puerperio, se transmitían de madres a hijas, o entre mujeres de la misma familia, del mismo pueblo. Estos conocimientos no eran sólo físicos, también eran emocionales.

La doula en el tiempo
El término doula procede de la antigua Grecia y significa esclava, sierva. Sitúan su origen más antiguo en el indi, lengua, en la que significa mujer experimentada.
La antropóloga Dana Raphael, fue la primera persona que empleó este término, para referirse a mujeres experimentadas que ayudaban a las futuras madres en la crianza de sus bebés, en Filipinas.
Investigadores médicos como M. Klaus y J. Kennell extendieron el empleo de este término a ayudantes prenatales y durante el parto, en una serie de estudios aleatorios controlados.

doula
A lo largo de la historia las mujeres, de nuestros partos, acudimos a una comadrona, con experiencia y conocimientos, que nos asistía a nosotras y al bebé. Solía haber también una o varias mujeres que nos ofrecían su apoyo: otra madre, abuela o amiga, capaces de calmarnos afectivamente y emocionalmente. Eran mujeres cercanas, que después del parto se ocupaban de protegernos y cubrir nuestras necesidades para que pudiéramos recuperarnos con mayor facilidad. ¿Cuántas mujeres actualmente no se quedan en casa de sus madres un tiempo, o la madre se queda en casa de ellas para ayudarla en los primeros días de dar a luz?
La vida actual ha hecho que las familias extensas dejemos de convivir bajo el mismo techo. Los núcleos familiares están cada vez más dispersos, son más reducidos y no conectados. Las mujeres hemos perdido el entorno femenino que nos ayudaba en el parto y la crianza, al tiempo que hemos sido trasladadas al –hasta hace poco sólo masculino- territorio de la medicina y la tecnología. Lo que era una tradición familiar, una tradición íntima y femenina, ha dejado de serlo para volverse algo impersonal, químico y antiespiritual.
La doula es una forma de retomar nuestra naturaleza, la tradición femenina en algo tan nuestro como lo es el parto. La presencia de otra mujer, amorosa, protectora, que acompaña, y que ha vivido lo que tú estás viviendo es tremendamente tranquilizador.

Actualmente
En la sociedad actual, las redes de apoyo entre mujeres se han perdido en gran medida. El núcleo familiar suele estar formado por la pareja sola que afronta la etapa de maternidad. Hoy en día las mujeres se enfrentan a la maternidad solas y sin referentes cercanos, dentro de una sociedad en que la maternidad está bastante desvalorizada, mecanizada y banalizada. Además tengamos en cuenta que normalmente se tiene un hijo, o dos, es decir, no solemos tener conocimientos propios basados en la experiencia. Tampoco solemos haber vivido la maternidad de otros miembros de la familia de forma lo suficientemente cercana como para aportarnos conocimientos y seguridad en ese proceso natural que se ha desnaturalizado tanto. A menudo, el único referente que muchas tenemos es una revista especializada y medios de comunicación, internet…en los que se suele ofrecer una imagen del trabajo del parto, embarazo o puerperio muy lejano a la realidad o incluso erróneo.
El preguntar a otra mujer puede ser negativo ¿Quién no ha sufrido la historia de una familiar, amiga o conocida de un parto en el que ha visto las puertas del infierno? experiencias que suelen ser tan negativas que nos añaden aún más miedos. Luego añadimos las lactancias fracasadas, las noches sin dormir que se relatan…en general se magnifican o sólo se cuenta lo negativo.

doulaRE-Aparición
Las doulas son muy comunes en muchos países, pero aquí en España es algo incipiente.
Las doulas surgen, junto con otros grupos de apoyo (grupos de lactancia, sobre todo), para retomar la naturaleza de lo que es la maternidad, recuperar la realidad de ese proceso natural, recuperar el espacio exclusivo de la mujer, el de pareja, y vuelva a tener la posición que le corresponde. No podemos extraer todos los sentimientos de algo que es puro sentimiento, dónde nuestra animalidad resurge, dónde somos enteramente tierra de nuevo, a algo netamente natural, no puede extraérsele su ingobernable naturaleza.
No estoy diciendo que los médicos sean malos, que los hospitales no sean necesarios, por supuesto nos han salvado la vida y seguirán haciéndolo. Sólo estoy defendiendo la existencia de unas mujeres que siempre han existido en el marco familiar, y que ahora deben existir en otro modo por el devenir social de la familia en el tiempo.

Experiencia personal
Recuerdo que una de mis hermanas lloraba en el hospital, no conseguía que su recién parido hijo se le agarrara al pecho. Había pedido ayuda a la enfermera y apenas le había prestado atención. Para colmo, mi hermana, es una mujer bastante tímida. Entré dónde ella intentaba amamantar a su hijo, y le pregunté qué porqué lloraba. Ella con toda su pena, me dijo que había pedido un biberón porque el niño no se le agarraba al pecho. Le dije: ¿me dejas ayudarte? Ella me dijo que sí. Así que le agarré el pecho como yo lo había hecho con mis dos primeros hijos, le expliqué cómo debía agarrarse ella y colocarlo para que entrara en la boca de mi sobrino sin obstruirle la naricita, y en un segundo ya estaba el torete agarrado a la teta de su madre. A la par llegaba la enfermera con el biberón, miré a mi hermana y con su mirada me autorizó. Le dije: puede usted llevárselo, muchas gracias, ya no hace falta. La enfermera nos preguntó si estábamos seguras. Ambas afirmamos a la vez. Ella amantó a su hijo más de tres años. La diferencia fue tener a una mujer, en esta ocasión de su familia, que la dio seguridad y contó y compartió su experiencia. La doula es esa figura, una especie de ángel maternal familiar, una hermana mayor, tu mejor amiga, un apoyo de otra mujer en momentos que vivimos sólo las mujeres.

Trabajo
Las doulas realizan su trabajo adaptándose a la dinámica de cada pareja y en ocasiones actúan en lugar del varón, incluyendo al varón, a veces para ayudar al varón, también para proteger del varón (si entorpece la naturaleza de la maternidad).
Las doulas pueden tener titulaciones específicas. Por ejemplo:
– Psicóloga-doula: para el apoyo y la clarificación de la vivencia psicológica durante el embarazo, parto y postparto así como la intervención sistémica en la dinámica familiar o en el vínculo mamá-bebé.
– Fisioterapeutas-doulas: para el desarrollo especializado de la atención al cuerpo femenino durante el período perinatal.
– Masajista-doula / terapeuta cráneosacral-doula/ reflexoterapeuta-doula: para la aplicación de técnicas o terapias corporales durante el embarazo, parto y postparto.
– Trabajadoras sociales-doulas: para el acompañamiento y la orientación a madres vulnerables y en riesgo de exclusión social.
– Asesoras de lactancia-doulas: para la solución de problemas específicos en el desarrollo de la lactancia.
– Pedagogas-doulas: para el acompañamiento en procesos educativos personales, la orientación en la educación de los hijos y el diseño de programas de formación para doulas.
– Matronas-doulas, asistencia en los partos en casa.
Y un largo etcétera…

DoulaMatronas/Doulas
La organización actual del sistema sanitario no suele permitir que la matrona venga a nuestro domicilio antes y después del parto, ni puede atendernos tan personalmente como a veces necesitamos. Por ello tiene sentido la figura de la doula, que realizará una labor de apoyo personalizado a la mujer, en coordinación con la matrona (y jamás en suplencia o en oposición a la misma). Lo ideal sería que la doula formara parte del equipo al servicio de la madre. La tarea de la doula tendría mucho más sentido si estuviera integrada en los servicios de atención al parto y en los equipos de atención y seguimiento del embarazo y postparto…Pero son cosas que irán siendo posibles, espero.
El planteamiento de las matronas-doulas, lo ideal sería una matrona titulada, añadiendo la vivencia y la formación de doula. Realizar una adecuada formación emocional que pueda ser evaluada y puesta en práctica dentro de su tarea como matrona…sumando la figura de una profesional sensible y entrañable. La parte identidad doula, sería una forma de enriquecer la propia experiencia profesional y académica al igual que otras matronas la han enriquecido incorporando otros saberes y perspectivas como la haptonomía, la antropología, el feminismo positivo, yoga etc.

Código Ético
Dejo el Código ético de las doulas
La labor profesional de acompañamiento de las doulas [de Proyecto Materna] estará regida y amparada por este decálogo:
1. Las doulas nos comprometemos a respetar en todo momento este Decálogo en todos sus puntos en el ejercicio de nuestra labor profesional de acompañamiento.
2. Las doulas ofrecemos apoyo emocional y ayudamos a vivir el embarazo, el parto y el posparto de forma consciente. Nuestro acompañamiento es presencial, la presencia física y cercana a la madre y a la familia a lo largo de todo el proceso es indispensable.
3. Nuestra labor no interfiere con la del personal médico o sanitario, con quien es nuestra intención mantener relaciones de colaboración y respeto mutuo, ni la sustituye, por lo que no aceptamos acompañar partos sin asistencia médica.
4. Cada doula es única y, comprometiéndonos a respetar el código ético, cada una decide cómo enfocar su trabajo, conservando su libertad y su creatividad, según su experiencia, sus conocimientos, sus deseos… Cada una decide y se responsabiliza de los servicios concretos que ofrece y de sus tarifas.
5. Las doulas aportamos información objetiva que sirva a la mujer o a la pareja para aclarar sus dudas y tomar decisiones. Nuestra actitud es neutral, sin sesgo, sin juicios ni prejuicios, sin intromisión, basada siempre en la escucha y el respeto y no en nuestras opiniones personales. Acompañamos en la toma de decisiones, ofreciendo herramientas y respaldo a la hora de llevarlas a cabo: no tomamos decisiones en nombre ni en lugar de las personas a las que acompañamos, ni tratamos de ejercer influencia alguna.
6. Las doulas trabajamos con las parejas y las familias, pero orientamos siempre nuestro acompañamiento a cubrir las necesidades de apoyo emocional de las mujeres. Reconocemos que cada madre es única, sabemos que lo que es bueno para una no tiene por qué ser bueno para las demás, y nunca anteponemos nuestras ideas a las personas. Apoyamos a la madre en su deseo siempre y en toda circunstancia, estamos junto a ella en el camino que decida recorrer, sin dirigirla ni suplantarla, sin perseguir más objetivo ni garantizar más resultado que tratar de ayudarla a acercarse lo más posible a lo que genuinamente desea para ella y para su bebé.
7. Las doulas nos comprometemos a dar información veraz, clara y honesta sobre nuestras competencias, formación y experiencia profesional, así como sobre los servicios que ofrecemos, y acordamos con la mujer o la pareja los términos de nuestro acompañamiento de forma inteligible, asegurándonos que quedan perfectamente claros para todas las partes implicadas.
8. Las doulas ofrecemos un acompañamiento estable que proporcione a la madre seguridad y confianza. Para ello nos comprometemos a no interrumpir la relación con la mujer de forma unilateral y no consensuada. Si por fuerza mayor la doula no pudiese continuar con el acompañamiento en los términos inicialmente acordados, se compromete a colaborar activamente con la mujer en la búsqueda de una solución satisfactoria para todas las partes implicadas, ya sea una revisión de las condiciones del acompañamiento o su sustitución por una compañera.
9. La confianza que la mujer deposita en la doula, el valor y el respeto que la doula le otorga, y su absoluta inviolabilidad son las bases de la relación de acompañamiento.
Para preservar dicha confianza, las doulas de Proyecto Materna ofrecemos una estricta garantía de confidencialidad y nos comprometemos a respetar el secreto profesional, no divulgando sin consentimiento expreso de las personas afectadas ninguna información de orden personal, médico o familiar que hayamos podido obtener en el marco de la relación de acompañamiento.
10. Las doulas nos comprometemos a mostrarnos siempre respetuosas, tanto con las mujeres y parejas a las que acompañamos, como con todas nuestras compañeras de profesión y con nosotras mismas y nuestro trabajo. Nos comprometemos a mantenernos en continuo proceso de formación y aprendizaje y a estar siempre dispuestas a cuestionarnos y plantearnos lo que sabemos, pensamos y creemos.
No todas las asociaciones tienen los mismos códigos pero, en general, son bastante similares.

Nivel básico de las doulas
Hay un nivel básico que debería ser común en las doulas. Estos contenidos mínimos son:
Saber: Fisiología del parto normal, Psicología perinatal y dinámica familiar
Saber hacer: Atención a las necesidades domésticas durante el período perinatal, Facilitación del acceso y uso de los servicios del sistema sanitario, Apoyo a la matrona o ginecóloga en partos en casa, Puericultura básica y lactancia
Saber ser-estar: Acompañamiento emocional de la mujer y su entorno familiar. Identificación personal como mujer-madre y doula (vivencia-doula).

La doula es necesaria

Así que, las doulas no tienen sólo su esencia en el pasado, en la tradición y memoria de las mujeres de la familia que apoyaban en el parto. Ahora intentan abrir su camino la tradición en algo tan tradicional como dar vida, la maternidad, volver a la raíz, a la esencia del parto humanizado, la atención en cuerpo y espíritu de la futura madre. En el horizonte se dibuja una imagen más humana del parto, esperemos que la dejen estar presente. El parto debe volver a ser nuestro y no una suerte de proceso traumático quirúrgico al que a la mujer se le ha inculcado el temer, aunque sobre ese miedo ya hablaré en otro artículo. Así pues que no se haga caso de tanta mala prensa. Información es poder, antes de despreciar algo hay que conocerlo. Infórmate en los grupos de doulas oficiales.

Mayka

Anuncios