Por una crianza con apego: porteo (I)

Desde el comienzo de los tiempos las madres hemos porteado a nuestros hijos, llevamos practicando el porteo desde hace siglos. El porteo se basa en llevar al niño siempre en brazos, ayudados de un portabebés, antes era un simple foulard que nuestras abuelas o bisabuelas sabían usar sin necesidad de cursillos especiales, ahora hay ,mochilas para casi cada edad o peso.

portabebe-africanoEn las sociedades menos contaminadas por la industrialización es una práctica habitual que permite a la madre realizar su trabajo en el hogar e incluso en el campo, etc… y tener a su bebé siempre a salvo de cualquier peligro.babywearing,china,photography,asia,beauty,photo-c280eaf81082e4a2bf95682891bbee91_h

Cuanta más industrialización más deshumanización en la crianza de nuestro hijos

En Europa, cuando la mujer cayó en las fiebres feministas, empezó a contemplar su lado maternal como un ataque a su libertad y a ella misma, era como si de repente ser madre fuera una cadena perpetua que te impedía realizarte, como si la maternidad no fuera parte de esa realización, como si no estuviéramos preparadas intelectual y físicamente para ser madres y otra cosa más en la vida como parece indicar el ideario feminista, y nada más lejos de la realidad.

483350_451248221619633_1777498576_n

Con esa anti maternidad esquizoide enquistada en el feminismo, empezamos a alejarnos de nuestros bebés, el porteo empezó a verse como algo retrógrado, incivilizado, propio de tribus, cuando es algo que siempre se ha hecho. Alejamos al bebé hasta el punto de enchufarles el biberón directamente, a veces pensando que era mejor que nuestro pecho, por incultura lógicamente, otras por razones estéticas (también infundadas), por supuesta comodidad (otro error) y sobre todo para que el bebé fuera independiente de nosotras. Hubo hasta psicólogos que al principio de la industrialización indicaban que era bueno ese despegarse de nuestras crías, y todas como borreguitas abandonamos las prácticas eternas de nuestra civilización y nos despegamos de nuestros hijos lo antes posible y cuanto antes hiciéramos volverse mayores a los pequeños, más orgullosas nos sentíamos. Cuando preservar la infancia es dotar del mejor fortín espiritual a un adulto y por consiguiente construir una civilización humanizada no inhumanizada como la que sufrimos ahora.

Por fortuna hay una corriente de oposición que cada día es más fuerte, madres conscientes y responsables de su maternidad que retoman su lugar que es imprescindible, se adueñan con poderío femenino del parir naturalmente, practicar el colecho, lactar naturalmente y por supuesto portear a nuestros bebes naturalmente.babywearing

Portear no beneficia al sistema capitalista ya que requiere un fuerte contacto con la madre, aunque también puede y debe portear el padre, papá es tan importante como él pueda y quiera ser, muchos son tan capaces o más que muchas mujeres, conozco varios casos.

El porteo crea un sentimiento de protección y transmite tranquilidad al niño, todo lo contrario de lo que con el principio del feminismo se afirmaba. Los niños que han estado lactando varios años o han sido porteados son niños más seguros de sí mismos, porque nunca sintieron el temor a ser abandonados, siempre estuvieron seguros de que su padre o madre estarían ahí de necesitarles.

abrigo-mamaponcho-verde-oliva-de-mamalila-talla-m

Entre los beneficios del porteo tenemos que…

– Contribuye a la creación del vínculo entre padres e hijos.

– Fortalece los vínculos. El contacto continuo favorece una relación muy especial entre el bebé y la madre/padre. Además, previene la depresión posparto, ya que el contacto directo aumenta el nivel de otras hormonas, como las endorfinas.

– Favorece la lactancia materna, ya que la cercanía del recién nacido provoca la secreción de una serie de hormonas, como la oxitocina y la prolactina estimulando así la producción de leche y facilitando la lactancia a demanda, pues se puede amamantar al pequeño mientras está en el portabebés.

– Nos ofrece una mayor libertad de movimientos al tener las manos libres; así podemos ir a la compra, hacer las tareas de la casa…images (12)

– Limita menos nuestro acceso a determinados lugares donde no cabríamos con la silla de paseo. ¡Si entras tú, entra tu hijo!

– Aporta mayor seguridad y confianza a los padres, pues esa cercanía nos permite identificar mejor las necesidades del pequeño.

– El bebé se siente más seguro y contenido, por lo que disminuye la frecuencia, duración e intensidad del llanto.

– Tienen mejor desarrollo psicomotor: el constante balanceo genera en los niños mejor equilibrio y mejor control postural, debido a que su cuerpo se va adaptando a nuestro movimiento.

– Favorece la estimulación temprana, pues el niño va a nuestra altura y le hacemos partícipe de nuestro entorno.

– Empleando un portabebés adecuado y la postura correcta podemos tratar ciertos trastornos, como los cólicos del lactante o la displasia de cadera.

– Beneficia los ritmos cardíaco y respiratorio del bebé y ayuda a regular su temperatura corporal.

– Produce un suave masaje natural con el movimiento de nuestro caminar, que le relaja y le ayuda a conciliar el sueño con más facilidad.

images (11)– Duermen mejor: se ha demostrado que los bebés con los que se ha usado el método canguro aumentan más rápido el peso y duermen mejor.

– Son más sociables. El bebé se integra en la vida cotidiana, participando en lo que el adulto hace; en los paseos y charlas. Recuerda que su cabecita está al nivel de la nuestra, se sentirá parte de la conversación.

– Los bebés porteados son más flexibles y fáciles de manejar puesto que no pierden la elasticidad de sus miembros. La investigadora Margaret Mead observó la inusual flexibilidad de los bebés balineses, que siempre iban cargados. Ella identificó que mientras el bebé es cargado, hay un proceso de doble sentido entre quien carga y el bebé cargado.

– Proporciona seguridad emocional, tranquilidad e intimidad. Estar pegado al cuerpo de su cuidador/a le permite al bebé sentir el olor, los latidos del corazón y los movimientos del cuerpo. El mejor cóctel para sentirse bien, para la autoestima, para sentir el placer global de su cuerpo. Tal y como advierte el psiquiatra Spitz el afecto vital (el contacto físico) es imprescindible para de los bebés, es el alimento que garantiza la supervivencia.

taller-porteo-bebes-nakadi-L-vMOFuvBeneficios exclusivos para quien portea

Tonifica los músculos de la espalda. El peso total del niño está sostenido por el portabebés, y se reparte por toda nuestra espalda. De esta manera, nuestro cuerpo se va adaptando progresivamente al peso del bebé, lo que contribuye a fortalecer nuestra musculatura y a tener un mejor control postural. Con todo esto, prevenimos los posibles dolores de espalda provocados por coger a los niños en brazos, ya que usamos solo un brazo y forzamos posturas incorrectas para nuestra espalda.

Y por supuesto tener a nuestro hijo bien seguro a nuestro lado y poder achucharles cada vez que nos apetezca.

También nos quedan ambas manos libres para realizar cualquier tarea e incluso poder hacer excursiones por el campo.

Y si tienes dos, gemelos o con muy poca diferencia de edad, puedes alternar el porteo y tan sólo tienes que vigilar a un pequeñajo cuando ya están caminando. Así evitas tirar de los varios kilos que suman dos niños, más los de la silla gemelar que además no cabe en cualquier sitio y que te impide a menudo hasta el simple hecho de tomar transporte público o ir al campo.

miriam-y-los-ninos4

Posición exacta en el porteo

La posición que toman los bebés es la llamada la postura de la ranita, que se consigue cuando tenemos el culito del bebé al nivel de nuestro ombligo y su cabeza debajo de nuestra barbilla, sin que llegue a tocarnos.

jpmbb-jumeaux-prema-allaitement3Cuando son mayores suelen ir mejor a la espalda y ellos mismos se colocan sobre ella para acurrucarse a dormir o incluso abrazarnos mientras les porteamos, lo hacen mucho prueba y verás. También nos hablan más, en el carrito van mirando como jarrones que se pasean, al mirar ellos hacia adelante y tú también para no chocarte con la primera farola no existe comunicación.

Las mochilas pueden llegar hasta los 25 kilos (peso del niño), tiempo suficiente para que sea el mismo niño el que decida dejar de ser porteado y están diseñadas para mantener una postura correcta para él y para nosotros todo el tiempo de uso.IMG_9925Los sistemas de porteo además son más económicos que los carritos de bebé, que si capazo, saco, sombrilla, funda… otro motivo más por el cual al capitalismo no le guste la idea de que se extienda esta práctica.

Así pues, portea, es lo mejor lo mires por donde lo mires.

Anuncios