ejemplo adultoLos peques siempre copian y repiten frases, los gestos y conductas de los adultos sin parar, es su manera de aprender; de mostrar que desean crecer. Absorben e imitan todo lo que ven y oyen a diario, y cualquiera puede convertirse en su modelo a seguir. No siempre es su padre, o su madre, a veces es otro adulto. Pasa más en niños de familias separadas, o monoparentales, el menor busca la figura familiar que le falta, padre o madre, en otro adulto con el que trate a menudo. Así que el ambiente que rodea a nuestro hijo debemos intentar que sea el más adecuado posible.
No por ello debemos descuidar, sobre todo a medida que van creciendo, las relaciones que nuestros hijos tienen con otros niños, que también es muy importante.
En algunas familias donde hay hermanos mayores, se les exige más a estos porque “deben” ser el modelo a seguir para los pequeños. No es justo, cada uno es distinto, y deben respetarse sus personalidades, habilidades y carencias.
Hay ambientes difíciles de controlar por nosotros y que pueden echar a perder nuestro trabajo en la educación de nuestro hijo. Un primo mayor con el que tratan mucho y es rebelde, por poner un ejemplo pueden desencadenar un problema con nuestro hijo. Hacerle nuestro cómplice, comentarle los problemas o dificultades que pueden mover a esos niños más mayores a un comportamiento de ese tipo e intentar convencerles de que esa manera de actuar puede tener hacerles infelices a ellos y a nosotros, contárselo como si fuera nuestro amigo, otro adulto, puede hacerle sentir muy cercano a ti y corregir su conducta.
No debemos descansar en darles cariño, comprensión, aconsejarles y en ofrecerles una educación adecuada en el trato con nosotros y con los demás. Siempre usé esta frase, y mis mayores aun la repiten constantemente: “No hagas a los demás lo que no quieres para ti”. ¿A ti te gusta que te hagan eso? ¿Crees que le gusta eso que le has dicho o hecho?, incluso a mis pequeños ya les pregunto esto, y es que no hay nada como valorar las cosas en carne propia y cultivar la empatía para el día de mañana.
Los niños entienden las cosas mucho más de lo que creemos, incluso a menudo más que nosotros porque ellos usan más su instinto, nosotros lo atrofiamos con el paso de los años por culpa de normas sociales, y preconcepciones del mundo que nos rodea. Una buena comunicación, como en toda relación, es imprescindible. Que nunca duden de nuestro amor, no lo demos por sentado, con nadie que amemos. Que confíen siempre en nosotros y en la educación que les ofrecemos por encima de otros modelos que están a su alcance, o que vean, ni siquiera en la TV.
Y nunca les falles, no puedes, eres su padre/madre.

Mayka

Anuncios