Areneros y beneficios en el desarrollo infantil
Jugar es imprescindible, el juego es una actividad inherente del ser humano. Los seres humanos aprendemos a relacionarnos con la familia, la sociedad, la cultura y el medio a través del juego al aire libre, utilizando los recursos naturales que nos rodean.

Hoy hablamos del arenero
Dentro del proceso de aprendizaje integral de la dimensión corporal de niños y niñas, el perfeccionamiento de capacidades, de las habilidades y destrezas en el manejo de su cuerpo, es imprescindible la actividad lúdica, el juego. El desarrollo motriz que los niños realizan con los juegos, permite que ellos vayan moldeando su propia personalidad por medio de actividades que les resultan divertidas. Un niño no es espectador, es protagonista.
La Educación actual debería dar prioridad al conocimiento creativo, a fomentar su deseo de investigación, a favorecer el desarrollo del pensamiento lógico, las destrezas y habilidades, la creatividad para que los niños conozcan, expresen y desarrollen su psicomotricidad.

Conocer, crear, explorar, manipular, experimentar, les ayuda a resolver problemas de nociones prelógicas matemáticas.  Así que es de vital importancia contribuir al desarrollo sensorial y psicomotor de los más pequeños, con juegos que precisen de movimientos, no sólo la manipulación del medio. El arenero favorece este tipo de actividad.
Ponerles los pies desnudos sobre la arena, que anden, es algo que sólo podemos realizar en la playa. Por desgracia los parques públicos no son lugares adecuados paa hacer esto ya que no son todo lo limpios que debieran. Esto significa una nueva experiencia, y el poder conocer un medio no sólo con las manos, algo que también es muy importante.
Con la arena puede construir, pueden vaciar o llenar, pueden pintar formas, letras, números, poner piedras y hacer formas, organizar por colores esas piedras (si son de colores). Enterrar, desenterar…el campo de investigación, mediante el juego, es muy extenso con los areneros.
Tú sólo debes guiar al niño en sus descubrimientos, experimentos, conocimiento, exploraciones, pero siempre de una manera divertida, alegre, dinámica, participativa.

El niño deja de ser observador y se convierte en sujeto, en eje, en la historia…y ellos son el futuro.
Así que manos a la obra ¡Construye un arenero en casa si puedes!
Anuncios