babywearingCuando hablamos de portear, es decir, cargar a tu hijo, no estamos hablando de algo nuevo, de una modernez, ni de “un invento” o “esas cosas tan modernas que llevamos ahora”, refiriéndose a nuestros fulares, bandoleras, mochilas etc un portabebé es tan antiguo como el ser humano.
Cuando rebatimos esta idea de la “modernidad” del porteo pensamos muchas veces en los pueblos africanos que siguen llevando a sus bebés sin necesidad del uso del carrito, son el ejemplo vivo de que porteo y tradición van unidos. Pero a lo largo de la historia, en numerosas culturas, incluso en las que consideramos cuna de la civilización, podemos encontrar ejemplos de cómo los bebés han sido porteados. Tanto en representaciones artísticas como en objetos cotidianos, los ejemplos de que el porteo siempre ha estado ahí, son abundantes.
Son muchas las mamis que se enfrentan a la incultura general, incultura que se aventura a dar consejos o sentar cátedra sobre cosas que desconocen.
Sólo debemos aventurarnos en la historia para saber que lo que nos dicen es incierto y producto de la carencia de formación histórica.

porteo bebes
Somos mamíferos señores
Nuestros antepasados afirman los expertos que eran monos, evidentemente iban a cuatro patas y portaban a sus crías a la espalda. Según fuimos evolucionando íbamos más erguidos. Cuando hace 5-7 millones de años, llegamos a los Primeros Homínidos Bípedos empezamos a andar rectos, entonces nos echamos a la cadera a nuestras crías.
El Humano Moderno, el de hace 35.000 años y finalmente al Humano Sedentario de hace 10.000 años, que fueron los que formaron las tribus más grandes construyeron civilizaciones, hasta hoy, y también cargaban a sus hijos.
El bebé humano actual todavía es un Primate Llevador porque necesita estar con su madre para regular su temperatura, sentir el amor, protección y alimento las 24 horas del día. De no ser así, no sobreviviría, necesitamos a nuestros progenitores para salir adelante. Necesitamos cuidados y atención todo el día y la noche.

porteo bebes
El ser humano es un mamífero porteador, un “primate llevador”. Es decir, cuando nacen nuestras crías no están preparadas para salir corriendo tras su madre como otros animales. Ni solemos tener embarazos múltiples -por norma- para darse calor en el nido (como los gatos o perros) porque nuestro nido es el pecho de mamá o papá. Nuestros bebés vienen “preparados” para hacernos entender que nos necesitan, lloran y nosotros nos ponemos nerviosos, queremos que se calle lo más rápido posible y hacemos lo necesario para ello. Es nuestro instinto, nuestra psique está preparada para no poder soportar el llanto de un bebé, instinto de supervivencia de la especie.

Historia
Tradicionalmente hemos porteado, somos mamis ponderadas que recuperan su instinto y su naturaleza. A lo largo de la historia de la humanidad, los seres humanos hemos llevado encima a nuestras crías, de distintas formas según los recursos de cada pueblo.

porteo bebesEgipto. Uno de los ejemplos más antiguos es una pintura sobre estuco procedente de la tumba de Menna (dinastía XVIII, sobre 1400 a.C.). Se aprecia a una mujer trabajando mientras sostiene a su hijo sobre sus piernas ayudada por unas bandas que parecen tejidas. El niño levanta un brazo y toca el pelo de su madre.

porteo bebesRelieve de la dinastía Kushita, siglos VII y VIII a. C. inspirado, con varios siglos de diferencia, en la pintura anterior. De nuevo la madre en sus tareas cotidianas mientras el bebé está envuelto en una banda tejida sobre ella. El bebé acaricia también el pelo de la madre.

porteoGrecia y Roma. Esta es una interpretación de cómo llevaban las mujeres griegas a sus hijos. El dibujo es de Gordon Napier, un artista británico.

porteo bebesEscultura etrusca y greco-romana de los siglos VI al I a. C.

porteo bebesGrecia, siglos 3-4 a. de C.

porteo bebesAlgunos bebés en brazos y a otros envueltos en tejidos que los mantienen sujetos a la madre. Mosaico procedente de la Basílica de Santa María la Mayor de Roma.

porteo bebesDos mujeres amamantan a sus hijos ayudados por una banda de tejido en este manuscrito medieval.
Culturas precolombinas:

porteo bebesEstatuilla mejicana de la cultura del Centro de Veracruz (600-900 d.C.)

porteo bebesRepresentación de la maternizada de la Cultura Sinú (Colombia)

porteo bebesIlustraciones hindúes que representa a la heroína Rani Lakshmi Bai (siglo XIX)

Lo más cercano

porteo bebesLa escritora Sylvia Constance Ashton-Warner porteando a su hijo (Australia, 1938)

porteo bebesMujer de la tribu Pomo (California) porteando.

porteo bebesSilla-portabebé que parece llevar incluso sombrilla incorporada. El porteador en este caso es un papá

porteo bebesEl biólogo Bernhard Hassenstein introdujo en 1970 la noción de “criatura portada“ tipo mamífero. Se caracteriza por los buenos reflejos de agarre en los pies y en las manos, lo que permite aferrarse a la madre. El ser humano forma parte de los “portados“ pasivos, esto quiere decir que los recién nacidos no son capaces de sostenerse solos sino que dependen del apoyo de la madre. Otras características de los portados son los órganos sensoriales parcialmente desarrollados y una inestable regulación de la temperatura.
Antiguamente se calificaba erróneamente al ser humano como especie nidícola y se dispensaban cuidados acorde a ello. Según las conclusiones de Bernhard Hassenstein los “portados“ constituyen un tipo propio con necesidades específicas acordes a su especie. Necesitan la cercanía inmediata de la madre así como el calor y el contacto corporal para seguir madurando y poder desarrollarse bien. Al portar a los niños en el fular se satisfacen todas esas necesidades. Desde la década de los ochenta esta cuestión ha vuelto a resurgir en nuestras sociedades.

porteoSuzanne Lenk, fundadora de la escuela Llévame Cerca afirma que “llevar al bebé encima es una antigua manera de las mujeres para cuidar a sus hijos y a la vez seguir trabajando en el campo o dentro de la casa. Esta tradición se ha ido perdiendo por la industrialización. Primero porque las mujeres ya no tienen tanta necesidad de trabajar físicamente y al mismo tiempo es el cochecito el que ahora domina como medio de transporte para pasear a los bebés. Actualmente el deseo de cargar con el bebé está despertando de nuevo, porque los padres han re descubierto las ventajas de una crianza natural. Además los últimos conocimientos sobre las necesidades de un bebé recién nacido nos demuestran que el bebé también aprovecha mucho el hecho de ser llevado“.
En realidad, en gran parte del mundo, se siguen porteando a los bebés, como puedes ver en las fotos, no es cosa de las modas de “Occidente”, es algo que viene de la crianza natural, ancestral. Es volver a retomar como madres el poder de seguir activas sin descuidar a nuestras crías y dándoles lo mejor, nuestro cuidado y amor permanentes.

bandolera

La bandolera
El porteo con bandolera es probablemente la forma más extendida del mundo de cargar a tu bebé, ya que en todas las culturas, las mujeres han utilizado las telas de casa para portar a sus bebés. Una bandolera es un rectángulo de tela, de aproximadamente 70 cm. de ancho y de largo variable, según la estatura del porteador; pero lo suficiente amplia como para rodear nuestro cuerpo y hacer una “bolsa” en la que se coloca al bebé o niño. En uno de sus extremos, lleva cosidas un par de anillas como método de ajuste del portabebé, y el propio peso de éste hace que las anillas queden cerradas y seguras. En la bandolera se puede colocar al bebé acostado o erguido, delante del porteador, a su espalda o a la cadera. Por ello se puede usar desde el nacimiento del bebé. Es sencilla de usar (una vez aprendido cómo ajustar la tela adecuadamente), ocupa poco espacio una vez doblada (para llevarla en el bolso, por ejemplo) y es relativamente barata.

porteo
Mujer maorí (Nueva Zelanda, años 40)

Para las civilizaciones antiguas, portear a sus bebés suponía un seguro de vida para ellos. El mundo estaba lleno de enfermedades y depredadores y el porteo evitaba que sus hijos fueran el objeto de infecciones, animales salvajes, plantas venenosas, exposición al clima (nieve, viento, lluvia), y otros peligros para su salud.
Asimismo, siendo la mujer la unidad familiar sobre la que recaía el funcionamiento del día a día del hogar, portear suponía volver a su trabajo mucho más rápidamente. Podían hacer al mismo tiempo sus tareas habituales como cocinar, limpiar, cuidar de otros miembros de la familia, ir al mercado, con sus hijos, los cuales eran dependientes de ellas para nutrirse y estar cómodos, en cercanía próxima, cultivar la tierra, cuidar a los animales de granja…Las mujeres hemos trabajado toda la vida, pero sin remunerar.

portabebeDurante toda la historia hemos sobrevivido gracias a que hemos porteado a nuestras crías, es algo natural e instintivo, es importante que el avance de la civilización no excluya este comportamiento tan bonito y gratificante, con el uso de portabebés podemos seguir haciéndolo, además hoy en día hay muchos tipos de portabebés para todos los gustos, lo importante es elegir el que más se adapte a tu familia y que sea ergonómico de verdad, respetando la fisiología del bebé.

Lo moderno es el uso del carrito
En 1733, William Kent inventó una especie de trasporte con ruedas para bebés. En 1830, fue importado a América, y hasta mediados de 1800 no se hicieron populares.
La monarquía popularizó su uso, en concreto la reina Victoria, que usó cochecito de bebé. Luego llegó la medicación para el parto, la leche de fórmula y los protocolos de parto desnaturalizados en los hospitales. Ahora se ve como lo que hay que hacer, y quien se sale de ese patrón impuesto por la industria y las clases altas, está siendo un snob, un hippy o alguien que sigue una moda. Así, el porteo, la lactancia materna hasta que el bebé dice no, los partos en casa y el parto natural ha pasado de ser lo que nuestra naturaleza demanda a una especie de tribu o secta, esas madres raras que son más cercanas a los monos que a las señoras del Vogue. Lo que el instinto nos cuenta se ha dejado de escuchar y se ve como cercano a incluso brujerías, recordando lo que circula sobre las Doulas, figura que también ha existido siempre para ayudar en los partos naturales y lactancia.

PORTEA

La vuelta del porta bebé
Ann Moore creó un porta bebé en 1969 después de ver a las mujeres Africanas llevando a los suyos. En 1981,Rayne Gardner creó las bandoleras para su mujer y sus bebés.
En 1985, William y Marta Sears empezaron a portear a su prole, y el porteo fue ganando adeptos y reconocimiento en Estados Unidos. Por casualidad, los Sears acuñaron el término “babywearing” (portabebés). Algo que forma parte de la concienciación de la Crianza con Apego (o Crianza Natural).BabywearingDesafortunadamente, es muy difícil romper las normas impuestas por el conjunto de la sociedad, sean los correctos o no. Estamos programados para seguir a la masa, no para tener conciencia propia, criterios propios. Todo el que se sale de la norma es atacado, no se permite la salida del tiesto. Un tiesto adornado con los frutos del capitalismo, de una mujer empujada fuera de su naturaleza, negada en su instinto, una mujer mecanizada que sufre y siente culpabilidad por ser parte del circo y que también se siente culpable por romper con él y seguir a su corazón. El estigma que hay sobre el porteo debe desaparecer, y debemos marcar a la incultura que dice que es algo moderno, peligroso, y dañino.

porteo

Hoy y siempre
Mi madre trabajó conmigo a la espalda, no tengo problema alguno con mi columna, ni mis caderas, mi madre tampoco tiene problema alguno, y eso que somos 5 hermanos. Mis abuelas trabajaron la tierra con sus hijos a la espalda, una 6 hijos, la otra 7, puedo hablar de mi bisabuela (sólo conocí a una), puedo hablar de mujeres que valían por 20 hombres con perdón.
Hablamos de liberación femenina, cuando nadie puede liberarse si renuncia a su naturaleza. No puedo contemplar mi libertad renunciando a ejercer como madre plenamente y como mi instinto me reclama. No entiendo liberación cuando a día de hoy debemos mendigar el tiempo que pasamos con nuestras familias.

babywearingEl reparto de tareas del hogar, el poder optar por el trabajo remunerado, poder decidir, es parte de los pasos hacia la libertad. Pero la liberación es que remuneren las tareas que siempre hemos desempeñado, se reconozca su valor, se cotice por ello, y que además, la que quiera trabajar sólo fuera de su casa, tenga reconocidos todos sus derechos. Pero que no sea a cambio de ceder la maternidad al estado, el llorar porque tenemos que dejar a nuestros hijos en un colegio infantil a los dos meses. Que no nos nieguen nuestro derecho ancestral natural a la maternidad plena e instintiva.

Mayka

Anuncios