Yolanda González VaraCada vez son más los expertos en salud que corroboran con sus afirmaciones que la Crianza con Apego es lo mejor para los niños

«No es posible conciliar la vida laboral y familiar. Habría que clonar a las madres». La psicóloga clínica Yolanda González Vara animó ayer a las instituciones políticas a reconocer la función de la maternidad para que la sociedad gane en salud. González visitó ayer el hospital comarcal de Jarrio, en el concejo de Coaña, para participar en el VII Encuentro de mujeres con motivo de la semana dedicada a la lactancia materna y en ella reclamó el derecho a la mujer a dedicar el mayor tiempo posible a la maternidad.

González Vara calificó de «parches» los esfuerzos de las administraciones y de la sociedad por conciliar la vida familiar y laboral. Y es que, según la experta, no es posible. González aseguró que las consecuencias de que un niño no esté cerca de su madre -lo que se conoce como un vínculo seguro en lenguaje clínico- en su desarrollo temprano puede acarrear consecuencias clínicas. Por eso animó a la sociedad y a las instituciones a reconocer que invertir en la educación materna de un niño es «invertir en salud». La psicóloga fue especialmente crítica con los que llamó «prejuicios» sociales y pediátricos. «Malcriar es humillar, castigar y llenar las lagunas afectivas con videojuegos o televisión; no atender al llanto», sentenció.

González Vara, autora del libro «Amar sin miedo a malcriar», que va por su tercera reedición, fue especialmente crítica con la forma de entender la infancia de la sociedad. «No podemos decir al niño que no mienta y mentir; que no pegue y pegar. Será un niño hipócrita».

Durante el encuentro, en el que participaron profesionales médicos y madres de la comarca, explicó que se debe hacer «un abordaje integral para preservar los derechos de los niños más pequeños a nivel emocional». Defensora del lema «el amor nunca mata», González animó a las madres a atender los lloros de los niños más allá de los protocolos pediátricos y cuestionó las teorías que mantienen que, para hacer independiente al niño, hay que limitar el contacto corporal y obligarle a crecer «y empujarlos a enfrentarse solos a todo», cuando no están todavía preparados. «Los adultos, lo que tienen que hacer es observar cuándo el niño es maduro para hacer las cosas sin llanto», concluyó la psicóloga.

González Vara también cuestionó la escolarización antes de los tres años. A su juicio, «antes de esta edad un niño no es seguro emocionalmente» y lo más deseable «es que esté en el núcleo familiar. No es urgente escolarizar a los niños», añadió. Y aseguró que, para que el niño crezca sano emocionalmente «hay que escucharle».

Fuente Ine.es

Anuncios