rabietas crianza con apegoLo primero que debes hacer en casa cuando tu hijo empieza a crecer, a moverse por si mismo -en ella- es eliminar objetos que produzcan enfrentamientos o ruptura del proceso de aprendizaje y curiosidad de tu hijo.
Cuando empecé a poner en práctica, con conciencia, la crianza con apego, de lo primero que me di cuenta es que tenía al alcance de mis hijos muchos NO. Son puntos de conflicto, es como saber que vas a tener una discusión sobre un tema con alguien, cuando eres consciente, intentas evitarlo ¿no? Por ejemplo con la familia, si ellos tienen una idea sobre la alimentación y tu otra, procuras evitar el tema, con el fútbol, la política, la religión…Lo hacemos constantemente en el mundo de los adultos, pero a nuestros hijos les imponemos nuestro mundo.
¿Porqué no apartamos lo que sabemos supondrá un conflicto, y así reducir los NO? (El NO, es un modo de abreviar, pues un no, no es respuesta, no son borreguitos, estamos educando el futuro, y queremos niños libres).
Tras ser consciente de estos vetos que tenía en su proceso de aprendizaje, retiré todo. No hay figuras que se puedan romper, y hacerles daño. No hay aparatos que puedan tocar y romperse o hacerse daño ellos. Ahora no hay nada que tengan vetado tocar. Los enchufes, la lavadora, la taza del water…hay cosas que no puedes quitar, pero si asegurarlos.
A medida que vayan creciendo, el mundo se irá abriendo, y habrá más cosas a su alcance porque han crecido y el horizonte es mayor, o porque ya saben lo que es seguro y lo que no. Han pasado un proceso de aprendizaje que les hace avanzar, ello posibilita tener mayor acceso a cosas de «mayores» (entendiendolo como cosas que pueden dañarle).
Los cuchillos hasta hace un par de meses, tienen poco más de 4 años, en mi casa, estaban puestos en alto, ahora saben qué es, para qué sirven, qué se hace con ellos (cocinan conmigo es parte de la Crianza Natural, no prohibirles horizontes y actividades). Ellos saben que un cuchillo corta, y que no es un juguete, ya que les dañaría si lo usaran como tal. Ya no los cogen, así que vuelven a su lugar, he evitado el NO, y evitando el NO, evité las ganas de transgredir la norma que antes no hubieran entendido. Ello establece una disciplina interna en el niño, una disciplina no impuesta sino que sale de dentro de ellos, de su maduración.
El hogar debe adaptarse a ellos, no ellos al hogar del adulto, debemos evitar sus frustraciones. El corte de vías (los NO) de crecimiento y evolución. No es tan complicado como parece, es un proceso de todos, no es sólo de ellos.
Pretendemos que los niños lleguen a un mundo de adultos comportándose como adultos, y es incorrecto. El mundo adulto debe prepararse para la llegada de un niño, adaptarse a él, administrar los espacios, tiempos en función de ese nuevo miembro de la familia, y no al revés.
Si a mi me llevas a vivir con una tribu africana creo que no sabré por donde empezar. No podré alimentarme, no sabré dónde buscar agua…, no es posible que llegue y sepa desarrollarme como alguien que vive allí desde siempre o al menos 40 años…o 30…o 20…Pues el niño acaba de aterrizar en este mundo y su hambre de conocimientos es infinita. Los cerrojos, los NO, les cortan las alas y les hacen presa, en la edad adulta, de la manipulación social o del Estado sin ser siquiera conscientes. Mejor un rebelde que un cordero siempre.
Y si no se puede evitar una rabieta, o estás en casa ajena y debe evitar que juegue con algo: abrázale, ponte a su altura, mírale a los ojos con calma, mesurar tu voz, tu expresión (es muy importante) y explícale el porqué no debe jugar con eso. No hay que echar leña al fuego con actitudes violentas o prohivitivas.
Soy consciente de que es muy dificil guardar la calma sobre todo cuando tu hijo ha corrido peligro, pero hay que intentarlo y persistir, ellos estñan creciendo y tu estás construyendote como madre/padre, como guía de la vida de otro ser humano, tu hijo. Debes ir practicando hasta que se vuelva parte de tu modo de ser, y te servirá -no sólo para tu hijo- también te ayudará a soportar incluso a los adultos…que tienen sus rabietas en otros modos.

Mayka Martín

Anuncios