lactancia materna prolongadaEn una sociedad como la “occidental”, amamantar más allá de los tres meses es un logro, más allá de los seis es cumplir…y las que llegan a los 12 meses ya se están pasando. A los 12 meses ya hace tiempo que te dicen que ¿No piensas terminar ya con eso? ¿No crees que ya le diste bastante? Tiene dientes ¿no te han dicho que no debes darle ya el pecho? Y muchas manidas frases a las que te acostumbras o sucumbes.
A pesar de que lo mínimo, debería ser amamantarles, según la OMS, 24 meses o más, el entorno en nuestra sociedad, desnaturalizada, una madre amamantando es visto como algo sexualizado, no digamos si el niño tiene más de un año, allí ya tenemos la crítica servida, y la condena sin juicio -por cierto- a los cuartos al margen del resto de humanos o los baños para alimentar a tu hijo, aunque estés en un restaurante rodeado de gente que está comiendo ¿no es marginar al menor?
Se hace necesario que se visualice más la LM a edades más avanzadas, aunque no sólo que se haga visible, sino que se lleve a cabo claro está. Que no sean las madres contadas las que dan pecho con más de 12 meses, o dos años, o tres…que no sea algo residual, que tachen de anecdótico y radical (en el sentido negativo de la palabra. Debemos obligar a la sociedad a readmitir la maternidad natural, les guste o no, es nuestra naturaleza, y quien sólo sepa ver sexo que se compre un Playboy y nos deje en paz a las madres con conciencia y sin complejos.
Por eso, mujeres como Maha Al Musa, que amamantan sin esos complejos son necesarias y son ejemplo.

Maha es una madre de tres niños, tiene 52 años, es de Australia, y pone por bandera la lactancia materna prolongada, es decir: más allá de la edad que se supone todos debemos cumplir -sin ningún tipo de fundamento médico- para dar el pecho. El simple hecho de estar alimentando a su hija Aminah de seis años sirve para que aparezca en programas de televisión y le dediquen reportajes en revistas.

Por fortuna cada día más a menudo ejemplos de madres que se olvidan de prejuicios estúpidos anti naturales y practican la “lactancia prolongada”: continúan amamantando más allá de la norma impuesta.

Maha Al Musa no sólo es una activa defensora de esa lactancia “prolongada”, y como tal ha aparecido en el programa de Discovery Channel ‘Extreme Breastfeeding’ (Lactancia extrema), es una de las mujeres de más edad en el mundo en amamantar a sus hijos.

Aminah, su hija de seis años, declaró a la revista australiana Woman’s Day: “Es lo que más me gusta hacer cuando no estoy en la escuela. Más niños deberían hacerlo, porque ¡es bueno para ti!”lactancia materna prolongada

Su madre ha tenido sus partos en el agua e imparte clases de danza del vientre a otras mujeres embarazadas, pregunta a sus lectores en Faceboook: “¿Quién define lo normal?”. Su decisión de seguir amamantando hasta que la niña diga “basta” es criticada y alabada por igual.

Lo que nos produce “extrañeza” viendo a un niño mayor tomando del pecho de su madre es producto de los cambios de hábitos de vida en las sociedades occidentales y urbanas. Hay cambios culturales valiosos: lo es por ejemplo que ya no se considere “normal” usar a los niños como fuerza de trabajo, aunque sigue sucediendo.

Pero estamos hablando de cuidados maternales extendidos, nunca “extremos”, simplemente ampliados en el tiempo. Si una madre dispone de las circunstancias y las condiciones materiales para dar el pecho a un hijo más allá de los seis o doce meses, si se lo puede permitir ¿Qué hay de malo en ello? siempre ha sido así, hasta que industrializamos hasta la maternidad.lactancia materna prolongadaerver.cls

“Deja que madre e hijo elijan lo que es mejor para ellos, sus circunstancias y su familia”, escribía Maha junto a una de las imágenes en las que se muestra orgullosa amamantando a su hija, en respuesta a las críticas.

Ella es una abanderada: muchas otras madres no pueden llevar a cabo activismo -tan necesario- por diversos condicionantes, sobre todo laborales. Pero todas igualmente, podamos amamantar o no hayamos podido hacerlo, debemos apoyar a mujeres como esta, porque en ella está la libertad de ser mujer, hasta dónde y cuando queramos serlo, sin aplicarnos los límites ni siquiera en lo más íntimo, que es la maternidad.

Mayka

Anuncios