apego

Estoy cansada de ver, y tomar mayor conciencia cada día, de la mecanización de la maternidad. Pareciera que es una empresa que debe funcionar con unos horarios y una productividad determinada. Hemos aplicado la lógica del capitalismo a la crianza.
Los niños deben dormir y no despertarse, deben saciarse con lo que le des, teta o bibe, y hasta que pasen tres horas debe estar calladito. Si acaso permiten la demanda los 3 primeros meses, a los 6 ya deben aguantar 4 horas o cumplir con las 5 comidas al día. Deben tomarse la cantidad de leche que dicen los expertos, expertos que no han dado la teta pero que han analizado mucho en sus laboratorios o leído mucho sobre el tema. Como dice mi padre, no se hacen los maestros en la escuela sino en la vida y en la práctica.
No pueden ni tener gases, no soportamos ni una sola incomodidad adulta, si adulta. Porque el niño no se despierta para torturarnos, ni para dominarnos, no sabe qué es “consentir” sabe que necesita cariño, sin más. El niño es animal, no está contaminado por la cultura o sociedad donde sus padres se desenvuelven, desconocen las rigideces, las normas, la obligaciones de sus padres, incluso las leyes que impiden a mamá estar con ellos en la UVI todo el tiempo, con lo que nos necesitan en esos momentos… y sufren sin poder verbalizar su dolor ¿te imaginas sufrirlo? ¿estar en cama y no poder tener a quien amas todo el tiempo a tu lado? Sobre todo ellos no entienden la circunstancia, nosotros puede que si…
Los niños deben comérselo todo y en la variedad que dicte mamá o el listado que el pediatra le facilite, da igual lo que les guste, hasta que no sean mayores no podrán decidir en sus vidas. Si es selectivo será tachado de niño que come mal, y ya empezará a oír las palabras: lo haces “mal”, es o eres “malo”, es un niño “problemático” ¿Quién decide eso? La comodidad de sus padres, y la misma sociedad, que en vez de tener un niño debieron comprar un Nenuco.
No, un niño no viene con libro de instrucciones, ni debe, no es algo mecánico, es un ser humano al que debes conocer y acompañar lo mejor que puedas. Igual que en cualquier otro tipo de proceso amistoso o de cariño hay que hacer un gran ejercicio de comprensión, de respeto y diálogo, otra suerte de comportamiento tan sólo es una repetición de roles de dominio, una constante en el mundo humano. ¿Porqué siempre debe mandar alguien? Si inculcamos los roles de dominio lógicamente ellos intentarán tener su pedacito de control ¿no lo habías pensado?
Mi niño no come, no duerme, quiere brazos, se aburre solo, me reclama todo el tiempo… ¿Pero qué esperamos? ¿Qué les dejemos aparcados en la alfombra y el rato que dure la película no se mueva ni emita sonido alguno? ¿Acaso tú no te aburrirías? Muchas veces todo radica en aplicarse uno mismo el cuento, pero cuando el adultocentrismo está presente comúnmente, pocos son los que se ponen al nivel del niño, que es sin duda el más sano.
A veces la solución al malestar de nuestros hijos está en un incorrecto proceder de nosotros mismos, un poco de mirar hacia nosotros con espíritu crítico puede solucionar muchas cosas. Tú a veces puedes despertar asustada, o porque tienes sed, frío y no puedes taparte, o te diste un golpe moviéndote, o se te durmió la pierna, o la cena te sentó mal, sientes pesadez o acidez, o simplemente deseas abrazar a la persona que amas ¿tú tienes derecho a dormir con quien amas y ellos deben dormir entre barrotes? No te extrañe que llore si le excluye del resto de la familia, algunos tratan a sus hijos como a una “mascota”.
Volver a los niños objetos que deben satisfacer las necesidades de los padres es anularles, acelerar su adultez, precipitar su salida de la infancia, es incluso cruel ¿quién no volvería a ser niño? ¿Porqué le robamos ese tiempo a los nuestros?
No pidamos a nuestros hijos que cumplan nuestros deseos y expectativas, no exijamos una maternidad/paternidad cómoda sino una que nos llene de plenitud a nosotros y a nuestros hijos al hacerla consciente, empática. Los hijos crecen y luego desearás que te abracen, y que te pidan jugar con ellos cuando sea demasiado tarde, y la enseñanza que le hayas dado es la de la indiferencia hacia los reclamos emocionales de otra persona, aunque sea a la persona a la que más quieras.

La pena es ver como hay quien opta por aparcarles en una escuela infantil, para liberarse y tener tiempo para ellos mismos dicen, no hablo de los casos en los que es NECESARIO por el trabajo de ambos progenitores. Hablo de quien lo hace para que aprendan a comportarse, incluso a comer he oido repetidamente, la escuela es una madre que debe tener más paciencia porque cobra un salario… increíble.

Aparcamos lo que altera nuestro ideal de vida, el que nos vende el sistema, un sistema contra natura. Si tu prioridad era tu vida individual sin un hijo, mejor no le traigas al mundo. Muchos deberían de tomar conciencia antes de lanzarse a traer hijos al mundo, pues me duele como una madre tortura emocionalmente a su hijo de apenas 2 años diciendole “te quiero” o “no te quiero” mientras llora y ella se rie ¿dónde está la gracia? El niño no entiende la broma, yo tampoco la verdad; si mi pareja me hiciera ese “jueguecito” sin duda le diría adiós ¿tú no? Ellos no lo hacen porque lo somos todo para ellos y jamás nos darían y quitarían los te quiero.

Sé consciente en tu crianza, consecuente, coherente y… ¡disfrutadla! ¡TOD@S!

Mayka Martín

Guardar

Anuncios