Los bebés que toman pecho, entre una toma y otra, no necesitan beber agua, ni siquiera en estos días de calor extremo. Si le notas alterado y te parece que tenga sed, ofrécele el pecho, que beba cuanto precise, así puedes tener en cuenta que está muy bien hidratado.

La Leche Materna NO ES AGUA, pero posee una gran cantidad de ella, al margen de todo el resto de nutrientes, así que no sólo le estarás hidratando, también alimentando, y no olvidemos la nutrición emocional.

Si tiene alimentación mixta, puedes ofrecerle el pecho entre toma si crees que tiene calor, si llora, le ves los labios secos (no dejes que eso ocurra), está molesto, inquieto, etc, si haces esto, estará bien hidratado.

Según los pediatras, la leche materna es suficiente para mantener el organismo del bebé adecuadamente hidratado.

En cambio, el agua es importante si el niño ya ha sido destetado o si se alimenta con leche de artificial de forma exclusiva. En este caso, la cantidad de líquidos introducidos en el organismo es inferior a la de los niños que toman el pecho, en ese caso sí que hay que ofrecerle agua, sobre todo en días de mucho calor y siempre hay que vigilar que no les falte, no lo descuides.

No le obligues a beber agua, pregúntale, aunque sea pequeño, la costumbre de preguntarle es buena practicarla desde que nace. Es malo obligar a comer, lo es obligar a beber, cada cual tiene una necesidad de líquidos, pero cuidemos mucho su hidratación que también es efectiva consumiendo frutas de temporada y verduras frescas, en el caso de tomar ya Alimentación Complementaria.

Sea cual sea la alimentación, en caso de aparecer fiebre alta, es muy importante estar alertas con la hidratación, igual que si hay diarrea o vómitos, siempre, pero más aun cuando hay temperaturas altas. Si no tolera líquidos o el pecho, si la diarrea es importante, o la fiebre alta persistente, acudir inmeditamente a urgencias.

 

Anuncios