lactancia materna ininterrumpidaDel 1 al 7 de agosto se celebra en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna, este año bajo el lema “Amamantar y trabajar: logremos que sea posible”.
Realizar una lactancia materna plena se ha vuelto una carrera de obstáculos, cuando debería ser un proceso que se desarrolla naturalmente.
Diferentes factores como la reincorporación al mundo laboral y el actual ritmo de vida hacen muy complicado que la lactancia materna vaya más allá de los permisos de baja maternal o de los simples seis meses. A pesar de que la OMS recomienda seis meses de LME (Lactancia Materna Exclusiva) y un mínimo de dos de LM, la mayoría no llega, cuando es lo mejor para la madre y el hijo.

Otra de las trabas que solemos encontrarnos es el juicio social a la LM. Cuando se nos arrincona, se nos esconde amamantando pero por motivos de estética o del uso comercial de la cosificación, otras mujeres lucen sus pechos sin problema ni juicio negativo alguno. Hay que romper barreras, ya no por nosotras, sino por nuestros hijos, porque es también su derecho. Pero mayores trabas sufren las valientes mujeres que amamantan más allá de los 12 meses…

lactancia+prolongadaLactancia ininterumpida

La lactancia ininterrumpida era la norma antes de que estuviéramos adscritas a un mundo laboral creado para explotar sólo al hombre.
La incorporación laboral de la mujer en el siglo XX lo fue haciendo cada vez más infrecuente en nuestra sociedad. La propaganda que narraba los beneficios de la leche artificial, y un feminismo que vio en la lactancia artificial su liberación y no una cesión de espacio y poder de la hembra a favor de los mercados. Una entrega de la salud del niño a la industria para que nosotras podamos seguir formando parte de unos engranajes que terminarán por aplastarnos emocional y físicamente, sin piedad, tal y como lleva siglos haciéndolo con el hombre. La diferencia es que nosotras arrastramos a la camada…

Las verdaderas heroínas, esas madres que practican la lactancia prolongada en contra de la opinión general, sufren diferentes reacciones negativas a su alrededor. Hay madres a las que no les da miedo exponerse ante el juicio social y amamantan hasta que ella o su hijo deciden dejar de hacerlo, pero otras muchas lo hacen a escondidas por miedo a la reacción o las criticas que pudiesen recibir.
Tú que amamantas, o conoces a otra mujer que lo haga, o tú que tienes una pareja que amamanta o una amiga o familiar, debes apoyarla y fomentar que cada vez sea más visible la madre que lo hace ininterrumpidamente. Para defender el derecho de la madre que amamanta y el del niño a ser amamantado lo mejor es estar informados.

Consejos sobre Lactancia Materna Ininterrumpida

El Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría ha publicado un artículo con consejos actualizados sobre la lactancia materna prolongada, además incluye la perspectiva histórica y los beneficios que aporta tanto a los niños como a las madres que deciden seguir adelante con ella.

Recomendaciones científicas
Las principales asociaciones científicas nacionales e internacionales, Organización Mundial de la Salud (OMS), UNICEF, Asociación Española de Pediatría (AEP) y la American Academy of Pediatrics (AAP), entre otras, recomiendan que la lactancia materna sea el único aporte de alimento hasta los 6 meses de edad, y después complementarla con otros alimentos, al menos hasta los 12-24 meses de edad, pudiendo mantenerla todo el tiempo que madre e hijo deseen.
Se recomienda que, a partir de los 6 meses, además del pecho, se ofrezca a los lactantes una dieta variada y rica en hierro. La lactancia materna óptima en menores de 2 años es la medida que más repercusiones potenciales tiene en mejorar el estado de salud de la población infantil en países en desarrollo, más que cualquier otra intervención preventiva.

Perspectiva histórica-antropológica
A lo largo de los siglos, y en prácticamente todos los lugares del mundo, la lactancia materna ha sido la norma hasta los 2-3 años de edad. Desde el punto de vista evolutivo, la lactancia materna es una clave fundamental en el desarrollo de nuestra especie. Su interrelación con la fertilidad de las mujeres y con la supervivencia de los niños hacen de la lactancia un elemento de estudio primordial en la historia del género humano.
Beneficios
· La leche materna no pierde sus propiedades con el paso del tiempo. A partir del primer año de lactancia, la cantidad de grasa en la leche aumenta con respecto a los primeros meses, resultando un alimento completo y nutritivo para un lactante mayor..
· Los niños mayores que toman pecho siguen disfrutando de sus beneficios inmunológicos. Las ventajas de mantener la lactancia materna no sólo se observan a corto plazo, sino años después del destete. se ha constatado una menor incidencia en ciertos tipos de cáncer (leucemia infantil, enfermedades metabólicas y autoinmunes))
· La duración de la lactancia materna también está implicada en unmejor desarrollo emocional y psicosocial del niño.
· A más tiempo total de lactancia, menor riesgo de diabetes tipo 2, cáncer de mama, cáncer de ovario, hipertensión e infarto de miocardio.
Riesgos
· No se han constatado riesgos físicos ni psicológicos en niños que toman pecho por encima de los 2-3 años de edad.
· Amamantar a dos hermanos tras el nacimiento de un nuevo bebé es posible, ya que la producción de la leche se adapta según la demanda. El principal problema de amamantar en tadem es la sobrecarga materna ante la demanda de ambos niños.
· El mayor problema de la lactancia materna más allá del año de edad es el rechazo social y profesional por prejuicios o desconocimiento de la evidencia científica actual.
Destete
· Se recomienda mantener la lactancia tanto tiempo como madre e hijo deseen.
· No hacerlo bruscamente ni con engaños.
· La mejor estrategia es la del destete gradual, sin ofrecer ni negar el pecho, pudiendo negociar condiciones
· Durante la etapa del destete es importante ofrecer alternativas a la necesidad de contacto del niño.
Conclusiones
La lactancia materna es una fuente de salud presente y futura. A mayor duración mayor es su beneficio potencial. Se recomienda mantenerla hasta los 12-24 meses y posteriormente todo el tiempo que madre e hijo deseen. Es importante que las decisiones y necesidades de cada familia se vean respetados, sea cual sea la opción que elijan.
La principal dificultad a la que se enfrentan las madres de lactantes mayores es el rechazo social. Por ello, desde el Comité de Lactancia Materna de la AEP se insiste en apoyar a todas las mujeres que han decidido amamantar, sea cual sea la edad de sus hijos, con el fin de contribuir a normalizar la lactancia materna más allá del primer año.

lactancia materna ininterrumpida
La OMS recomienda una permiso de maternidad remunerado de 4 meses
Si, es poco, pero el camino se hace andando, no corriendo…Con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado a los gobiernos garantizar una licencia de maternidad remunerada de al menos 4 meses para fomentar y facilitar la lactancia natural.
La OMS ha mostrado su preocupación por la falta de protección del derecho de las mujeres trabajadoras a la lactancia materna. Y ha propuesto el establecimiento de una baja maternal de al menos 4 meses, exigir a las empresas que proporcionen un sitio protegido y tiempo suficiente para que las madres puedan sacarse la leche en el trabajo, y más programas para prevenir la discriminación contra las mujeres y las madres trabajadoras. Otras de las iniciativas recomendadas es facilitar a las madres el trabajo a tiempo parcial o instalar guarderías en las propias empresas.
Evidentemente cuatro meses es una limosna, igual que extraerte la leche nunca es igual al contacto humano ¿es igual que te abrace un robot que un ser humano? Igualmente no es lo mismo un biberón que el pecho de una madre. Queda mucho para obtener permisos de maternidad semejantes a los que hay en Suiza o Noruega cercanos a los dos años, pero es ineludible la lucha por conseguir poco a poco esa cifra y superarla incluso.

Guarderías en el centro de trabajo es una buena opción, ya que en tu tiempo de lactancia puedes ir y darle de mamar a tu hijo, seguro que el rendimiento de las trabajadoras es incluso mayor que si tiene que irse a un cuarto aislado a sacarse la leche con una máquina mientras siente la añoranza de su hijo…

lactancia-materna

Salud y LM
La leche materna aporta toda la energía y nutrientes que necesita el niño y le protege de enfermedades infecciosas y crónicas a través de los anticuerpos. Para obtener todos los beneficios de la lactancia, es recomendable que se inicie en la primera hora de vida y se haga a demanda del niño, además de no utilizar biberones, ni tetinas, ni chupetes.
La leche materna aporta la mitad o más de los nutrientes que necesita el bebé durante el segundo semestre de vida, y hasta un tercio durante el segundo año. También se ha demostrado que fomenta el desarrollo sensorial y cognitivo y reduce la mortalidad del lactante por diarrea o neumonía, las dos causas principales de mortalidad en la niñez en todo el mundo, y facilita la recuperación. A largo plazo, los niños amamantados también tienen menos probabilidades de sufrir sobrepeso y diabetes de tipo 2.
Las madres también nos vemos beneficiadas por la lactancia, ya que funciona como un método natural de control de la natalidad que asegura el 98 por ciento de protección durante los primeros seis meses de vida del bebé. Además, reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario en el futuro, ayuda a perder el peso ganado durante el embarazo y reduce las tasas de obesidad.

La OMS ha alertado sobre dar leche artificial a los bebés

La OMS ha alertado sobre dar leche artificial a los bebés en vez de leche natural puede poner en riesgo su salud. La leche artificial no contiene los anticuerpos de la natural, por lo que el niño se ve menos protegido, y si se realiza con agua insalubre o material no esterilizado, es posible que en la preparación del polvo exista la presencia de bacterias.
Además, si el producto se diluye demasiado para ahorrar, puede producirse un problema de malnutrición.
Para evitar la confusión, la OMS ha puesto en práctica desde 1981 un código internacional para regular la comercialización de sucedáneos de la leche materna, en el que se establece que la información de estos productos debe dejar claro los beneficios de la lactancia materna y los riesgos para la salud de los sucedáneos y que no se promocionen o repartan gratuitamente sucedáneos de la leche materna a las madres, familias o en los centros sanitarios.

Mayka Martín

Anuncios