Earthside Birth Photography
Earthside Birth Photography

Parir es un acto íntimo, algo instintivo, natural, animal, mamífero, que a lo largo de la historia se ha ido instrumentalizando, materializando, deshumanizando. Dicen que por nuestro bien, tutelándonos en un momento donde nosotras deberíamos poseer el mayor control, la mayor de las confianzas, en nosotras mismas. Declarando y certificando, sin decirlo, nuestra debilidad, algo que sin duda alguna es falso obviamente. Si la naturaleza nos dio el privilegio, si privilegio, de parir, no era precisamente por ser incapaces de poder hacerlo solas o ayudadas por otras mamíferas. La naturaleza sabe bien como organizarse para preservar su riqueza, y si alguna desaparece -hoy día- es por culpa del hombre, no por la incapacidad de la especie de ser y estar a estas alturas de la existencia de este planeta.

La intromisión e instrumentalizacion del parto ha reducido el número de muertes, pero los problemas en el parto son mínimos, en contados casos, y nunca podrá justificar semejante artificialidad a la hora de traer a nuestras crías al mundo y de forma sistemática, infundiendo temor, desconfianza, miedo, aversión incluso, al parto.

Este tutelaje, como el padre o la madre que sobreprotege a sus hijos y los debilita ante el mundo, es algo que ha dañado, sin duda alguna, lo que debía ser el proceso natural del nacimiento de un hijo.

Luchar por un parto natural, respetado, debe ser una prioridad para la mujer hoy en día. Luchar por ello es luchar también por el derecho de todos los niños, de la humanidad.

Parto en casa a cargo de la Seguridad Social

La Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME) ha pedido que el Sistema Nacional de Salud (SNS) se haga cargo de aquellos partos que se hagan en casa. Para ellas, cada mujer debe poder elegir dónde da a luz a su bebé y la decisión debe estar respaldada por el Estado, para garantizar “los niveles de seguridad alcanzados en la actualidad”.

“Apoyamos el deseo de algunas mujeres de dar a luz en casa y, como queda refrendado por las investigaciones disponibles en la materia, lo consideramos una opción absolutamente válida y segura siempre que estén atendidas por matronas cualificadas y se cumplan las condiciones necesarias referenciadas en las Guías y avaladas por la evidencia científica”, han indicado desde FAME a través de un comunicado de prensa.

Por ello, han propuesto que la Seguridad Social debe ofrecer este servicio, tal y como ya están haciendo en otros países europeos, de modo que el Gobierno asuma los costes derivados de la intervención, permitiendo así que el parto sea una experiencia “positiva y feliz para la familia”.

Quienes siempre piensan primero en las arcas del estado, que sepan que las matronas han asegurado que esta financiación “no incrementará el gasto sanitario”, ya que su coste será paralelo al ingreso hospitalario, que oscila entorno a los 1.812 euros.

FAME está elaborando un documento de consenso basado en las últimas evidencias sobre la atención al parto en el domicilio. Este informe pretende servir de guía que facilite la implantación del proceso en España.
Algo así sin duda es bienvenido, es un avance en la ponderación femenina en algo tan básico y tan de la mujer como es parir. Increíble que sean matronas las que lo soliciten y no las mujeres en conjunto como un derecho humano del adulto y del niño. Hablo del adulto y no sólo de la mujer porque un hombre responsable y formado en una sana paternidad sabrá que se debe respetar el derecho de su mujer a vivir en la intimidad ese momento, alejada de la intromisión de personas ajenas a la idea de un parto respetuoso.
Hablo de parto respetuoso porque se solicita que se pueda parir en casa con cargo a la Seguridad Social, pero no se especifica en qué condiciones, con qué personal, qué preparación tendrán las personas que acompañen.

El miedo

Está bien tener miedo a que alguien a quien se ama le pase algo, pero igual que respetamos y acompañamos a los hijos fomentando una forma de crianza natural (con apego) ¿Somos capaces de acompañar y respetar a la mujer? ¿Confiar en ella, en su fuerza? ¿Podemos nosotras respetar una venida al mundo para nuestro hijo lo más hogareña y respetuosa posible? Confiemos en nosotras. ¿Podemos librar a la mujer de la tutela del estado al menos para traer a sus hijos al mundo, si ella así lo quiere claro…?
Reivindico a la mujer mamífera, la que toma conciencia de su cuerpo y no miedo, la que lo respeta y no permite que lo llenen de cables e invadan manos desconocidas, la que forma manada para parir, la que aúlla cuando abre paso en este mundo a otra vida y no se muerde los labios para no molestar a quien está en la cama de al lado.
Yo, como mujer, reclamo a la verdadera mujer, porque sólo desde la sanación del parto podrán nacer los niños sin heridas del mismo.

No puedo defender un parto mecanizado sin necesidad, no puedo defender la intromisión a la intimidad, porque un parto es algo íntimo, tan privado como la madre y el padre estimen. No puedo defender que invadan mi cuerpo personas que no lo saben respetar, personas a las que muchas veces no he visto jamás en mi vida.
Y lo siento, o no, pero si un parto es y puede ser natural que sea rodeada de mujeres, como antaño, como hasta que se mecanizó el parto pasaba aquí mismo, en España, hace menos de 50 años, no hace tanto, cuando las mujeres de mi familia traían hijos al mundo con partos naturales e incluso cesáreas en su casa, en viviendas situadas medio del campo, rodeadas de mujeres, salvo en las cesáreas, en las que había un médico, el de toda la vida…Que sabía tu nombre, conocía a tu madre y a veces había asistido a tu propio nacimiento.

Falta humanidad y menos instrumentalización y protocolos caducos. Falta, como en todo, volver a los orígenes, volver a empezar para volver a adueñarnos de nuestros cuerpos, de nuestros partos, de nuestra verdadera naturaleza, sin tutelas, sin sobreprotecciones, sin tratarnos como el sexo débil.

¿Es posible compatibilizar el parto respetado con el hospital? claro que si, aunque lo ideal sea el hogar, pero como en todo, hay que querer hacerlo. Sería ideal sobre todo en los casos en los que la cesárea es imprescindible o se preveé un parto con complicaciones.

Mayka Martín

Anuncios