PartoCuando venga al mundo, mamá y papá, no necesitáis tener una habitación azul o rosa, ni verde… con paredes repletas de dibujos de seres que para mi son desconocidos y que tan sólo me crearán confusión y a veces miedo e inseguridad.
No necesitáis una cuna de madera preciosa, ni ese carrusel sobre ella con música y muñequitos, no necesitáis chichonera, ni edredón, ni un colchón muy recomendado en la tienda de puericultura más cara. Ni tantos peluches…
No necesitáis una silla de paseo último modelo, con tres posiciones, con su saco para el frío, su colchoneta y sombrilla de verano que os habrá costado por lo menos dos mil euros.
No, no necesitáis un calienta biberones, ni 4 biberones, ni pastillas para esterilizar u otro tipo de aparato para ello.
No necesitaremos varias tetinas, si quieres ni siquiera necesitaré un chupete, ni varias cadenitas para llevarlo sujeto y que no se me pierdan.
No, no necesito un balancín, ni un columpio, tampoco precisaré un parquecito para tenerme a buen recaudo cuando hagas cosas en otro lado de la casa. Me hará sentir abandonado, encerrado, como cuando se encierra a un perrito para dejarle sólo en casa.
No necesitaréis batidora, ni andar como locos haciendo purés y menús para mi al margen del resto de la familia.
No necesitaré potitos, ni zumos especiales, ni siquiera papillas.
No, no necesitaréis gastaros miles de euros en leches artificiales.
No, no necesitaré ni siquiera miles de pañales desechables, toallitas que a menudo te dirán que retiran del mercado porque nos hacían daño a los pequeños.
Olvídate de andadores o artilugios que me hagan colgar del marco de una puerta de casa.

doulaNo busques tampoco las clínicas más caras ¿sabes lo que me gustaría? Nacer en casa, junto a papá y mis hermanos, tu madre…la gente que tu necesites a tu lado en ese momento, para darme la bienvenida. Desearía que mi venida al mundo impregnara de fuerza y amor mi futuro hogar, no cuatro paredes asépticas, frías, con personas con la cara tapada, con gestos ausentes, mientras tu gritas, y sientes miedo, mientras yo también siento lo mismo…Desearía que mis hermanos no me vieran como a un invasor, que aprendieran el valor de la vida, de una madre, de los procesos naturales. No soy un extraño que trae mamá a casa tras una ausencia, vengo del vientre de mamá, donde me depositó papá, de donde cada uno de sus hijos vendremos. Todos venimos del mismo lugar y todos deberíamos saberlo. Desearía y necesitaría verte serena y confiada cuando me traigas al mundo, junto a otras mujeres que sientan y entiendan como tú, porque sé que es algo que a ambos nos marcará la vida. Así que no busques seguridad fuera de ti mamá, dentro de ti está todo, el origen. Y tú, papá, apóyala por favor.
No busques en la ciencia lo que la naturaleza sabe desde el principio de los tiempos. Recurre a ella sólo si es imprescindible mamá.
Así que ya sabes que no necesitarás nada de eso ¿sabes qué es lo que si necesitaré? Vuestro amor porque es lo único imprescindible para mi, sin ello todos los niños del mundo podemos morirnos o enfermar.
Cuando yo venga al mundo podré compartir habitación con vosotros, arropadito junto a ti mamá, y junto a ti papá. Con la teta al alcance de la boca, para no despertaros. Para que mami, cuando despierte esté lo más descansada posible, y si no, ya estarás tú papá para que ella tenga sus ratos de sueño solita si lo quiere.
Necesitaré oír vuestra voz. Tu voz mamá, eso sí. Cántame alguna nana, cantes como cantes tu voz es la más hermosa para mi, llevo toda mi vida escuchándote…
Necesitaré tus brazos, vuestros brazos, el calorcito. Llévame siempre junto a tu pecho, vuestro pecho, porteadme. Recordad que llevo toda mi vida escuchando el compás de tu pecho, mamá, el movimiento que se producía en el útero al moverse tu cuerpo, no me prives de ello ahora que estoy rodeado de cosas y sonidos extraños, enséñame a confiar, no a temer y a sufrir soledad.
Recuerda que sólo necesito tu teta durante seis meses, y que luego, podré empezar a comer como el resto de la familia, poco a poco, sin prisas, hay tiempo. Con ayuda de tu teta no tendré ninguna carencia, no necesitaré suplementos o bifidus como precisan las leches más caras de la farmacia. Confía en ti mamá, como yo lo hago, has sabido hacer un ser perfecto como yo, puedes seguir manteniéndome igual de sano sin ayuda de nada. La crianza no necesita de inventos, la naturaleza ya nos ha proporcionado todo lo necesario para que ambos podamos crecer juntos y aprender, tu como madre y yo como hijo.
Olvídate de los cereales, no soy un animal de granja al que aceleran su proceso de engorde y maduración con 8 cereales y miel ¿Qué prisa tienes? ¿No quieres disfrutarme? Si querías un niño grande podías haber adoptado uno crecidito, hay muchos deseando tener una familia.
Cuando tenga sed beberé teta, y luego, en un vaso, porque no soy un ser incompleto, sólo estoy aprendido a manejarme yo solo. Acompáñame no me trates como un inútil o incapaz.
Con unos cuantos pañales de tela bastarán hasta que aprenda a controlar mis esfínteres. Ahora son muy cómodos, se han perfeccionado mucho. No necesitarás comprar miles de pañales, ni contaminar mi futuro hogar, este mundo. Hay sitios en los que te enseñan a hacerlos tu misma si quieres, y si no, hay otras madres que los hacen, estaría bien que el nacer yo te hiciera ser más solidaria y responsable cuando consumas. Déjame un mundo ético donde vivir: mamá y papá. Y sobre toallitas, lo mismo, aleja de mi los químicos mamá, dentro de ti me diste un entorno natural, al salir, necesito lo mismo ¿sabes?

parto naturalComo ves: mamá, y papá, eso que dicen que para tener un hijo hace falta mucho dinero no es cierto, sólo tendréis que hacer un extra a la hora de dar amor, abrazos, besos, cariño, y un sitio para mi extra en la cama. Si tengo vuestro amor incondicional ¿qué más necesito?
Cuando sabes que estás junto a alguien que te ama incondicionalmente eres capaz de ir al fin del mundo, sin miedo, yo también ¿sabes? En cambio, si vas junto a alguien que te dice todo el tiempo que te vas a caer, que vas a llorar, que no puedes, que eres pequeño, que cuando crezcas…caminaré con miedo, creceré con miedo, viviré con miedo, y eso hará que llore más, que entienda menos lo que esperas de mi. Y no creas que si me lo dices más alto o más veces podré entenderte, yo necesito escuchar tu corazón, no una serie de órdenes a las que a ti te han hecho obedecer tras muchos años de vivir entre adultos. Cuando no te haga caso, piensa en cuantas cosas has pedido de mi a lo largo de todo el día y ponte en mi lugar, los niños, finalmente, no somos tan diferentes de vosotros ¿sabes?
Como ves, sólo tenéis que tener preparada una cosa cuando decida nacer: un corazón abierto de par en par para sentirme siempre arrulladito entre ellos y que cada cosa nueva sea expresada y presentada por el lenguaje del amor y el respeto, no por ser pequeño mi cerebro tiene menos capacidad. Sólo necesito eso, para crecer seguro ahí fuera, como estoy haciendo ahora dentro de ti mamá, mientras papá te dice cuanto te quiere y acaricia tu tripa, yo estoy aquí creciendo confiado, feliz y deseando poderos ver y disfrutar también con vosotros: mamá y papá.

Mayka Martín

Anuncios