compresas de telaDicen que una mujer utiliza unas 17.000 compresas y/o tampones en su edad fértil ¿son muchas verdad? No hace falta que recalque lo que esos residuos suponen para el medio ambiente, recordemos que es el hogar de nuestros hijos.
Tal vez si que haga falta que comente el daño que también sufrimos nosotras usando esos productos.
Las compresas tienen celulosa y fibras de algodón blanqueadas con sustancias químicas y que ponemos en contacto directo con nuestra zona más íntima en los momentos en los que está más sensible y desprotegida ¿cuántas no sufren irritaciones y picores tras le periodo? Es consecuencia del uso de compresas y tampones.
Los tampones tienen un proceso de blanqueo que produce dioxinas tóxicas para el sistema inmunológico y que son potencialmente cancerígenas. Contienen rayón y otras fibras sintéticas.
El contacto continuado con dioxinas y fibras artificiales se relaciona con esterilidad, endometriosis, cáncer cervical, de ovarios y de mama, deficiencias del sistema inmunológico, inflamación pélvica y síndrome de shock tóxico.
Nuestra vagina es la zona más porosa y absorbente de nuestro cuerpo, así que cualquier sustancia tóxica que entre en contacto con ella es absorbida inmediatamente.

Opciones respetuosas
Para una alternativa respetuosa con el medio ambiente y con nuestro propio cuerpo tenemos varias opciones:
Las copas menstruales, las esponjas, etc., y las compresas de tela.
Y ahora olvida las compresas de tela del siglo pasado ¿vale? Igual que ha pasado con los pañales de tela, las compresas de tela actuales son otro mundo, olvida las opiniones que no sean basadas en ellas.

¿Cómo son?
Las compresas de tela se componen de una capa superior, un núcleo absorbente y una parte posterior impermeable, muy parecido a las compresas desechables, con la diferencia de que ésta se lava y podemos usar muchas veces más.
Yo las empecé a usar porque al margen de inquietudes ecológicas, cada vez me resultaban más irritantes las desechables, en cada término de menstruación tenía molestias durante una semana, es decir, que sólo durante 15 días al mes tenía cierta calma en mi zona íntima. Así que me decidí a usar las compresas de tela.
Las había visto y no me terminaba de lanzar y eso que tienen unas telas muy vivas, divertidas, algo que me encanta, hay que llenar de vida esos días ¿verdad?
Compré un par para probar, y si me iban bien comprar suficientes para todo el periodo. Sin duda acerté con la compra.

Uso
La primera sensación es calidez, es una mimo a esa zona que en esos momentos está tan sensible, un material natural, que respeta, se nota nada más entrar en contacto con tu piel. No irritan la vulva, no ocultan la sangre como si fuera algo contaminante de la mujer (eso parece en los anuncios cuando es todo lo contrario ya verás más adelante), el olor vuelve a ser sangre y no plásticos con perfumes extraños a ti ¿a que las desechables huelen raro y mal a veces? Pues aquí recuperamos el olor natural, algo que te hace ser mucho más consciente de tu menstruación real y natural. Hasta mis hijos me dicen mamá no huele mal…

compresas de tela
¿Ahorro?
Claro, de primeras evidentemente son más caras que un paquete de compresas que puedes comprar desde 1€ a 5€, ¡pero las de tela son reutilizables! Una compresa de tela tiene una vida útil media de 5 años. Dependiendo de tu flujo menstrual compras las que precises, y unas cuantas para la noche. Los precios varían según donde compres, la calidad, etc…como en todo.

Cuídate, mímate
También, es genial mimarnos, si. ¿Porqué nunca nos automimamos? Tomarte tu tiempo para tu menstruación, tus cuidados en esos días, conocer tu sangre, tu olor, una parte de ti muchas veces condenada y asociada con la vergüenza ¿hay que sentir vergüenza de lo natural? Cuídate y conócete.

¿Cuántas compro?

Depende de tu periodo, de lo abundante que sea y lo que dure y de cada cuanto tiempo puedas o quieras estar lavando. Yo empecé con tres para probar, ahora tengo siete para el día y 3 de noche, las lavo cada dos días. Pero compraré otras seis más para lavar sólo cuando termine con la menstruación.
Como he dicho antes hay muchas formas y colores, dibujos, motivos muy alegres adaptables a tu personalidad…

compresas de tela
¿Es un engorro lavarlas?

Antes de usarlas lávalas, todo lo que vaya en contacto con tu zona íntima debes lavarlo antes. Un poco de agua fría y jabón neutro vale.
Respecto a su uso. Yo tengo un barreño con agua fría en el cuarto de baño y ahí las voy metiendo a medida que me cambio. El agua caliente hace que las manchas de sangre se fijen a los tejidos, por eso hay que lavar siempre en agua fría.

Las compresas se acaban limpiando solas y el agua que se volverá roja enseguida. Verás que tu menstruación no es algo sucio enseguida. Cambia el agua cada vez que metas una nueva, y ese agua puedes usarla para regar tus plantas ¿sabes que es un abono natural? ¿ves que capacidad de vida posees dentro de ti? Con las compresas industriales acabaría en el cubo de la basura y contaminando, gran parte de las compresas de tela además son reciclables, así devuelves vida doblemente…

regar con menstruaciónCuando tengas suficientes las puedes lavar en la lavadora o a mano con agua fría y jabón neutro. Yo espero a tener varias, pero lo podéis ir haciendo sobre la marcha cada día, eso ya lo decidís vosotras.
No uses suavizante porque tienden a crear una película impermeabilizante sobre la tela, así que al final hará que la tela repela los líquidos y deje de absorber tanto. Para sustituirlo puedes usar un vasito de vinagre de vino blanco. El vinagre, gracias a su acidez, evita que los minerales se agreguen (junten) en los tejidos y deja la ropa naturalmente suave.
¿No quieres tener un barreño lleno de compresas? Lávalas cada vez que te cambies del mismo modo explicado anteriormente.

compresas de tela¿Y si no sale alguna mancha?
– Se pueden poner a remojo en agua con bicarbonato y sal (ayuda a desprender la sangre de la tela) o con algún quitamanchas a base de oxígeno (o activador del lavado a base percarbonato de sodio). Si usamos un quitamanchas a base de oxígeno es importante tener cuidado con la cantidad de quitamanchas que se usa y no aplicarlo directamente sobre la tela o podría dañar los colores y tejidos. Más o menos una cucharilla de café por cada 5 litros de agua es suficiente, esta cucharilla se disuelve en un poco de agua caliente para que no queden “grumos” que puedan quedarse sobre las compresas y se mezcla luego con agua fría.
Una vez han estado en remojo se lavan como en el caso anterior.

– Agua oxigenada, el agua oxigenada al entrar en contacto con la sangre libera oxígeno que hace que ésta se desprenda de las fibras.
El agua oxigenada usada en exceso también puede decolorar o dañar los tejidos pero en mucha menor medida que los quitamanchas comerciales. Si tenemos una mancha podemos optar por aplicar agua oxigenada directamente de la botella, dejar burbujear, frotar si es necesario y aclarar o meter el agua oxigenada en un pulverizador y hacer lo mismo.

compresas de tela– El bicarbonato en el agua de remojo o aplicado directamente sobre la mancha también tiene cierto efecto liberando las manchas de sangre, aunque menor que el del agua oxigenada.

– Poner las compresas al sol es un excelente quitamanchas.
Por lo general es sol por si solo es suficiente para hacer desaparecer o minimizar las manchas de sangre pero algunas manchas se resisten. Rociando la mancha con limón o aplicando un poco de jabón de Marsella o Lagarto mientras nuestras compresas toman el sol. En el último caso no olvides aclarar después.

– Si has pasado por una infección por hongos, es necesario desinfectar las compresas, o bien lavándolas en agua muy caliente, tras haber realizado un primer lavado en agua fría para evitar que se fijen las manchas, o usando algún tipo de desinfectante.

¿Y fuera de casa?

Las compresas de tela pueden plegarse, y hay bolsitas para llevar las limpias y las usadas. Cuando te cambies, la doblas, la cierras con los corchetes que llevan y las metes en una bolsa que tenga algo de impermeable, si no tienes con algo impermeable pon una bolsa pequeña dentro que aísle (aunque no suele manchar). Cuando llegues a casa no olvides ponerlas en remojo. La sangre seca es más difícil de lavar, pero se quita.

compresas de telacompresas de telacompresas de telaSi vas a ir de viaje y no quieres estar limpiando compresas, opta por un paquete de compresas desechables ecológicas (farmacias, herboristerías) para usarlas en emergencias no está mal tenerlas.

Espero que os haya servido de ayuda

Mayka

Anuncios