autonomía infantilA veces ponemos límites a nuestros hijos sin darnos cuenta sobre todo en lo cotidiano. Ellos siempre están deseosos de dar un paso más en la consecución de su autonomía, les da seguridad. Mejora enormemente su autoestima el poder hacer las cosas por sí mismos. Nosotros mecánicamente hacemos cosas por ellos o con ellos cuando ellos desearían hacerlas solos. El objetivo es acompañar a nuestros hijos, no decidir por ellos, pensar, sentir y adivinar -sin acertar normalmente- qué desean o hasta dónde desean o pueden llegar a ser en su autonomía.
Muchos niños desean colaborar en la tareas cotidianas del hogar, y normalmente obtienen el no por respuesta, o eres pequeño aun, o cuando crezcas, o tu no sabes hacerlo ¿porqué no puede o no sabe? Es lógico no dejarle mover un mueble o cualquier cosa que suponga sobrepasar sus límites físicos, o imponerles tareas obligatorias siendo pequeños, pero los límites intelectuales o las destrezas de nuestro hijo avanzan a cada momento del día. Decirle que no puede hacer algo porque es pequeño sin haber una razón física es llamarle incapaz y relegarle a un papel de ser inferior o a medio hacer con respeto al adulto.
Sobre todo me refiero a algo tan sencillo como tender la ropa, y con ello poder aprender los colores usando pinzas variadas, sentirse parte del “hogar”, miembro activo. El cocinar, ayudar en el huerto o en el cuidado de las plantas de casa, recoger la ropa (puede seleccionar la que es de cada cual), ayudar a emparejar calcetines, colocar los platos sucios en el lavavajillas, colocarlos cuando estén limpios, lavar platos…Hay muchas tareas en las que ellos pueden colaborar y les satisface hacerlo, les vuelve más autónomos y desarrolla sus capacidades.
El método educativo Montessori aplica este tipo de pensamiento en su método de enseñanza y no te costará nada hacer partícipe de la realidad y el cuidado del hogar a tu hijo. Siempre debe ser algo que el niño demande, no es cuestión de que nuestros hijos sean nuestros asistentes. Y puede que un día no quiera ayudar a tender porque tenga algo que aprender más interesante, es dejarle esa opción, esa puerta abierta siempre que ellos cruzarán o no, siempre o a veces. Recuerda que su reino no debe tener fronteras, si no seguridad y amor.
A mis peques les encanta cocinar, cuanto menos intervengo en ello más cara de satisfacción ponen ¿imagináis sus caras cuando la comida de mamá la han hecho ellos? Esa misma me ponen mis hijos, sobre todo cuando dejo el plato limpio.

autonomia infantilautonomía infantil
Hacer tortilla de patata les encanta, evidentemente las partes riesgosas las realizo yo.

Ellos:
Toman los ingredientes (patatas, huevos, cebolla, sal, aceite, leche)
Ellos abren los huevos y ponen en el bol. Ponen la pizca de sal.
Baten, agregan la leche (que yo he medido)
Las patatas las pelan con pelador, en esto puedes ayudar salvo que tengas mucho tiempo, ellos tardan más sobre todo las primeras veces, enseguida se vuelven unos expertos y les gusta mucho.

autonomia infantilautonomía infantilYo:
Corto las patatas y cebolla, y echo en la sartén lo que deba freírse.
Las saco y quito el aceite que pueda sobrar.
Tomo las medidas de lo que se precise.
Hago la tortilla y doy la vuelta.

autonomía infantilautonomía infantilautonomía infantilSi trabajas y no puedes hacerlo a diario hazlo en fin de semana, pero cocinar es una tarea muy satisfactoria para ellos. Puedes empezar con una ensalada, lavar y cortar los ingredientes. Además aprenden hábitos de higiene saludable (lavarse las manos antes de cocinar igual que antes de comer, o lavar la fruta o verdura cruda antes de comerla…). Ya os iré contado las incursiones en la cocina de mis pequeños exploradores.
No temas a que tu hijo “meta mano” en la cocina, el hogar es de todos, somos un equipo y todos somos capaces de volar si nos dejan abrir las alas..

Mayka Martín

Anuncios