niños criados en cautividadEl instinto del ser humano es superarse, alcanzar metas. El medio natural nos proporciona todos los recursos para ello sin necesidad de crearlos artificialmente. Hay que recordar que somos hijos de la Tierra, no de la tecnología.
Limitar los espacios de la infancia, rellenarlos o recrearlos artificialmente limita su intelecto y su desarrollo, nos debilita. Un niño criado en ambientes artificiales será incapaz de vivir en el medio natural. Será dependiente del entorno fabricado siempre. Un niño criado en un medio “creado” para él, no sabrá crear su propio mundo de forma estable y segura. Es como el animal criado en cautividad, jamás podrá vivir libre, no podrá sobrevivir ¿y no es acaso esto una forma encubierta de esclavitud? Así se está haciendo con la infancia, se le está haciendo dependiente sin ser conscientes los padres en muchos casos, por eso es vital la defensa de la crianza natural, que no es sólo teta, brazos y amor, también es necesario respetar el instinto natural de nuestras crías.
Niños que se aburren ¿recuerdas haberte aburrido? Yo no. Me crié entre huertos, almendros, naranjos, patatas y lechugas. Pies descalzos, con las ropas sucias, heridas en las rodillas y las palmas de las manos y una sonrisa por bandera. Los árboles eran mi mejor juguete, podían ser castillos, fortines, o mi casa…Los elementos del campo eran lo que yo creaba, el juguete que yo necesitaba para desarrollar la actividad que en ese momento se me estaba pasando por la cabeza, y no lo que algún experto en juguetes me daba hecho o pretendía hacer funcionar o manejar en mi mente. Y evidentemente jugaba con otros niños, y les necesitaba, y juntos construíamos y re construíamos, como un equipo. No, no había Barbie, ni si quiera un balón de fútbol, no había sexismo en nuestros juegos porque el mundo era nuestro sin mayor miramiento. La naturaleza no da faldas a los naranjos, ni viste de rosa al que juega, el color de la tierra, del barro, finalmente era siempre el color de nuestras ropas, las caras tiznadas ¿crees que acaso permiten saber si juegas con un chico o chica? Claro que había un guerrero, y alguna que deseaba ser princesa, pero también había guerreras que salvaban a las princesas. Las diferencias están realmente en el medio artificial ¿no las ves? Está en nuestro mundo mecanizado que sirve a un orden económico, no al ser humano. La naturaleza no divide su obra por colores, ni por olores, ni por texturas, atendiendo al sexo en su obra, ella impone la convivencia, la armonía, la paz y el fluir…Debemos desatar a nuestros hijos, liberarlos de las luchas que nos han inculcado para mantenernos enfrentados.
Libera a tu hijo/a cada vez que puedas, que viva y se desarrolle en el medio natural (campo, montaña, mar, ríos…), descontamínale, no le conviertas en un animal salvaje sometido, humillado, limitado, debilitado como los que vemos tras las rejas en los zoológicos. Si en verdad amas a tus hijos no creo que sea ese el futuro que le desees, mejor el esfuerzo de pasar un fin de semana en plena naturaleza que comprarle el último modelo de consola, tablet o un par de muñec@s de moda.
Para que podamos desarrollarnos con plenitud, debemos manejar con soltura el medio y manejarnos en él, crecer interior y exteriormente en él, madurar al animal que somos, no encerrarlo y anularlo. Impedir esa parte imprescindible del desarrollo humano es eliminar los cimientos que precisa nuestro instinto para mantenernos en una sana evolución que fortifique a la humanidad y su espiritualidad. Esa desconexión que se está produciendo -cada vez en mayor grado- nos vuelve vulnerables, nos involuciona y nos convierte en sustento de una forma de vida del todo injusta e inhumana que tan sólo sirve a los amos del mundo, nunca al alma del pueblo, ese pueblo que puja por volver a adueñarse de su libertad.

Mayka Martín

Anuncios