Llegan las navidades, comienza la avalancha de juguetes, anhelando rascar bien a fondo el bolsillo de los padres. Recuerda que el mejor “juguete” para tus hijos eres tú, el mejor regalo siempre serás tú, y que lo único a lo que no renunciará un niño en su lista para navidades será a sus padres. Recuerda que es mejor elegir algo que les sume y no que les reste, juguetes que le inciten a seguir escalando en un aprendizaje o conocimiento, y no juguetes que les convierten en espectadores de una acción.
Dicho esto, Nenuco ha presentado la Cuna Duerme Conmigo, que promueve el colecho desde la infancia. Algo muy positivo la verdad, aunque ¿porqué no meter al muñeco directamente en la cama? Eso es lo que hacen mis hijos porque es lo que hacen su madre en su crianza. Este tipo de juguete promueve consumo en la maternidad futura ya que no es imprescindible comprar una cuna para colechar (si bien es una opción, sobre todo si falta espacio, hay más niños en la cama o es prematuro, no es imprescindible igualmente). Para mi todo lo que no sea imprescindible en la crianza es una incitación al consumo innecesaria y superflua.
Pero bueno, mejor que una cuna siempre será, no voy a ser tan negativa, y es positivo que aunque sea así, se promueva con juguetes una de las bases de la crianza respetuosa. Y prefiero que si mi hij@ me pide algo para que duerma su bebé, me pida esta cuna en vez de la clásica, pero es que mis hijos nunca han pedido cuna, ni carritos, ellos juegan a portear y meten en la cama a sus muñecos.
En la web de Nenuco muestran una imagen de la cuna, junto al eslogan: “No quiere dormir solito”, algo positivo por supuesto según mi opinión. Pero…con la cuna y el bebé viene un biberón, así que lo de promover la crianza natural es más que dudoso.
Tampoco es muy respetuoso el eterno color rosa, y las niñas como única cantera a la que convencer de la adquisición del juguete. ¿Un niño no puede querer dormir con su muñeco? ¿Es el color rosa el único color a utilizar en los juguetes que hacen referencia a la crianza? La crianza no es rosa, ni azul, la crianza tiene los colores de la vida, es decir: TODOS, y nos afecta y hemos vivido todos, hombres y mujeres, por lo tanto debe incluirse a niños y niñas, hay que ampliar colores, incluir a ambos sexos en las imágenes de la propaganda en catálogos, TV, publicidad…Normalizando a padres y madres implicados al 100% en el cuidado de sus hijos. Ese es el verdadero cambio, no la cuna de siempre pegada a la cama, porque toda mami y papi que colecha sabe que no es sólo eso, es mucho más…

Mayka Martín

Anuncios