El pediatra Adolfo Gómez Papí ha defendido en la UJI la lactancia materna, por los beneficios que tiene para el bebé y también para la madre. También ha remarcado la influencia de la misma en los ciudadanos de futuro.
Gómez Papi ha defendido la crianza natural, en la que se fomenta el vínculo entre el bebé y sus progenitores. Gómez Papí ha impartido la charla «Lactancia materna: nutrición, amor y vínculo» dentro del ciclo de conferencias SOMos organizado por la Facultad de Ciencias de la Salud de la universidad pública de Castellón.
El pediatra ha iniciado su exposición comentando que los bebés ya disponen desde antes incluso de nacer de ciertas habilidades «con el fin de enamorar a su madre para que ella los cuide, porque la necesitan para sobrevivir». Estas habilidades están relacionadas con el reconocimiento de la voz o del olor de la madre o al hecho de ser capaces de quedarse mirando fijamente, porque su visión cercana está bastante desarrollada.
Según Gómez Papí, los bebés son personas que viven el presente, se sienten bien o mal, su objetivo es el bienestar, se sienten confortados por la madre o el padre y la no atención es muy estresante para ellos, por eso la reclaman por medio del llanto habitualmente. El pediatra ha enumerado estas características para recalcar que durante sus primeras horas de vida se establece el vínculo afectivo entre la madre y su hijo o hija y que a lo largo del primer año la madre es capaz de influir en la sensación de afección para regular las emociones del bebé.
Gómez Papí piensa que se deben tener en los brazos, dormir con ellos y llevarlos pegados al cuerpo, porque «se transmite una sensación de seguridad que les proporciona un crecimiento más independiente y de mayores son personas más cálidas, estables y positivas». Gómez Papí se ha mostrado partidario de la crianza natural, donde los bebés están cerca de la madre, aunque es consciente de las limitaciones de la sociedad occidental actual.
El médico ha usado datos de investigación para demostrar que el famoso cólico del lactante es en gran parte, «la expresión de la falta de la madre», porque «hay estudios que demuestran que los cólicos han disminuido cuando ha cambiado esta situación o que no se producen en sociedades como algunas tribus africanas donde la madre está siempre con el bebé» ha comentado.
«El pecho es más que un alimento» ha asegurado en la última parte de la conferencia para indicar que protege la salud mental de la madre y sirve para establecer o reforzar el vínculo entre madre y bebé cuando se producen situaciones especiales como los bebés prematuros o la depresión postparto, por eso se recomienda la aplicación del método canguro, que propicia el contacto del bebé y sus progenitores cuando su estado obliga a pasar tiempo en la incubadora.

Anuncios