En las II Jornadas de Lactancia fueron analizadas las novedades en el calendario vacunal de la región manchega.
El Grupo de Apoyo a la Lactancia Materna de Herencia, ha celebrado las II Jornadas de Lactancia, en la que se ha intentado ayudar a los padres en las distintas preocupaciones que surgen en la Crianza.
Uno de los ponentes, Pedro Tordera, pediatra del Centro de Salud de Herencia, recordó que no existe alarma social ni ha aumentado la incidencia de meningitis B.
Tordera ha recalcado que esta vacuna lleva tres años funcionando en el ámbito de la atención hospitalaria, donde se aplicaba a determinados grupos de riesgo, y ahora puede ser también prescrita desde la atención primaria, aunque por el momento ni está financiada por el Sistema Nacional de Salud ni cuenta con stock en las farmacias.
El pediatra subraya que esta vacuna está incluida actualmente entre las recomendaciones de vacunación anuales de la Asociación Española de Pediatría. Asimismo, insiste en que una vez tomada la decisión de inmunizar contra esta enfermedad, de la que el año pasado se registraron dos casos en la zona, lo importante es hacerlo con coherencia. Por ello, aconseja a los padres adquirir o reservar de una sola vez todas las dosis, para evitar que se interrumpa la pauta de vacunación ante futuros desabastecimientos.

Varicela
Con respecto a la vacuna de la varicela, que por decisión política ha estado no solo fuera del calendario vacunal financiado en estos últimos dos años, sino incluso de las farmacias. Por ahora, añade Tordera, no se han dado instrucciones oficiales para vacunar a los niños nacidos antes de enero del año próximo contra esta enfermedad, aunque estará disponible en la farmacia para quien desee comprarla.
La disminución de vacunaciones de varicela ha supuesto, según explica el pediatra, “un brote epidémico de diciembre de 2014 a julio de 2015 con gran número de demandas por este motivo, por las molestias que genera, pero sin complicaciones graves, como es habitual”.

Jornadas
La lactancia materna, la mejor vacuna para el bebé

La actualización en materia de vacunación protagonizó una de las charlas principales de las II Jornadas de Lactancia. No en vano, precisamente, buena parte de las mujeres que apuestan por la lactancia materna lo hacen confiando en sus beneficios sobre la salud de sus bebés, y la suya propia, a múltiples niveles.
Para Victoriano González Trujillo, matrón del Centro de Salud de Herencia y coordinador del Grupo de Apoyo a la Lactancia Materna, la leche materna es, sin lugar a dudas, “la mejor vacuna para el bebé”.
“Entre sus múltiples beneficios para el recién nacido se encuentra la elevada cantidad de defensas que van a proteger al bebé hasta que su sistema inmunitario se hace maduro, sobre todo contra infecciones a nivel respiratorio y digestivo, y la protección frente a enfermedades crónicas como la obesidad, diabetes, asma, alergias, enfermedad celiaca, leucemias, linfomas…”, apunta el especialista.
En la misma línea, insiste en que la mitad de la composición del calostro “son sustancias inmunológicas que actúan como defensa contra microorganismos patógenos y facilitan el establecimiento de la flora bífida intestinal”. Pero además, “la leche madura sigue manteniendo una elevada concentración de inmunoglobulinas y va ocupando un espacio importante el hierro y la lactosa”, apunta.
Tanto es así que el matrón alude a los resultados de un estudio reciente que “desvela que la asistencia a los talleres y/o grupos de apoyo a la lactancia materna reduce a la mitad las consultas en el servicio de urgencias y pediatría”. Iniciativas como la del Grupo de Apoyo a la Lactancia Materna de Herencia, en el que “tanto las madres experimentadas como los profesionales sanitarios debidamente formados dan soporte y asesoramiento a las mamás que están iniciando el camino hacia la lactancia natural, para desterrar mitos y resolver los problemas que se plantean en esta etapa”, explica.
No en vano, más allá de los beneficios sobre la salud, está demostrado que la lactancia materna, que la Organización Mundial de la Salud recomienda que sea exclusiva hasta los seis meses y complementaria al menos hasta los dos años, aporta otras muchas ventajas. Por ejemplo, es solidaria con el medio ambiente, reduciendo el número de residuos, y refuerza el vínculo entre madre e hijo, por citar solo alguno de ellos.
Los expertos remarcan que apenas un pequeño porcentaje de madres cuentan con limitaciones físicas que impiden en la práctica amamantar a sus bebés. Ideas como que “mi leche no les sacia” o que “el niño reclama con frecuencia porque no consigue suficiente” son falsos mitos que generan inseguridad en las madres y lastran la lactancia materna. Una auténtica experiencia que, con el respaldo de estos grupos de apoyo, puede convertirse en una de las más gratificantes en la vida de madres e hijos.

Contacto:
Grupo de Apoyo a la Lactancia Materna de Herencia.
Mª Mercedes Mora: Tel: 637 18 21 70

Anuncios