No nos han enseñado a tener criterio, desde pequeños nos han hecho asumir lo que debíamos hacer sin preguntar porqué, ni poner peros, la protesta no valía, no se admitía ¿No habéis oído eso de: No porque lo digo yo, No porque lo digo yo y soy tu MaPadre, He dicho que no y punto, Aquí mandan los mayores, No te metas en conversaciones de mayores, Aquí deciden los mayores esto no es cosa de niños…?
Cuando crecemos pasamos de obedecer a Papá/Mamá para pasar a obedecer a los que gobiernan, al jefe de la empresa…Y en escalones más bajos (porque hay una enorme escalera de mandos) tenemos escritores, periodistas…Está bien leer a unos y otras, la cuestión es que tras leer, no subamos al gobierno de nuestras vidas a otro ser humano que nos anule o actúe buscando un rédito político/económico. Es bueno escuchar las dos o tres o cuatro versiones de todo y luego extraer el jugo de cada opinión o experiencia para tener la propia. Es como aprender a contemplar un paisaje para luego ser capaces de describirlo, si miras sólo a un lado te perderás el resto, si miras sólo la tierra te perderás el hermoso cielo raso o lleno de nubes que caprichosamente han confeccionado formas magistrales que rompen la monotonía del cian…
Cuando criamos debemos ser mamíferas, esto es seguir el instinto, una vez que has empoderado tu crianza, una vez que has liberado a la loba que estaba presa, no temas que a tus cachorros no habrá dogma que les haga presos o les impida desarrollar una sensibilidad especial ajena a las mayorías. No habrá un best seller que conduzca su vida, no habrá un gurú pediatra que filtre los besos de sus padres, no habrá una ley que un bebé tenga obligación de cumplir so pena de condena sin abrazos, no habrá una mama pavo real que meta a tu hijo en los zapatos de otros hijos, no, no temas a tener tu criterio siempre que se base en el respeto a tu hijo o hija.
Los adultos pedimos respeto, pedimos que se nos escuche, pedimos humanidad, pedimos cariño, pedimos sinceridad, pedimos comprensión, pedimos paciencia, pedimos tranquilidad, pedimos compañía, pedimos que nos escuchen, pedimos consuelo….¿Porqué creemos que un niño o niña no necesita exactamente eso mismo? Menos fórmulas y más corazón e instinto ¡en todo!

Mayka Martín

Anuncios