Algo que me entristece en estos días es ver la falta de protagonismo que tienen los libros entre los regalos que reciben los niños en estas fechas. No he visto colas interminables en las librerías, ni aglomeraciones, no he visto estanterías vacías, no me consta que se hayan agotado títulos y me pregunto cuantos niños han incluido un libro en su lista de deseos para Santa o Reyes. ¿Se han preocupado esos padres de incluir, mediante el ejemplo, a los libros entre lo que es deseable?
Las ventas de las grandes empresas jugueteras son astronómicas, las librerías van cerrando. No sólo cierran las pequeñas, también lo hacen las grandes. ¿Cuántos anuncios de juguetes te has tragado en estas fechas? ¿Cuantos de ellos eran libros?…A un sistema injusto nunca le interesará una infancia que lea…eso es potenciar su imaginación ¿sabes qué propició los avances humanos? Eso mismo, la imaginación, las ganas de materializar sueños, sueños que un libro despierta y que el materialismo anestesia.
El negocio del objeto manipulable vence al mundo de la imaginación y los sueños. Que entre los montones de juguetes que algunos reciben apenas haya, o simplemente no haya, un libro es un muy mal síntoma: el libro no es un objeto deseado y precioso, no forma parte de lo que se sueña, no es divertido, no hace felices. Si el libro no forma parte del mundo de los “regalos” pasa a ser algo sin importancia, tal vez de “obligación” porque nos lo imponen en un sistema educativo “muy mal educado”, porque el entorno que rodea al niño no lee pero si que manda leer los libros que mandan en el cole. Hay niños y niñas que lo único que escuchan sobre los libros de boca de sus padres es: ¡Que caros son los libros del colegio, deberían quitarlos! , ellos no entienden que son otro tipo de libros, que los del cole si que deben ser gratuitos, que hay distintos tipos de libros…Una infancia rodeada de libros, de adultos que disfruten de los libros, de adultos que den vida a los libros cuando los lean para que los libros vivan en los niños y en el futuro adulto, es necesario para cambiar la historia. Un niño que lee es una esperanza de futuro, es una garantía de libertad cuando sea adulto. Por defender un libro han muerto muchos, han sido privados de libertad, las hogueras de las mayores intolerancias se han alimentados con los libros, han sido las primeras víctimas de cada guerra, de cada masacre, de cada injusticia de la historia humana. Si los intolerantes, los injustos, los tiranos, los dictadores han atentado primero sobre los libros, es porque el único enemigo la única cura de esos males son ellos: los libros.
Por favor, que nunca falte un libro en una celebración, que en el mundo de la diversión, de los ratos familiares felices no falte la lectura, que los libros se asocien con la felicidad, la familia y el disfrute, no con el deber, la obligación, la disciplina… Da Valor a los libros en la vida de tu hijo o hija, no le cortes las alas, no ahoguemos más este mundo.

Mayka Martín

Anuncios