El día 5 de Febrero se celebra la festividad de Santa Águeda considerada la protectora de las mujeres. No, no soy creyente, pero eso no quita que admire a las mujeres fuertes que defienden su libertad o su conciencia hasta las últimas consecuencias, recen o dejen de rezar al dios o la ausencia de éste que deseen.

massimo-stanzione-santa-agueda-museos-y-pinturas-juan-carlos-boveri

Historia

Cuenta el hagiógrafo Santiago de la Vorágine en su obra La leyenda dorada, que por el año 250 se publica un edicto general en el Imperio, por el que se citan a los tribunales, con el fin de que se sacrifiquen a los dioses, a todos los cristianos de cualquier clase y condición, hombres, mujeres y niños, ricos y pobres, nobles y plebeyos.
Es suficiente, para quedar libres, que arrojen unos granitos de incienso en los pebeteros que arden delante de las estatuas paganas o que participen de los manjares consagrados a los ídolos. Si te negabas, te retiraban la condición de ciudadano, y se le desposeía de todo, se le condenaba a las minas, a otros tormentos más refinados y a la misma esclavitud.

imagesEsta persecución fue decretada por el emperador Decio, el procónsul de Sicilia, Quintianus, que se había enamorado de Águeda, “cuya belleza sobrepujaba a la de todas las doncellas de la época”. Ella siempre le había rechazado, entre otras cosas porque ya que había ofrecido su vida a Jesucristo, y ahora el desairado gobernador se prometía reducirla intimidándola con la persecución y los tormentos a que se hacía acreedora por su creencias religiosas.

Águeda, como tantos cristianos, fue llevada ante el tribunal para que hiciera su sacrificio a los dioses. Águeda no teme a la muerte, la prefiere antes de acceder a los propósitos sexuales del gobernador. En venganza por no conseguir saciar sus deseos sexuales la envía a un lupanar durante 30 días. Águeda consigue preservar su virginidad a pesar de todo.

Sebastiano_del_Piombo_001

Lleno de ira, Quinciano, manda llamar a Águeda a quien increpa ásperamente:
“Pero tú, ¿de qué casta eres?”
“Aunque soy de familia noble y rica -le contesta-, mi alegría es ser sierva y esclava de Jesucristo”.
En cólera le explica a los tormentos que será sometida.
“¿No comprendes, le insinúa, cuán ventajoso sería para ti el librarte de los suplicios?”
“Tú sí que tienes que mudar de vida, le responde, si quieres librarte de los tormentos eternos.”
Eso enfurece aun más al procónsul, y manda que la sometan al rudo tormento de los azotes, y ya despechado, hace que allí mismo vayan quemando los pechos inmaculados de la mártir, y se los corten después de su misma raíz.
Ella dijo “Cruel tirano ¿no te da vergüenza torturar en una mujer el mismo seno con el que de niño te alimentaste?”

Tras la tortura fue arrinconada en una celda donde se cuenta que tuvo una visión de San Pedro que le curó sus heridas.

Lanfranco,_Giovanni_-_St_Peter_Healing_St_Agatha_-_c._1614

A la mañana siguiente, Quinciano al verla curada preguntó quien lo había hecho, y ella dijo que su Dios.
Quinciano allí mismo prepara una hoguera de carbones encendidos y hace extender el cuerpo desnudo de la Santa sobre las brasas. En esto, un fuerte terremoto se extiende por toda la ciudad. Quinciano manda que se lleven de su presencia a la heroica mujer, que está medio muerta. Cuando la vuelven a meter en el calabozo, apenas alcanza a balbucir: “Gracias te doy, Señor y Dios mío”, antes de morir. Era el 5 de febrero del año 251, último de la persecución de Decio.

Santa_Agueda_-_Zurbarán_(detalle)

Desde entonces se convirtió en patrona de Catania y de toda Sicilia y de los alrededores del volcán, y es invocada para prevenir los daños del fuego, rayos y volcanes. En los males relacionados con los pechos, partos difíciles y problemas con la lactancia, patrona de las enfermeras, y considerada protectora de las mujeres.

Nota importante

Si tienes problemas con la lactancia no reces, acude a una asesora de lactancia, a una buena matrona informada y defensora de la Lactancia Materna, no esperes ayuda de los muertos, de la historia, o de santidades…que un nacimiento es presente y futuro. No estaba de más, a modo de adquisisión de cultura, recordar la figura de esta mujer que sufrió la castración de sus pechos y aludió a su función de medio de alimento cuando lo hicieron.

Mayka Martín

Anuncios