Las tareas de la cocina son nuestras preferidas. Es casi el mejor momento del día, un juego, un equipo que se lo pasa la mar de bien mientras charlamos y reímos.
Una de las tareas que más nos gustan es rallar alimentos. Si, les encanta. Mejora su desarrollo, la motricidad fina. Mejora su autoestima ya que realizar tares por si mismo, que encima les procura el alimento, ¡no sabéis el subidón que les da! Al margen de que les hace, curiosamente, tener más apetito. Si ellos cocinan suelen comer mejor que si sólo tienen que tragar…digo tragar porque algunas mamis/papis parecen querer cebar a un pavo en vez de alimentar a niños.

ipp

Les ayuda cuando empiezan poner el rallador sobre un cuenco, luego ya toman destreza y lo hacen tan bien como mami que lleva años haciéndolo. La verdad es que se volverán unos virtuosos de la cocina al paso que van, yo empecé a meterme en la cocina con 19 años y ellos desde que se mantienen en pie… Siempre quise ayudar, pero me ponían miles de excusas: que molestaba, que era peligroso, que era un lugar para los mayores, aun lo recuerdo como algo que me dolía bastante.

ipp

Pues nada, espero que a partir de ahora dejéis rallar alimentos a los peques, con la tontería mis niños parecen conejitos comiendo zanahorias, rallar y la mitad se la comen a mordiscos. Da gusto verles comer sano.

Mayka Martín

Anuncios