Educar, criar con respeto, no es mostrar sólo respeto a nuestro hijx o nuestra familia, es vivir de forma respetuosa de una forma total. Sólo desde el continuo respeto, desde la coherencia en cada faceta de nuestra vida, podremos ofrecer a nuestros hijxs un entendimiento correcto del respeto. Cuando hablamos de respeto no quiere decir que vale todo, no podemos ser colaboradores o partícipes de injusticias, eso no es respetar, es pasotismo, es dejadez, es egoísmo y en algunos casos puede suponer un delito.
Como ya he comentado en otros artículos la forma de consumir dice mucho de nosotros, y si en tu consumo estás favoreciendo que exploten laboralmente a otros niños del planeta ¿qué mensaje mandas a tu niñx? ¿Qué según donde nazcas se te tiene que respetar o ignorar? ¿Qué como sale más barato prima tu ahorro sobre los derechos humanos de niñxs o adultxs?

Textil

Si examinamos a las grandes marcas, su modo de actuación, veremos en ellas una carencia total de respeto a todo y a todos. Dañan el medio ambiente, las economías y las vidas de muchas personas.

Las condiciones de los trabajadores de estas grandes marcas, son una forma de esclavitud. No sufren esa carencia de derechos sólo los adultos, también los niños son reclutados, unas veces directamente, otras por medio de subcontratas. Todo ello sucede en las zonas más pobres del planeta.

54d4edbc5acf8

En esos lugares de “trabajo” (de esclavitud) tienen que manejar tratamientos tóxicos, o unos métodos de producción que pueden provocar la muerte o dejar importantes secuelas.

“Sandblasting”, es una técnica realizada con arena para desgastar jeans de mezclilla, prohibida en Europa desde 1966, pero aún lícita en países como Bangladesh, China, Pakistán, India o Siria. Marcas como Pepe Jeans, Armani, Diesel tienen proveedores allí. La ONG Ropa Limpia denunció e investigó sobre el “sandblasting”, algunas de éstas marcas aún no dieron ninguna respuesta a la denuncia, ni han reemplazado éste método por otro que no ponga en riesgo a los trabajadores.

Un menor que trabaja en una fábrica de Pakistán, de Camboya o de Bangladesh entra a las 4 de la mañana y sale a las 6 de la tarde. Los horarios rondan entre las 10 y las 16 horas y el salario no supera los 2€ al día. Hay lugares, como África, en los que se suspenden las clases tres veces por semana para llevarlos a cosechar algodón ¿el premio? un caramelo. En Pakistán, un empresario decidió quebrarles las piernas a los niños para que dejasen de protestar por las condiciones inhumanas a los que les sometía. En Bangladesh unas niñas denunciaron que les quemaban la espalda con cigarrillos para que no dejaran el trabajo. En muchos lugares del mundo, los niños son usados en minas porque al ser pequeños acceden mejor a los lugares más peligrosos. Estos niños son sometidos a estas barbaridades para abaratar costes, para aumentar las ganancias. Comprar un producto que ha supuesto este tipo de tortura en un niñx, en un ser humano de cualquier edad o lugar, es apoyar y sustentar que siga ocurriendo.

Hoy-Dia-Mundial-Trabajo-Infantil_TINIMA20120612_0038_5

Ehsan Ullah Khan, activista de Pakistán que encabeza la lucha contra la explotación laboral infantil: “El 100% de la producción de Zara en Asia es trabajo infantil… Comprar un niño en Pakistán es muy barato y una vez que lo has hecho, puedes hacer con él lo que quieras”.

Save The Children: Oficialmente hay 218 millones de niños entre 5 y 17 años esclavos, pero la cifra puede extenderse a 400 millones.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informama en marzo de 2015 que el número de niños obligados a trabajar ha aumentado en el Sur de Asia, una de las zonas favoritas para la industria de la confección. La OIT estima que hay un total de 17 millones de niños trabajadores en el Sur de Asia, de los cuales uno de cada cinco tiene menos de 11 años. Esta cifra es generada principalmente por la India (5,8 millones), Bangladesh (5 millones) y Pakistán (3,4 millones). Este dato cuestiona especialmente a la industria textil, ya que estos son tres de los 10 principales países proveedores de la Unión Europea de productos de confección.

Iqbal Masih, vendido por su madre cuando tenía cinco años a cambio de 600 rupias (12 €). Masih comenzó a trabajar en una fábrica de alfombras persas destinadas al mercado occidental donde además era maltratado y despojado de todos sus derechos. Con 10 años se cruzó en su camino el Frente del Ullah Khan quien consiguió liberarlo y convertirlo en una figura contra la esclavitud de los niños. Después de un viaje a Estados Unidos, la mafia lo asesinó cuando tenía 12 años.

¿Qué empresas son responsables?
Inditex (Zara, Bershka, Massimo Dutti), H&M, El corte Inglés, Gap, Levi’s, Benetton, Nike, Adidas, Reebok, Converse, Mango, Triumph, Primark y muchas otras, que han sido denunciadas abiertamente por ONG’s.

Inditex, la corporación española propiedad de Amancio Ortega, ya ha sido denunciada varias veces por abusos a sus trabajadoras y por explotación laboral por ejemplo, en sus talleres de Tánger y Marruecos. Según un estudio de la ONG Campaña Ropa Limpia, sus empleadas trabajan 12 horas diarias sin paga adicional, humillaciones físicas y verbales, a cambio de un salario de 200 euros mensuales.

Ullah Khan preguntó que por qué no trasladaba las industrias a España, un país azotado por la crisis económica y un alto nivel de desempleo, “Su respuesta fue que los españoles son unos vagos que no quieren trabajar”.

Estas marcas subcontratan su producción a países como Bangladesh, Marruecos, Bulgaria, Vietnam, Tailandia, Indonesia, Pakistán, Turquía, India, Argentina, Honduras, Brasil, Bolivia, Perú, Colombia, México y en cualquier lugar donde puedan reducir al mínimo sus gastos de producción. Poco importa que el ahorrar costes, suponga que alguien no tenga derechos mínimos, que sufra abusos, sea adultx o niñxo.

IMAGEN-12419785-1.png

El informe titulado ‘Human Rights Watch. Trabaja más rápido o vete; violación de derechos laborales en el sector de la indumentaria en Camboya’. Las leyes laborales del gobierno de Camboya son muy poco rigurosas y, además, las marcas obstaculizan que haya una supervisión de las condiciones de trabajo. El sector de la indumentaria y el textil son cruciales en la economía del país. Las exportaciones de ropa y textiles también.

Greenpeace

Greenpeace en su campaña “Detox” ha estudiado a 20 marcas internacionales. Han llegado tras ello a la conclusión de que la industria textil es una de las más contaminantes del planeta. Han hallado sustancias tóxicas en todas las prendas analizadas, pero las de la marca Zara, además tenían sustancias cancerígenas. Los gigantes textiles no sólo contaminan el planeta con su actividad desenfrenada, han comprobado que los artículos que producen mantienen residuos tóxicos, que lavado tras lavado siguen un proceso continuo de contaminación en el agua y en el suelo cuando ya han sido desechados.

Ehsan Ullah Khan : “Por eso siempre digo que no compren en empresas como Zara, Mango, Ikea o H&M, porque con el dinero que les entregas, ellos compran 5 esclavos más”. Khan sostiene que los gobiernos y grandes multinacionales son cómplices de este entramado

Pero esto no ocurre sólo con las grandes empresas textiles, va mucho más allá, por desgracia, pero eso, ya lo trataré en otro artículo, iremos por partes.

Espero haberte concienciado un poco, gracias por leerme.

Mayka Martín

Anuncios