Cuando un día sea un hombre…

Cuando crezca, y en ella la vida se geste, sabré y recordaré que no es cosa sólo de ella, el conectarse y  formarse.

Cuando crezca, recordaré que, cuando mi pareja esté de parto, deberé confiar, no dirigir, temer o condicionar, porque en ese momento despierta la diosa, por mucho miedo que me dé algo que jamás podré sentir, ni revivir.
Cuando crezca, creceré defendiendo la teta que me dio defensas y me puso grande.
Cuando crezca, seguiré sabiendo cuánto amor da el pecho de una madre.
Cuando crezca, defenderé el mejor alimento para el hijo y para la madre.
Cuando crezca, sabré qué es de verdad el tesoro para el niño, y cual es el oro para el comerciante.
Cuando crezca, apoyaré, entenderé y sostendré la Lactancia Materna como Patrimonio irrenunciable de la infancia y el DERECHO de la madre.
Cuando crezca, si no pudiera ser Leche Materna, al menos me aseguraré de que amor no le falte y lo tenga por duplicado, mi hijo y su madre, como debe ser, naturalmente.
Cuando crezca no dejaré llorar ni al hijo, ni a la madre, porque en la felicidad de ambos, está mi felicidad, y el llanto solitario nunca hizo feliz a nadie.
Cuando crezca seguiré recordando que nunca sobré en la cama de mis padres, porque nunca fui tratado como un intruso en sus vidas, ni alguien que viniera a fastidiarles, por eso el colecho será algo natural, porque natural es desear soñar junto a quienes más quieres.
Cuando crezca no seré yo quien mida, ni cronometre los avances de mis hijos, recordaré que a mi jamás quisieron compararme, ni examinarme, para ser el trofeo de algo o alguien.

Y a todo eso se aprende cuando eres pequeño, porque es desde la raíz, el corazón, que crecen fuertes los árboles, y también los hombres…

 

***

Mayka Martín

Anuncios