Me gustan las personas que no hacen caso a la norma cuando está en juego el respeto a sus hijos.
¿Sabes quién es la cantante Adele? A mi me encanta su voz, es maravillosa, pero ahora me gustará sin duda más. La cantante británica ha sido noticia por algo que no debiera serlo, y es que ha decidido escuchar y respetar a su hijo cuando le pidió disfrazarse de princesa Disney.

Horas antes de su presencia en los Premios Grammy 2016, Adele paseó en familia por Disneylandia y fue fotografiada junto a su familia, lógicamente, el revuelo vino por cómo iba vestido su hijo Angelo, de tres años, el pequeño iba disfrazado como una de las princesas de Forzen.

Ese simple hecho, algo natural ¿o no? generó el comentario de miles de personas en distintas redes sociales y medios, unos apoyaron la decisión de Adele de permitir a su hijo disfrazarse de lo que más le guste sin importar lo que pueda decir la sociedad al respecto. ¿Permitir? Esa es la palabra que usan los medios al hablar del tema…¿No nos damos cuenta de que bien parece que los niños sufren una suerte de presidio o supra control? Puedes prohibir que beba coca cola, es dañino, ¿pero vestirte de algo? Nadie llenará las redes de comentarios porque circule una foto del hijo de Adele bebiendo ese refresco hiper azucarado (entre otras cosas), pero si que reaccionan ante un simple disfraz de princesa en un niño…Igual que si ella hubiera puesto una foto en la red amamantando hubiera sido escandaloso ¿no vemos que reaccionamos ante cosas naturales e incluso beneficiosas, mientras toleramos y normalizamos lo dañino?

Algunos de los comentarios decían cosas como “Todavía no me he recuperado al ver a Adele dejar a su hijo vestir como una princesa. Realmente nunca pensé que pudiera quererla más”. O “Adele le hace una peineta a los roles de género y deja que su hijo vista como Anna de Frozen para ir a Disneylandia”. Mientras que el cantante irlandés Bry escribió “No suelo comentar la prensa de cotilleos, pero esto destruye las barreras de género”, junto a las fotos de la familia de Adele en Disney.

Hace pocos meses, los fotógrafos captaban la imagen de la cantante en el aeropuerto JFK de Nueva York con su hijo Angelo disfrazado de Spiderman. Es decir, ese niño se viste de lo que le apetece ¡y ole sus padres!

La maternidad ante todo

Adele ya había pospuesto lanzar su último disco que salió en noviembre pasado ya que quiso centrarse en disfrutar de la maternidad, su hijo nació en 2012.

“Lo primero que hago en la vida es ser madre, luego va mi vida personal y luego va mi trabajo”,

“Estoy muy orgullosa porque haya nacido de mi vientre. Esa persona que está empezando a andar y a tener independencia. No puedo esperar por saber quiénes serán sus mejores amigos; quién va a ser su novia o su novio o qué películas le van a gustar. Siempre le apoyaré sin condiciones en todo aquello que quiera hacer o ser”.

Afirma la cantante, ¿Será una mami defensora del apego seguro? Sin duda lo parece

Anuncios