Yo cada vez alucino más con la clase política y sus propuestas para que la conciliación laboral y familiar mejore. Ahora no se les ocurre otra cosa que la de manejar los horarios televisivos, que se limite el prime time a las 23.00 a partir del 1 de enero de 2017, lo anuncian “como un paso más para la conciliación de la vida laboral y familiar”. Y yo me quedo ojiplatica al leer esto ¿de verdad creen, o alguien se traga, que cambiar el “prime time” televisivo va a hacer posible que dispongamos de más tiempo para pasar en familia? A ver, ¿es que hay quienes sacrifican el tiempo de estar con sus hijos por ver “Sálvame” o “Gran Hermano”? Sobre los partidos de fútbol, sobre todo si juegan el Barça y Real Madrid ya me sé la respuesta, por desgracia…¿pero a tanto llegamos, o es un desvarío más de la clase política?

Los políticos, no digo nuestros, porque muchos no los sentimos para nada cercanos a nuestras realidades, buscan “un consenso por convicción entre todas las cadenas públicas y privadas, sin perder audiencia ni productividad”, quieren reunirse todos para lograr un compromiso de todas cadenas de televisión “como si fuese un objetivo de responsabilidad corporativa”. Esto va unido a eso de que la jornada laboral acabe a las 18h, cambiando la hora claro, y que ya os dije que era otro “timo de la estampita”, piensan que “es razonable también que los programas de televisión de máxima audiencia de las televisiones públicas y privadas se emitan más pronto”.

telerinEs el “vamos a la cama” que nos ponían hace años, pero más disimulado, y para adultos. Resumidamente, como cuando estás en la discoteca y empiezan a ponerte temas aburridos para invitar a marcharse al personal. Es evidente, que esto no une a la familia, quizá, poner películas familiares, programas que puedan ver niños y padres juntos, ofrecer una televisión de calidad, saludable, como cuando yo era pequeña, que los sábados teníamos una serie de dibujos animados (Érase una vez…, David el Gnomo, Los viajes de Willy fog, Dartacan y los tres mosqueperros…), luego una película familiar, y un documental (El hombre y la tierra, Jacques-Yves Cousteau…), y nos daba tiempo a ir al parque, los domingos era más o menos igual. Pero también es cierto que eran los menos, los padres que trabajaban los sábados, ahora son muchos, ¡y los dos!, algunos sólo disponen el sábado para ir al centro comercial y hacer la compra, a veces corriendo para poder ver el partido o el programa estrella de alguna cadena, que triste… El tiempo en familia no debe asociarse en exclusiva a la TV, es muy mal reflejo éste que han hecho los señores políticos ¿Por qué no impulsar campañas desde las que el Estado promueva un ocio familiar saludable? ¿Por qué no hacer actividades familiares desde los distintos ayuntamientos, gratuitas, por supuesto? ¿Cine gratuito para familias de películas que no sean de estreno? Seguro que con bajarle a los señores políticos la gama el coche oficial y que el móvil que usen no sea de última generación, seguro que hará posible que nos dé para muchos eventos y actividades…Total viven del dinero público, el tuyo y el mío ¿No seria lo justo que nosotros decidamos en qué invertirlo?

tv no es conciliacion

“Se trata de adelantar los telediarios una hora, adelantar también los programas infantiles y que los programas de máxima audiencia tengan como tope las 23.00 para poder también descansar más y favorecer la conciliación”

Este toque de queda, no creo que haga conciliar. Fomentar una forma de ver la vida familiar alejada de la TV, los videojuegos, las tecnologías, el sedentarismo, SI que hace mejorar la vida familiar, aunque sigue sin ser factible una conciliación mientras que no se entienda que conciliar es AÑADIR, SUMAR, tiempo en familia, no tiempo para que cuiden otros a tus hijos, no es salir antes del trabajo si has entrado antes, no es adelantar telediarios o el “prime time”, a los bebés, a los niños les interesa poco o nada si su MaPadre sale a las 6 ó 7, le interesa que sigue estando separado de sus padres más de 8 horas, a los pequeños poco les importa GH o un Barça/Real Madrid, son muy inteligentes, quieren la atención de sus padres, la NECESITAN, y adelantarles los programas es enfocar la atención de los padres hacia la TV y no hacia la familia, hay que disuadir del uso indiscriminado de la TV cuando se está en familia, menudo mensaje manda la clase política, pero ya sabemos, en la antigua Roma era “Pan y circo”, ahora los nuevos “emperadorcillos” a sueldo de otros más poderosos, nos dan “Fútbol y Pizza” o “Cotilleos y Hamburguesas”, y a dormir pronto que hay que levantarse antes para trabajar…¿y dónde está esa conciliación? ¿Me lo explican?

Mayka Martín

Anuncios