“Madre de las parteras modernas”, Ina May Gaskin, dejó caer sus conocimientos sobre un grupo de enfermeras, educadoras y doulas en la ciudad de Nueva York, y tuve la suerte de estar ahí. La comunidad dedicada a los nacimientos de la ciudad de Nueva York no se reúne lo suficiente — es duro cuando se atiende a nacimientos nocturnos — así que fue maravilloso mezclarse con esas damas. De ellas se desprenden vibraciones que, ¿me atreveré a decirlo?, emanan poder.

Ina May habló durante poco rato y respondió a muchas grandes cuestiones. Aquí están los puntos más importantes.

  1. Inducir a una mujer antes de que esté lista es como intentar recoger manzanas en julio: “La fruta no estará tan dulce”.
  2. Recalcó un magnifico video de un elefante en Bali dando luz y resucitando a su niño por sí misma. “No tomó una clase de resurrección de niños elefantes”, señaló Ina May.
  3. La diabetes gestacional y la hipertensión se hacen más raras cuando las mujeres se ven menos expuestas al stress y tienen acceso a comida de verdad (no procesada). “Recortar las cosas blancas, el azúcar y el almidón”, dijo. “Y si coméis carbohidratos, no os tumbéis después. Levantaos y haced algo. Emplead esa energía”.
  4. Compartió una terrible historia respecto a una mujer de Cape Fear, Carolina del Norte, que fue examinada por siete obstetras, inducida y a la que después se la hizo una cesárea, para después descubrir que ni siquiera estaba preñada. A ninguno de los doctores se le había ocurrido palpar su estómago para notar al niño. NO estoy ni siquiera segura de comprender la historia lo suficiente como para repetirla — era un embarazo psicológico — pero la moraleja era que la comadrona se hubiera dado cuenta simplemente tocando a la mujer. Lo que es cierto.
  5. Hay un doctor en Nueva York que es capaz de hacer nacer a un niño que viene de nalgas vaginalmente. No conozco el nombre del doctor pero Ina May insistió en que no podemos dejar morir los conocimientos necesarios para ayudar a parir de nalgas.
  6. Muchas enfermeras no tienen el entrenamiento que se merecen y necesitan. Algunas enfermeras en el grupo señalado no es que tengan una enseñanza mala, pero que la realidad de los hospitales escuela y la dinámica enfermera/doctor les hace muy difícil el poder hacer mucho en lo que respecta a ayudar a nacimientos no medicados.
  7. Elogió a las doulas, indicando que su trabajo requiere mucha paciencia y habilidad para no unirse sentimentalmente. Oh, sí.
  8. Habló de un obstetra japonés que ha comenzado un programa de embarazos en Japón, que enfatiza mucha actividad física en el embarazo, especialmente actividades clásicas como sentarse, arrastrarse y básicamente limpiando el suelo. Habló sobre como sentarse en una posición semireclinada es malo para la posición del niño — incluso durante el embarazo. El doctor japonés ha tenido un éxito extraordinario con su programa.
  9. Piensa que América sólo puede salvarse con una medicina universal y que necesitamos más comadronas, asistiendo en los nacimientos, como hacen en la mayor parte de los países de Europa Occidental (donde hay mejores estadísticas para la salud maternal y fetal).
  10. Nos enseñó como emplear un Rebozo, que es básicamente un largo pañuelo que se coloca debajo de las caderas de una madre que está pariendo cuando está tumbada y entonces empujando sus caderas Arriba y de lado a lado. Esto puede empujar a un niño fuera de una posición incómoda para ayudar al parto en progreso. También nos contó la famosa historia de la maniobra Gaskin, una técnica muy simple y ahora probada para resolver la distocia de los hombros en la segunda etapa del parto. Mama se pone a cuatro patas y los hombros salen (Había mucho entusiasmo por empujar desde otras posiciones aparte de desde la espalda).

Esto por ahora. Ya volveré con Ina May apenas pueda mientras compro su nuevo libro, Birth Matters. Siempre quedan cosas por aprender de esta leyenda viva.

Autor: Ceridwen Morris

Traducido: Crianza Con Apego Natural

Anuncios