El tiempo que pasan frente a una pantalla es tiempo restado en su desarrollo

Durante la primera infancia, hasta los 7 años, el niño precisa del movimiento, es algo esencial para ellos [1]. El movimiento posibilita al niño el relacionarse con su entorno y a la vez desarrollar su cuerpo, su mente y su espíritu.

¿Has observado los distintos logros de tu hijo a través del juego, de su agilidad en el movimiento? Claro, así es como ponen en práctica las nuevas habilidades psicomotoras, y aprenden nuevas, a través del movimiento, poniendo a prueba siempre su máxima capacidad, para ir cada día más allá, sin límites.
Durante los dos primeros años, lo que principalmente percibe de sí mismo, y de los demás, son las acciones y qué resulta de éstas (movimiento, efecto). Explora y comprende su entorno. Luego las acciones se vuelven más osadas, no se queda en lo que ve, busca, explora…

Hay que facilitarles la libertad de movimiento precisa para que adquieran fuerza y control en sus músculos, ello facilitará que puedan explorar, gatear, dar sus primeros pasos, correr, saltar, modelar, dibujar, construir, experimentar…

Para dominar el movimiento hay que moverse, igual que para aprender a nadar hay que nadar, o para aprender a leer hay que leer, una y otra vez, hasta que controlemos la destreza.

El movimiento influye directamente en la organización psicológica del niño o niña, las vivencias que estimulan el desarrollo psicomotriz fomentan su óptimo desarrollo global, es decir, mental y físico, espiritual. Moverse no sólo equilibra su cuerpo, también su mente.

Es a través del juego como va consolidando sus destrezas físicas, desde el primer juego sensorio-motor caracterizado por chupar, golpear, apilar, tirar, lanzar, etc, hasta los juegos en los que han de realizar determinadas acciones y evitar otras.

juego libre

Si sientas a tu hijo frente a un televisor, con una tablet, con una consola, con el móvil, le estás restando todo el tesoro que supone la actividad física en su desarrollo, le estás perjudicando con respeto a ese desarrollo integral que proporciona el movimiento. Esos primeros años es necesario que pueda desplegar al máximo su iniciativa de movimiento, y de acción, para que el pensamiento se desarrolle correctamente y el niño pueda adueñarse de su entorno. Con el movimiento se enlaza su afectividad y sus deseos, y nace y refuerza sus posibilidades de comunicación, se forja su identidad. Caminar no es sólo movimiento, es producto de la maduración del sistema nervioso y del entrenamiento, del movimiento, y del deseo de individuación y descubrimiento, a parte del natural instinto de dominio del entorno. Viendo como anda un personaje de dibujos, el niño no aprende a andar, observando como se divierten los animalitos que salen en los dibujos, ellos no se divierten, se entretinen, que es distinto. No hay vivencia en la observación de lo que otros hacen, sin vivencia no hay verdadero aprendizaje. Si está frente a la TV, no está en el parque, no está jugando con el balón, con las construcciones…Su cuerpo se vuelve pasivo frente a un objeto, que aveces habría que ver qué mensajes le lanza.

Si ves que un amigo pone fotos del Caribe, tu no has estado ahí, lo has visto ¿y qué es mejor, vivir o mirar? Mirando la TV muchos dejan la vida pasar…¿Dejaremos que se les pase la infancia?

Todo el tiempo que un niño pasa frente a una pantalla, sea cual sea el tipo, es tiempo de juego, de movimiento, que ha dejado de experimentar. Restan muchos años en los que su cuerpo no necesitara del movimiento que SI NECESITA, durante los 7 primeros años, hay que respetar sus tiempos. La tecnología es buena, hay buenas opciones, hay juegos útiles (mejor un juego en el que interactúa que ser espectador pasivo ante una pantalla, según expertos), pero cada cosa a su tiempo. Los 7 primeros años debemos respetarlos, restan muchos más para usar tecnologías, yo empecé con 35 años a usar Internet, ordenadores, y en dos años ya sabía hacer hasta páginas o vídeos, no hay que correr, tenemos la capacidad de aprender perfecta si es a su tiempo y si en verdad deseamos aprender algo.

Al niño que sientas frente a una pantalla, será un niño al que le frenan y restan entrenamiento en su desarrollo psicomotriz.

No le pongas freno a su capacidad de vivir, dale alas para que pueda vivir plenamente.

Mayka Martín

[1] En torno a los 6/7 años es cuando se consolida en situaciones comunes, en las excepcionales en torno a los 11/12 años. La Educacion Psicomotriz, Necesidad de Base en El Desarrollo Personal Del Niño, Antonio Mesonero Valhondo, Psicólogo-Sofropedagogo.

Anuncios