Ni un peque más en peligro, por favor

¿Sabes que tu hijo como más seguro va, cuando viajáis en coche, es a contramarcha? Si, aunque vendan y autoricen sillas que no van contramarcha, éstas no son lo suficientemente seguras para los pequeños. Por eso es tan importante que los MaPadres estemos informados.

Según nuestra normativa los niños que midan menos de 1,35 metros deben viajar siempre en el asiento trasero, y es mejor que lo hagan a contramarcha.

Las estadísticas han demostrado que viajar de espaldas a la marcha es cinco veces más seguro que ir mirando hacia delante. Los Países Escandinavos ya han adoptado el ir a contramarcha como algo imprescindible para la seguridad de los niños y presentan los índices más bajos de mortalidad infantil en carretera de todo el mundo.

¿Por qué para ellos es mejor ir contra marcha?

Porque la cabeza de un adulto únicamente representa el 6% del cuerpo, mientras que en un niño menor de dos años es del 20%. El cuello del pequeño es muy corto y la zona pectoral y abdominal excesivamente grande en comparación con la de los adultos. Para tener la mejor protección la silla del auto deberá salvaguardar con especial atención las partes más frágiles del niño, esto es: la cabeza, el cuello y los órganos internos.

A 50 kms/h la cabeza de un bebé de 6 meses (2 kg aprox.) aumenta su peso hasta los 60 kg (aprox.), si la silla está colocada de cara a la marcha en la que el niño está sujetado con un arnés que bloquea sus hombros, la cabeza acaba siendo lanzada con tal fuerza que el cuello acaba siendo incapaz de soportar esa fuerza, causando por ello lesiones de extrema gravedad o incluso la muerte.

Cuando el niño viaja a contramarcha esto no ocurre, ya que la cabeza, el cuello y la espalda están alineados sobre el respaldo y la fuerza del impacto acaba siendo absorbida por la propia silla, de este modo se salvaguardan al máximo las zonas más vulnerables del niño y se reduce considerablemente la presión sobre su tórax y abdomen.

¿Hasta cuando debe viajar así?

Todo el tiempo que sea posible, todo niño debería viajar de espaldas a la marcha como mínimo, y sin excusas, hasta 2 años de edad. Así mismo se recomienda fervientemente que se alargue hasta los cuatro años, e incluso hasta los siete.

Hay sillas homologadas del grupo 1,2 y 3 diseñadas para ser utilizadas de espaldas a la marcha hasta que el niño alcance los 36 kilos de peso, es decir, hasta aproximadamente los 10 años y 25 kilos de peso.

Cifras

Suecia adoptó esta medida desde hace más de 40 años. En este país, entre 1992 y 1997 solamente 9 niños que viajaban en sillas a contra marcha fallecieron en accidente de tráfico, a pesar de que se vieron envueltos en accidentes con consecuencias catastróficas por aplastamiento o intrusión.

En España se producen accidentes con consecuencias de poca gravedad para los adultos pero que resultan muy graves o incluso mortales para los más pequeños por viajar a favor de la marcha.

Por eso “Yo me sumo a contramarcha” ¿Y tú?

Mayka Martín

Anuncios