Quienes defendemos el concepto de criar en tribu, somos los más tradicionales del mundo, porque así se criaba hasta hace un siglo en todo el planeta, y en algunos lugares aun se sigue haciendo. Criar sin tribu es lo moderno, criar en núcleos familiares tan pequeños, mínimos, es cosa de la industrialización y del exilio a las grandes ciudades de lo poco sano que quedaba en las organizaciones humanas, sobre todo occidentales. Muchas mujeres estamos criando solas con nuestra pareja, incluso solas, y eso está repercutiendo negativamente en la crianza y en todas las relaciones humanas finalmente.

1910
1910

Cuando hablas de criar en tribu, no estás hablando de ir en taparrabos, sin duda, quien habla de indumentarias en vez de construcción social cuando se habla de tribu, o es un inculto, o sin duda un capitalista empedernido que teme desprenderse de sus vaqueros “made in Indonesia” gracias a las manos de algún niño explotado.

tribu

Cuando hablas de tribu, mis compañeras y yo, las de la tribu de crianza con apego, hablamos de criar en comunidad, con humanos, no con vecinos del 4º, sino con: Maria y Pablo, José y Pepe, Aurelio y sus hijos Luis y Laura, hablamos de convivir, de reconstruir comunidades humanas y humanizadas, y no del “hola y adiós”

Cuando hablamos de criar en tribu, hablamos de la organización social que aun resiste en las zonas más rurales de nuestro país, es cuando los niños tienen su padre, su madre y muchos adultos que le cuidan, dan sostén, sabiduría y amor, porque saben que lo más preciado de una civilización es su infancia, no su economía o los metros cuadrados de su casa.

Huelva (1930)
Huelva (1930)

Cuando hablamos de criar en tribu, no hablamos de olvidar y difuminar la unión biológica y emocional con la madre que pare o el padre que cría, hablamos de que éstos, no se crean los propietarios de su hijo, sino que ese hijo, es un ser humano independiente que todos, dentro de su tribu/comunidad, deberá ser cuidado por los adultos como si también fueran parte de su familia biológica, con el mismo celo que si fuera un hijo propio ¿daña la figura materna que haya más mujeres que preserven la integridad y derechos de su hijo? Cuando yo he cuidado a hijos de otra mujer y me han llamado incluso mami por error alguna vez ¿No era un precioso regalo para la madre de esos niños que me llegaran a querer tanto como para llamarme mami por error? Eso sólo significa que yo les cuidaba con el amor más cercano al que da una madre sin serlo ¿Qué madre no desearía poder irse a trabajar sabiendo que quieren y cuidan a su hijo casi como una madre? Tu unión biológica y emocional permanece intacta, tranquila, pensar lo contrario es síntoma de posesividad respecto a tu cría, piénsalo. Quien teme perder, es que cree poseer…

Foto de 1860
Foto de 1860

Cuando defiendes la tribu, no atacas al núcleo familiar primigenio, el más común, el tradicional hombre/mujer, lo estás haciendo más fuerte, porque una mujer que cría con el apoyo de otras mujeres sufre menos estrés, su hijo no tiene que ver a una madre estresada, en tribu hay apoyo para la madre y apoyo para el padre, eso reduce los roces negativos en la pareja que individualmente se sienten relajados y sostenidos, si antes duraban mucho más las parejas, y las relaciones eran envidiables, no era sólo porque no existiese el poder divorciarse o que se aceptaran cosas que no se debía, es que no estábamos solos, tan solos como lo estamos en las grandes ciudades.

Cuando defiendes criar en tribu, no hablamos de poliamores, ni de relaciones abiertas. No, nadie habla de que se hagan turnos en tu cama, ni de que tengas que aguantar a tres amantes, o siquiera a uno, eso lo dicen los que realmente es lo que desean y no lo confiesan (ya sabéis: se cree el ladrón…). No, en la tribu, al caer la noche, cada uno vuelve a su cabaña, a su tipi, a su casa, con su pareja y su idea de pareja, con sus hijos, y a descansar hasta el día siguiente.

tribu

Cuando se criaba en tribu si un hijo era abandonado por su padre el resto de varones aportaban y eliminaban la carencia emotiva, no tranquilos, no lo hacía en le lecho de la madre, salvo que ella lo quisiera claro, sino en su desarrollo emocional, igual que tantos abuelos que han hecho de padre, o un tío, o un hermano mayor incluso de la madre. Las ausencias, en tribu, apenas producían daño emocional en los menores. Si la que faltaba era la madre, normalmente porque moría en el parto, siempre había una mujer que tomaba su lugar y cubría todas las necesidades de apego del bebé. En la tribu, no hay huérfanos…

Cuando se cría en tribu, una madre que no puede amamantar no necesita enriquecer a Nestlé o cualquier otra marca, un niño al que su madre no puede darle Lactancia Materna siempre tiene una teta saludable dispuesta a alimentarle y convertirse en su madre de leche. En mi familia hay, y yo tuve una madre de leche, mi querida tía, y mi abuela paterna ha alimentado a muchos más que sus seis hijos.

1875
1875

Cuando criábamos y paríamos en tribu, apenas existían cesáreas, ni partos instrumentalizados y medicados, nadie dudaba de la capacidad de parir de la mujer, ni de amamantar, nadie dudaba de la Diosa Madre que todas custodiamos en nuestro interior. Y se pude hacer uso de la ciencia estando en tribu si es preciso, pero lo que no permitirá jamás la tribu, es que alguien dude de tu poder como Mujer, y como Madre, si es que has decidido serlo.

Cuando hay tribu, siempre hay un plato de comida en la mesa para compartir, un abrazo presto, una calidez en la palabra, hay relaciones humanas y no redes sociales virtuales que desaparecen cuando cierras la conexión y te quedas en la soledad real física que muchos sufrimos a pesar de vivir en ciudades atestadas de gente.

Mediados del siglo XX
Mediados del siglo XX

Para criticar nuestro concepto de tribu, el de las que criamos con apego, antes hay que leer, vivir, y conocer, es muy fácil usar términos apocalípticos, sobre todo si se mezcla con política, el peor de los vertederos de este mundo.

Si miramos la forma que tienen de relacionarse los humanos que viven en núcleos de 50 habitantes, por ejemplo, veremos seguramente una tribu, porque tribu es comunidad, son lazos sociales reales, humanos y no imposiciones comerciales o políticas. La tribu es el pueblo que se convierte en comunidad, no en comuna, es la preservación de la sana tradición y la vacuna contra el capitalismo y la globalización.

Elche, España. Principios del siglo XX
Elche, España. Principios del siglo XX

Que la tribu desapareciera en algunos lugares no fue evolución, fue la intención de los poderosos para mantenernos divididos y enfrentados, asustados y desconfiados.

Cuando sufrimos el azote de una guerra, replegamos en tribu a la búsqueda de un exilio en paz caminando cientos de kilómetros y cruzando mares…Cuando alguien se convierte en presa, es que abandonó la fuerza que le daba la tribu, la tribu es comunidad, es manada, es esa familia con la que no es necesario que compartamos sangre y a la que a veces nos puede unir algo más fuerte que ese líquido vital a veces sobrevalorado.

No, este sistema no quiere tribu ¡está acabando con las pocas que quedan! Sencillamente las tribus son la resistencia, es el grito humano social con capacidad de sobrevivir al hedonismo, al egoísmo, al individualismo insano, a la destrucción del espíritu de comunidad y también del humano mamífero.

Cuándo buscamos a mujeres que comparten nuestra forma de criar ¿qué crees que estás haciendo instintivamente sino buscar tu tribu perdida, la que te han robado con los cuentos de la “modernización”? Es tu voz interna, tu sabiduría, la que te empuja a buscar la tribu, porque la tribu, es la superviviencia de la tribu y de la especie.

Pero claro, para hablar de la verdadera tribu, hay que haberla vivido, y no hablar sin saber y con el veneno de lo político en el pensamiento y en la lengua…

Mayka Martín

Anuncios