Estamos en campaña, y ya se sabe, hay que prometer y prometer hasta…ganar las elecciones, luego ya se sabe “donde dije digo, digo Diego”. Me da igual el color de la formación, sinceramente, todos acaban haciendo uso y abuso del populismo (que me demuestren lo contrario, me alegraré al extremo), y cuando han dicho un disparate como es el caso, mejor no callarse.

Mariano Rajoy (PP) demostró a qué nivel de bajeza moral puede llegarse en periodo electoral. Siempre he visto lanzar “chuches”, es decir, promesas populistas que saben perfectamente que no van a cumplir, a los padres, pero que ya se llegue al extremo de hacerlo con los niños, es de juzgado de guardia. Cualquier PaMadre sin duda debería no votar a quien promueve hábitos mal sanos a los niños, o esa es mi opinión. ¿Podemos consentir este tipo de manipulaciones hacia los niños? ¿Qué puede impulsar una formación política que promete cosas así desde el Ministerio de Sanidad teniendo el poder? Si es que a base de recortes no acaban por hacer desaparecer dicho Ministerio…

En un programa de Telecinco, «26-J quiero gobernar», un grupo de niños realizaba preguntas a distintos candidatos, el candidato por el PP, conoció a Pablo Gomariz un niño que se disfrazó de él, el día al que le tocaba ser entrevistado y que vive en Molina de Segura. En su visita a la localidad haciendo campaña, el candidato popular ha prometido al pequeño que bajaría los precios de las «chuches» porque iba a bajar los impuestos.

Rajoy le prometió a Pablito (es como le llaman) y que tiene 7 años, que le bajaría el precio de las chuches, no le dijo “Bajaremos el IVA de los libros” o “Los libros escolares serán gratuitos”, no, el candidato ve más importante facilitar el acceso a las chuches a los niños y niñas españoles, cuestión de prioridades de dicha formación.

¿Para cuándo bajar hasta hacer desaparecer los casos de corrupción? Pero no prometerlo, sino hacerlo…Eso es, bajemos el precio de las chuches mientras recortamos de nuevo en sanidad o educación tal y como demandan desde la UE, que mientras los padres tengan fútbol y cerveza, y los niños chuches, tienen el voto asegurado, y si no por lo menos, ellos seguirán teniendo el negocio montado.

Quienes seguro que te votarán serán los dentistas sin conciencia, los “malos nutricionistas” y los vende dietas “milagro”, porque lo que es yo, y muchos que piensan como yo; ¡espérate sentado!

Mayka Martín

Anuncios