Jugar con la arena es algo que prácticamente a todos los niños (y no tan niños) les gusta. Al margen de gustarles tanto, esa actividad favorece muchos aspectos del desarrollo infantil, llegando a ser ideal para realizar regularmente, quizá por ello en muchos parques exista un arenero.

Jugar en la arena es toda una experiencia sensorial, los movimientos y coordinación necesarios en la actividad, impulsará equilibradamente el desarrollo muscular y óseo de niños y niñas. Al sentarse y levantarse, guardar equilibrio, estirar el brazo para alcanzar el cubo o la pala, moverse alrededor de lo que construye, está utilizando grandes grupos musculares, la coordinación, un aumento sus habilidades motoras gruesas.

Cuando coordina el uso de la pala o el rastrillo, cuando llena de arena el cubo, cuando hace un agujero, un caminito, al calibrar movimientos, presión, fuerza para que sus montañitas no caigan, está usando grupos musculares pequeños, ejercitando su desarrollo motor fino.

Ofrecer arena seca y mojada, da posibilidad de ampliar estos beneficios y enriquece su campo de conocimiento y experimentación.

Beneficios:

Matemáticas básicas y habilidades científicas

Jugar en la arena ejercita su cerebro ofreciéndole conocimiento de matemáticas básicas y habilidades científicas. Al llenar y vaciar objetos de distintos tamaños, adquiere habilidades matemáticas básicas. Más adelante podemos jugar a contar conchas, piedras pequeñas que encontremos, los castillos que construimos.

Aumenta el vocabulario

Con una nueva experiencia siempre aumenta el vocabulario, hay que contar qué hace, nombrar los nuevos utensilios, acciones, nuevas interactuaciones.

Es arte

Moldea, crea formas, construye, es una expresión artística, de su creatividad y por lo tanto emotividad, de su personalidad incluso. La arena es un juego excelente para sacar toda nuestra capacidad de crear.

Educa en la realidad

Jugar con la arena mantiene la curiosidad del niño, algo que le impulsa a seguir aprendiendo, conociendo la realidad que le envuelve, la naturaleza, sus tesoros, alimenta su motivación a la hora de explorar el medio, crear formas con él, deshacerlas e inventar juegos nuevos con materiales naturales.

Estimula los sentidos

La arena sin duda alguna estimula sus sentidos, ayudando a desarrollar sus capacidades psicomotrices, el equilibrio y las habilidades óculo-manuales, al cargar y llevar de un lado a otro cubos de arena, caminar con los pies descalzos sobre ella, construir y destruir con las manos, sintiéndola entre los dedos, de las manos o los pies, es toda una experiencia para sus sentidos.

Dota de habilidades sociales

Si juegan junto a otros niños, o con los padres, el juego en la arena favorece el desarrollo de las habilidades sociales, la cooperación, todo ello gracias a la actividad en equipo

Hábitos de higiene nuevos

Al enseñarles a limpiarse la arena, sacudirla de la ropa, de los zapatos, aprenden hábitos de higiene nuevos. También debemos limpiar de arena de los objetos que hemos usado en ella y que al llegar a casa hay que darse un baño.

Actividad al aire libre

Los juegos al aire libre están llenos de beneficios para su salud, hay que recordar que la exposición al sol es imprescindible para la sinterización de la vitamina D, tan necesaria (siempre siguiendo las pertinentes recomendaciones de seguridad con respecto a las actividades al sol) y esa imprescindible conexión con la naturaleza que se lleva a cabo.

Es juego simbólico

También puede ser un juego simbólico, cuando recrean ciudades, personas, y éstas interactúan, están construyendo su visión de la sociedad en la que vive.

También lectoescritura

¿Qué hacemos casi todos, si, nosotros los adultos, en la arena? Escribir, todos tenemos esa inclinación a dibujar o escribir algo, ellos también. En cuanto encuentran un palito, con el dedo o con algo semejante, ahí están practicando la escritura.

La arena ofrece una riqueza de aprendizaje infinita, sobre todo a ojos de los más pequeños, aprovecha el buen tiempo y si no puedes ir a la playa, ve a un parque, o hasta puedes poner un arenero en casa, si te es posible claro, hay veces que nos pisos no dan para ello ¿verdad?

Mayka Martín

Anuncios