Una mami, Mónica, me pide que hable sobre un problema que ella tuvo en su parto reciente, hace 3 meses, algo que no es común, que es poco conocido, para informar a otras mamis al respecto y aquí estoy…

La mami cuenta que, cuando llegó el momento de su parto, fue algo “inesperado, caótico, vivido y a la vez temido…”. Ella había tomado la decisión de parir en casa, acompañada por “unas matronas amorosas y muy profesionales”. Todo iba perfectamente “la dilatación fue rápida a pesar de ser primeriza. Me sentía conectada y plena. Hasta que todo se paró, justo en el momento del explosivo, las contracciones se pararon.”, así que sobrevino el miedo, el no entender qué pasa. Por fortuna, ella estaba acompañada de profesionales que, ante una dificultad, sabe bien qué hacer, existe un protocolo, así que enseguida la llevaron a un hospital. Hay que tener claro que los partos en casa deben ser acompañados de personas que saben qué hacer en cada momento, profesionales, y que son, para mi, una de las mejores opciones para traer un hijo al mundo, en su casa, su nido, su hogar, rodeado de su familia.

Como pasa siempre que nos sentimos amenazadas, el parto se frena, y así le pasó a nuestra compañera, “el dolor que horas antes me mantenía conectada, ahora se convertía en gritos y temblores. Prisas, tensión, manos, frío, nervios, cero empatía…”, finalmente usaron ventosa, pero no anestesia, que cambio tan duro en esos momentos la verdad.

No le permitieron hacer piel con piel con su bebé, apenas lo vio dos segundos, se lo llevaron rápidamente, ni sabía donde estaba y sólo podía llorar. ¿Os suena? Seguro que a muchas si…No hay nada más terrible para un recién nacido que le separen de lo único que conoce: su madre. Ni nada peor para una madre que acaba de dar a luz, que le separen de su bebé a quien ha atesorado en su vientre, soñado y amado durante 9 meses.

Entonces le dijeron “que este niño era un milagro: cordón único con inserción velamentosa”. Ella no sabía lo que era, yo misma tampoco hasta que me he informado sobre ello la verdad. Le explicaron qué era, pero “seguían las ganas de llorar y el frío…cómo recuerdo el frío…” ¿Tú lo recuerdas? Yo también lo recuerdo aunque en otras circunstancias.

Su bebé está sano, está bien, y ella se repone de esa herida que superas, o luchas por superar, pero que no se olvida porque va unida a uno de los acontecimientos más importantes de nuestra vida, de la venida al mundo de cada uno de nuestros hijos.

Os dejo información al respecto, evidentemente con fuentes médicas, algo que siempre debéis exigir cuando os informen sobre cosas de este tipo, así como consultar siempre con profesionales de la salud. Y mando un abrazo enorme a Mónica H. y a su bebé:

Inserción velamentosa de cordón

Inserción velamentosa de cordón

La inserción velamentosa de cordón (IVC) no es nada común, se presenta solo en 1% de los embarazos simples y consiste en la inserción de los vasos fetales en las membranas, que recorren cierta distancia entre amnios y corión antes de alcanzar la superficie placentaria.

Si hablamos de embarazos múltiples esto ocurre en un 10%, siendo más frecuente en gestaciones con arteria umbilical única.

Al parecer ocurriría una inicial inserción normal, pero al buscar la placenta el sito de mayor irrigación, acabaría produciéndose la inserción velamentosa (1)

Cuando se asocia a vasa previa produce alta mortalidad, al romperse las membranas durante la labor de parto, además por carecer de gelatina de Warthon los vasos anómalos se laceran y hay hemorragia fetal. También puede ocurrir compresión de cordón, trombosis, retardo de crecimiento intrauterino, prematuridad, anomalías congénitas, placenta retenida y muerte fetal (1-3).

Antes de la existencia de los ultrasonidos, se debía reunir a criterios clínicos y de laboratorio para determinarlo, según Naftolin y Mishel: sangrado vaginal acompañado de irregularidades del latido fetal, determinación del origen fetal de la sangre, palpación de vasa previa. También con la visualización de vasa previa con amnioscopio (4). Usando ultrasonido convencional complementado con ultrasonido Doppler y combinando vía abdominal y transvaginal se puede identificar la inserción de cordón tanto normal como patológica (2-5).

Es una complicación muy seria ya que la ruptura de membranas puede provocar muerte fetal.

Mayka Martín

1 Ginecólogo Obstetra. Hospital Nacional Cayetano Heredia. Profesor Principal, Facultad de Medicina Alberto Hurtado. Universidad Peruana Cayetano Heredia, Lima, Perú.

2 Patólogo. Hospital Nacional Cayetano Heredia. Profesor Asociado, Facultad de Medicina Alberto Hurtado. Universidad Peruana Cayetano Heredia, Lima, Perú.

3 Ginecólogo Obstetra. Hospital Nacional Cayetano Heredia. Lima, Perú. 4 Obstetriz.

4 Especialista en Monitoreo Fetal. Hospital Nacional Cayetano Heredia. Lima, Perú.

5 Sepúlveda W, Rojas I, Robert Ja, Shcnapp C, Alcalde JL. Prenatal detection of velamentous insertion of the umbilical cord: a prospective color Doppler ultrasound study. Ultrasound Obstet Gynecol. 2003; 21(6):564.

Anuncios