Cuando llega la época de ir a la playa, piscina, siempre nos salta la duda de qué es mejor, con qué están más seguros los más pequeños. Lo más seguro es enseñarles a nadar lo antes posible y vigilar su seguridad lógicamente, naden o no. Pero si tu hijo no sabe nadar, debes saber que los especialistas nos dicen que lo mejor es un chaleco salvavidas.

Los flotadores no son una opción segura

Afortunadamente, en nuestros días cada vez se ven menos flotadores en las piscinas.

Niña-con-manguitos

Los flotadores y manguitos no son, a priori, una buena elección para que los niños aprendan a nadar; sobre todo los flotadores, ya que se suelen poner no para que el pequeño aprenda a nadar, sino para que flote y pueda estar en el agua de forma independiente, en muchos casos los cuidadores se confían, y nunca debemos confiarnos.

Los flotadores entrañan gran peligro en el agua porque generalmente producen un efecto de “tranquilidad” ilusoria en los padres, que pueden dejar de prestar a su hijo la atención necesaria porque creen que el niño está seguro.

El problema es que es fácil que se dé la vuelta con el movimiento, de manera que el niño quede boca abajo sin poder volver a la posición original. Además, el flotador puede pincharse y nosotros no darnos cuenta.

Los manguitos no son una opción segura

Los manguitos nos pueden servir para que el niño aprenda pero hay que tener mucho cuidado porque si el pequeño levanta los brazos, al estar cuerpo y manguito mojado, con las cremas bronceadoras, éstos pueden salirse con facilidad y dejar al niño sin ningún elemento de flotación. Por eso es tan importante elegir unos manguitos acorde con el tamaño del niño y no perderle nunca de vista.

En las piscinas, estadísticamente se producen más ahogados en las zonas donde el agua cubre menos. Esto es debido al uso indebido de los materiales de natación y al exceso de confianza que generan.

Además, tanto los flotadores como los manguitos mal elegidos (muy inflados, muy grandes, recuerda que hay tallas) impiden bastante la movilidad del niño en el agua.

Lo mejor para disfrutar en el mar o la piscina no es que el niño “flote”, es mejor unos juguetes de agua o juegos en familia, permanecer junto a ellos, incentivar el aprendizaje de la capacidad de nadar, el control real de sus cuerpos. El uso de flotadores, maguitos, es en parte semejante al uso de andadores, el aparato realiza una actividad que debe realizar su cuerpo, retardando aun más el aprendizaje.

¿Lo más seguro?

Los manguitos de poliestireno muy útiles, ya que no se pinchan, sobre todo los que llevan varios discos porque se pueden ir quitando en función del nivel del nadador.

flotador

También son eficaces los bañadores que llevan integradas varias microcámaras de aire que permiten flotar sin impedir el movimiento.

bañadores-flotador-para-niños

No son recomendables los chalecos que no lleven arnés porque se suben a la cara del pequeño.

chaleco-flotador-para-ninos-en-color-azul_1

Si estamos eligiendo la calidad y diversión para los pequeños, que debe ser la prioridad, debemos sin duda echar a un lado buscar elementos que nos permitan distraernos del cuidado de nuestros hijos. Hay quien, igual que en casa les aparcan frente a un televisor, van a la playa y les ponen un flotador y se ponen a leer una revista o consultar Facebook con el móvil, ambas acciones son peligrosas, pero en la playa o piscina puede ser tremendamente peligroso. Recuerda que un elemento de flotación no le salva de sufrir un accidente, tú si que eres su mejor salvavidas… No les fallemos

Mayka Martín

 

Anuncios