Hay muchos libros que te venderán el cuento de que tienen el truco perfecto para que tu bebé duerma del tirón. Dime algo: ¿Crees hacer posible que un oso vuele? ¿Y que un gato ladre?. Es obvio que no podemos, su naturaleza es la que es, entonces… ¿Por qué los seres humanos nos empeñamos en exigirles a los niños justamente eso, que hagan lo que es naturalmente imposible hacer para ellos, algo para lo que su cerebro no está diseñado? ¿Somos conscientes de que no nacen para satisfacer los tiempos y necesidades de unos padres que sobreviven a una sociedad alejada de las necesidades y naturaleza puramente humanas, mamíferas? ¿Crees de verdad que la evolución social debe primar sobre la necesidad vital de la especie?

Sobre el sueño infantil nos han vendido muchos cuentos, muchos trucos para que duerman, o mejor para que les ignoremos. Se han escrito cientos de libros para enseñarte a dormirlos solos, a oscuras, en silencio y toda la noche, y eso es como pedirle a un oso que vuele… A la par se ha lanzado un mensaje: “Tu hijo puede dormir solo y toda la noche, si no lo consigues eres mala madre, una inepta.”

Incluso preguntamos a una madre reciente: ¿Es bueno? ¿Duerme toda la noche?. ¿Quién no ha recibido esas preguntas? ¿Puede ser malo un bebé recién nacido? ¿Es bueno cuando satisface las necesidades de sueño de los adultos? Claro que no, es evidente que un bebé que duerme toda la noche puede tener incluso un problema.

“Los estudios han demostrado que el sueño del bebé y de los padres se sincroniza cuando duermen juntos […]”. Adolfo Gómez Papí, neonatólogo del Hospital Joan XXII de Tarragona

Mi primera hija dormía toda la noche, desde que la tuve por primera vez en brazos, que fue tras tres días de permanencia en la UCI por complicaciones en la cesárea, en ese tiempo, a saber cuántas veces habían intentado doblegar el espíritu mamífero de mi pequeña porque en neonatos no tienen tiempo para abrazos sin límite, no te alimentan a demanda, no hay olor de madre que te calme, y lloras, y lloras… aprendes a perder la fe, como dice Carlos González, mi hija perdió la fe de ser atendida. Habrá quien piense: Pero así podías dormir, ¿no?. ¿De qué te quejas?. Claro que si me perjudicó, ¡nos perjudicó!. Mi hija no hacía las tomas de pecho nocturnas y eso me redujo mucho la producción, siendo una de las razones por las que mi lactancia fracasó y con ello mi pequeña no disfrutó de todo lo que la LM podía ofrecerle a ella e incluso a mi. Cuando, durante mi ingreso, supieron que mi hija dormía toda la noche, ¿qué hicieron los médicos? Hacerle pruebas médicas, asegurarse de que mi hija estaba sana: PORQUE NO ES NORMAL QUE UN BEBÉ DUERMA TODA LA NOCHE. Si duerme toda la noche puede existir una problema, no nacen programados para dormir horas y horas sin reclamar nuestra presencia, primero porque su estómago en 20 minutos ha digerido la Leche Materna, y si es biberón en dos horas, en el útero materno se alimentaba a demanda, no sabía lo que era pasar hambre ¿de repente pretendes que aguante horas y horas? Es imposible.

Así que toda literatura que califican de manuales de crianza, y que en verdad son maltratos encubiertos, esos que niegan las necesidades biológicas del bebé, que no respetan los patrones de sueño del niño, hacen de su cuidado un infierno, para los niños y para la misma madre que debe luchar contra su propio instinto, peleando contra el de su propio hijo, manteniendo una guerra donde debiera generarse un vínculo amoroso de paz y conocimiento mutuos.

“Es más riesgoso que un bebé duerma en una habitación separada de sus padres durante los primeros meses” Carlos González, Pediatra

Debemos reconsiderar las expectativas que tenemos sobre la crianza, sobre las necesidades físicas y emocionales de nuestros hijos, conocer realmente cuál es el comportamiento y necesidad real de un bebé para sobrellevarlo mejor, para criar en paz. El bebé que se despierta por la noche cada dos o tres horas, no es un bebé con problemas de sueño, ni siquiera si se despierta cada hora, simplemente es un bebé sano y perfectamente normal, tampoco es cosa de que compres esos pañales que anuncian como la solución para que tu hijo duerma toda la noche, no, la marca de pañales no asegura que duerman del tirón, te están mintiendo, como lo harán o intentarán muchas más veces. No tienes un problema si no duerme del tirón, no debes atajar la situación, no eres una madre consentidora que es incapaz de hacer que su bebé duerma toda la noche, ni tú ni tu bebé estáis haciendo nada mal si dormís juntos, si le alimentas en la noche con la misma frecuencia que durante el día (algunos incluso piden más). No, no tenéis ningún problema, el problema es que la madre no tiene una tribu que la rodee y ayude, el problema es que mamá a las 16 semanas (en España) debe volver al trabajo y levantarse a las 7 de la mañana tras una noche sin dormir 3h seguidas, el problema es que no nos permiten criar en paz, el problema es que la madre se ha creído que dormir toda la noche es una meta que ella debe perseguir en su hijo, cuando hacerlo es luchar contra algo que incluso hace posible que se reduzca las posibilidades de muerte súbita[1] (el colecho unido a la LM reduce la posibilidad un 80%), así de importante es que se despierte durante la noche, es supervivencia.

Sobre todo no hay que dejarlo llorar. Siempre se debe hacer caso a su hijo, porque, sino, o bien no le dejarán dormir sus llantos o bien sus remordimientos, que durarán mucho más que los lloros. Y yo no quiero vivir con el recuerdo de que mi hijo me llamaba y yo no fui” Carlos González

Si tu hijo se despierta cada dos horas en la noche, vives esa situación perfectamente normal, y lo haces todo perfectamente si atiendes ese llanto, y cuando pasen unos pocos años (entre los 3 o 4 años, depende… ) empezará a dormir toda la noche, con sus particularidades, porque todos no dormimos las mismas horas, y eso debes esperar de tu hijo, no que cumpla con manuales escritos por hombres (y alguna mujer) que en muchos casos no han sido los que han atendido el llanto de sus hijos en la noche partiendo de la base de que nos dicen que les dejemos llorar. Aun recuerdo cuando el pediatra me decía que dejara llorar a mis gemelos, que con 3 años no tenían que comer por la noche. ¿Y les dejo llorar? Le pregunté. Claro, así aprenderán a aguantarse, a dormir toda la noche sin comer. Recuerdo que le dije: Mire usted, no pienso dejar llorar a mis hijos por hambre, no sé usted, pero a mi que un niño llore de hambre me parte el alma, los haya parido yo, o no. Así que, como soy yo la que se despierta para atenderlos y no usted, yo seguiré atendiendo su llanto que a diferencia de usted, a mi si que me duele. Mis gemelos, a los cuatro años y pico dejaron de pedir en la noche, es la realidad que me tocó vivir con ellos, y la acepté, no luche contra ella. ¿Es duro? Claro sobre todo cuando estás sola, pero esos años pasan. Y ahora, con algo más de cinco años, duermen unas 11 horas seguidas, sin terrores nocturnos, miedos, ni problema alguno, quizá porque han vivido sus primeros años con sus llantos atendidos, y tienen la seguridad aprendida durante esos años de que mamá está ahí, que no están nunca solos, que extienden el brazo y me tocan ¿Por qué temer nada? No han vivido la soledad, no creo que sea una lección de vida por la que deban pasar, espero que nunca sientan soledad, que no es lo mismo que desear estar sólo, la soledad es necesitar a alguien y no tenerlo cerca y sentir una inmensa tristeza… Y ahora tengo muchos años por delante para dormir sin problema, no he tenido que dañar el espíritu de mis hijos, sólo debía esperar unos años.

“El prejuicio es pensar que los niños que duermen con sus progenitores son más dependientes. Pero, según algunos estudios, los que pernoctan en la cama de sus padres tienen menos problemas de salud mental“. Carlos González

Si vas a tener un bebé no esperes uno como el que venden en las jugueterías, aprende bien cuales son sus verdaderas necesidades, si puedes, toma en brazos a un bebé de verdad, pregunta a madres de verdad, mira cómo se da teta en una mujer de verdad, a tu lado, acércate a las mujeres que viven la crianza, no a las que la sobreviven, y si son crianzas en paz mejor, porque será la única manera de que sepas realmente lo que es un bebé, lo que es ser madre, sabiendo la realidad de tener un hijo y que no nos frustremos, que no suframos, que aceptemos la realidad que nos toque y fluyamos con nuestro bebé en vez de declararles la guerra como pasa cuando se siguen manuales de crianza que son más bien de adiestramiento, para la madre y para el niño.

Nota: Si deseas conocer mejor cuáles son los patrones de sueño infantil te recomiendo que leas el libro de la psicóloga especialista en ello: Rosa Jové, “Dormir sin lágrimas”.

Mayka Martín

[1] Datos del informe del Centro de Estudios alemán GeSID sobre el síndrome de muerte súbita del lactante y el colecho

Anuncios