¡Niño no comas con las manos! ¡No se come con las manos! ¡eso no es para jugar, es para comer! Si le dejas comer así jamás aprenderá…

¿Aprenderá qué? ¿Quién afirma eso sabe cual es proceso natural de aprendizaje de un niño?

Cuando haces BLW (Alimentación Autorregulada por el niño) te cansarás de oír esas quejas, y como me gusta dar argumentos a las (pa)madres frente a la incultura de algunas costumbres sociales, voy a explicar algo que es, a mi parecer, obvio…

Los niños y niñas, cuando son pequeños descubren el mundo a través de la boca, sea lo que sea que se ponga a su alcance, se lo llevará a la boca.

La naturaleza de un niño es de por sí curiosa, y es algo que todos sabemos, espero. Esa natural curiosidad, incansable, está impulsada por el instinto, un instinto que le empuja a conocer bien el entorno, es supervivencia, exploras el mundo en su totalidad para sobrevivir realmente, y más tarde para aportar y dejar tu huella si es posible.

Cuando los niños empiezan la Alimentación Complementaria lo ideal es que dejemos que ese natural aliado en la crianza, que es la curiosidad, sea libre, y ello lo permite el BLW. Podemos agregar que la necesidad de tocar y llevarlo a la boca es otro aliado más, por ello, el BLW es la forma natural de introducir la Alimentación Complementaria en la vida de nuestros hijos. La misma naturaleza del niño lo pide, es de lógica.

BAY-LED WEANING

El cerebro infantil está preparado para eso, para la interpretación del entorno a través de todos los sentidos. Cuando un niño juega con arena, cuando hace cientos de cosas con ella, realmente aprenden texturas, matemáticas, y conocimientos de muchos tipos. Cuando un niño coge el plátano, lo aplasta, lo parte, le mete el dedo para hacerle un agujero, lo lanza al suelo ¿qué crees que hace? Si, juega con la comida, igual que con cualquier otra cosa que esté analizando, y aprende matemáticas, aprende texturas, aprende a controlar su fuerza, hasta dónde puede alterar algo, si suena al caer, hasta donde llega… ¡Jugar con la comida es sabiduría!

¿Pero qué quieres niños salvajes? Bueno… un poco si en el sentido de dejarles vivir todo el potencial que tienen sin que yo intervenga invasivamente. Los niños aprenden a comer con cubiertos, a no lanzar la comida, esas costumbres llamadas de “educación en la mesa” con el ejemplo de los adultos que se sientan con él a la mesa, es un proceso natural no invasivo y que nace de dentro del niño, no de fuera, esa es la diferencia.

El aprendizaje manipulativo da además experiencia, no es algo abstracto, es experiencial, por lo tanto queda en la memoria impreso sin tener que esforzarnos ¿Cómo aprendes mejor algo: haciéndolo o leyéndolo? A los niños les sucede exactamente eso, además, ellos lo necesitan imperiosamente, es una parte del instinto que perdemos gracias a la forma de educar convencional, que suele carecer de experiencias, no vivimos los contenidos, los niños son espectadores y no protagonistas, sus sentidos van quedando dormidos unos y damos uso a unos pocos con el tiempo, los que nos dejan, básicamente escuchar, ver y nada más…

BABY-LED WEANING

Si, hay que aprender a comer con las manos

Es triste ver que un (pa)madre reprime el uso de todos los sentidos de su hijo, obviamente usemos la lógica: no vamos a dejarles tocar algo peligroso, ni le dejaremos beber lejía por poner un ejemplo. Lamentablemente muchos (pa)madres no saben, o no acompañan, a sus hijos en el desarrollo de capacidades, que es a través de los sentidos, dar libertad a sus sentidos es ampliar sus capacidades táctiles, a articular, a usar su fuerza, es medir, es contar, es seguridad finalmente.

Permitir que se entreguen libremente en el conocimiento y experimentación de la variedad de texturas, sabores, colores, olores, formas… que hay en el mundo de la Alimentación Complementaria, estamos alimentando no sólo nutricionalmente a nuestro hijo, también en conocimientos, autonomía, experiencias. Si extraemos todo ese potencial del mundo del niño, estamos empobreciendo sus capacidades e incluso empujándoles a la desgana a la hora de comer. No espera igual la hora de comer un niño que sabe que va a tocar, comer y jugar con alimentos, que el que sabe que debe abrir la boca y tragar sin más, sin nada en las manos, sentado, quieto, algo totalmente antinatural para él, su instinto le empuja a revelarse a ello, es algo normal detestar la hora de comer tal y como se le ofrece a muchos niños.

¿Y si te lo dicen los expertos?

Pero claro, dirás… necesito algo científico, pues bien, aquí te dejo algo:

“El uso activo del tacto para “buscar y adquirir información” ha sido denominado “tacto háptico”. El “sistema háptico” ha sido definido como un sistema perceptual distintivo orientado a la discriminación y al reconocimiento de objetos manipulándolos en lugar de mirarlos. (McLinden & McCall, 2002). McLinden y McCall comparten información sobre las diversas propiedades características que adquirimos a través del sistema háptico. Estas incluyen:

  • Vibración
  • Textura de la Superficie
  • Sequedad / Humedad
  • Temperatura de la superficie
  • Forma
  • Pendiente
  • Curva
  • Aspereza / Suavidad
  • Peso
  • Elasticidad
  • Flexibilidad

Muchos tipos de tacto son activos, pero existen algunos que no son activos. Por ejemplo, podemos experimentar la brisa que sopla en nuestra cara y el calor del sol. Podemos sentir vibraciones de un automóvil cerca de nosotros dentro del cual suena muy fuerte una música rap.

Las manos juegan un rol principal para la mayoría de nosotros. Pero además es importante recordar que también usamos otras partes sensibles de nuestros cuerpos en el tacto. Esto es especialmente importante de recordar cuando estamos trabajando con niños que no usan bien sus manos. Gran parte de la información puede obtenerse a través de la exploración con los labios y la lengua, con los pies y con otras partes de nuestro cuerpo. De hecho, los bebés primero exploran con su boca y a menudo también usan sus pies para explorar cosas.

A medida que se desarrollan las habilidades visuales y motoras del niño, generalmente los bebés comienzan a incorporar más y más estrategias para explorar objetos con las manos. Muchas de estas estrategias se aprenden observando a los demás, pero también se desarrollan naturalmente por el simple hecho de interactuar con millones de cosas diferentes. Piense en las formas en que la mayoría de los bebés invierten su tiempo. Ellos están constantemente interactuando con los objetos de su mundo – acercándose a ellos y tomándolos, golpeándolos y sacudiéndolos, juntándolos y separándolos.”

Mike McLinden, Stephen McCall, de Aprendiendo a Través del Tacto

La siguiente tabla muestra el tipo de información sensorial que puede ser descubierta por diversos procedimientos de exploración:

tacto

Todo un ejercicio de cálculo matemático y científico ¿verdad? Razón de más para respetarlo, no le limitemos el mundo, no le limitemos el conocimiento, mucho menos a la hora de comer.

Mayka Martín

Si no conoces el BLW, o deseas aprenderlo para inicicar a tu hijo en la AC con él te dejo en enlace a mi libro TU HIJO SABE COMER SOLO

Anuncios