María Berrozpe es mujer, hija, esposa y madre de 3 hijos, también doctora en biología. Con el nacimiento de su primer hijo comenzó un camino de aprendizaje de cambio, de revolución interior y exterior, a muchas

nos sucede. Su sabiduría es ahora transmitida para ayudar y aportar recursos a otras mujeres -y hombres- en la crianza, es una mujer de tribu como digo yo.

La doctora Berrozpe acaba de parir un libro publicado por la editorial Alianza en su colección Libro Singular sobre el sueño infantil: ¡Dulces sueños! Cómo lograr que tus hijos duerman tranquilos. El libro nace de revisar miles de datos bibliográficos con la intención de demostrar que no es verdad que la ciencia tenga una opinión unánime sobre el uso de métodos conductistas de adiestramiento del sueño en los niños. El libro pretende, con la ciencia en una mano y la otra en el corazón maternal que posee, lo que es verdaderamente el sueño infantil y los efectos de dejarles llorar.
El volumen es una compilación de una revisión científica debidamente citada, análisis de factores científicos e históricos, sociales y culturales sobre el sueño infantil abrumadora y capaz de convencer al más feroz seguidor de aquellos amantes de los libros de un señor del cual no quiero acordarme… El libro no es solo para madres y padres, es también para médicos, investigadores, maestros y profesionales de la salud o del cuidado infantil que quieran actualizarse sobre el sueño de los pequeños.
 
En primer lugar enhorabuena por tu libro y gracias por arrojar un poco de luz en torno al sueño del bebé, sobre el cual tantas mentiras y barbaridades corren y que son capaces de hacernos padecer las peores pesadillas…
He sondeado un poco a la tribu de Crianza con Apego Natural, qué dudas tienen al respecto, así que un poco me voy a basar en ello para entrevistarte si te parece bien.
María Berrozpe
Entrevista:

¿Cómo es el sueño del bebé de menos de 1 año? ¿Es normal que duerma 3 horas y demande pecho o es que se nos queda con hambre y por eso no duerme la noche entera? ¿Qué es lo normal si podemos hablar de normalidad entre distintos bebés?

Es “normal” que los bebés se despierten por la noche para mamar. A según qué edades es incluso importante para su desarrollo saludable. Por lo demás, existe una enorme variabilidad entre niños en cuanto a las horas de sueño que necesitan y los despertares nocturnos que sufren. Lo de “dormir toda la noche” también tiene sus matices: “toda la noche” puede ser de 00:00 hasta las 5:00h  o de 22:00 a 8:00 h, según los diferentes estudios. Así que a mí no me gusta hablar de normalidad, sino de lo que necesita cada bebé, de si se encuentra bien durante la vigilia (despierto, activo, contento), que es lo que nos dirá si está durmiendo cómo y cuánto necesita.

María Berrozpe

El colecho facilita el sueño de toda la familia ¿hasta cuándo crees tú que debería practicarse? ¿Hay que incentivar de algún modo a que pase a su cuarto, o no debemos hacer nada?

No hay un límite de tiempo más allá del que establezca la propia familia. Que cada familia coleche todo lo que quiera.

¿Cuántas horas de sueño diurnas debe tener un bebé para no preocuparnos?

Como he dicho, las horas de sueño que necesitan los bebés cada día son muy variables entre un bebé y otro. Y como se distribuye durante las 24 horas, también. Más que el patrón de sueño de un bebé lo importante es si éste está bien y, porque no, si su patrón de sueño es compatible con que nosotros también estemos bien. En caso de que no sea así habrá que plantearse cambios que pueden ser perfectamente respetuosos con las necesidades del bebé y las nuestras, aunque podrían suponer ir en contra de determinantes culturales muy arraigados en nuestra sociedad.

Hay niños que en torno a los 2 años (o antes) parecen resistirse a dormir, y hacen todo lo posible por no irse a la cama, ni siquiera el pecho consigue que concilien el sueño, algunos parecen sobreexcitarse saltando y gritando o bailando ¿a qué es debido? ¿cómo debe actuar la madre de modo respetuoso?

A muchos niños les cuesta esta separación de la madre que supone el sueño nocturno. Una solución sencilla es colechar con el niño, sobre todo si eso se hace desde siempre y el bebé no se duerme con el miedo a que mamá se vaya en cuanto él cierre los ojos. Por lo demás, estas son fases que acaban pasando y con el tiempo, y sin necesidad de forzar nada a base de lágrimas, todos los niños sanos acaban durmiendo bien según las exigencias de nuestra cultura.

Muchas mamis desean que sus hijos duerman antes, es decir, no a las 12 de la noche, y no lo consiguen ¿cómo podemos, respetuosamente, adelantarles la hora de que tenga sueño?

En general el ritmo circadiano de cada persona es algo propio difícil de cambiar. Está demostrado que la población nos dividimos entre los “madrugadores” y los “trasnochadores”. Lo que sí es cierto es que las condiciones ambientales pueden alterar este ritmo. Es importante que al final de la tarde el niño no se exponga a pantallas o excesiva luz, por ejemplo, para darle la oportunidad a su reloj interno de sincronizarse con el ritmo día/noche natural. Está demostrado que las pantallas de televisión y las de los ordenadores pueden alterarlo. Actividades tranquilas y relajantes, en un ambiente tranquilo y sin excesiva luz artificial posiblemente ayude al niño a adelantar su hora de caer dormido.

¿En torno a qué edad dejan de darse los despertares que son normales en los niños?

De nuevo, no me gusta dar una edad concreta porque no hay certezas en este aspecto. Cada niño lo conseguirá en su momento y también hay etapas de la vida en las que se vuelven a despertar, a pesar de que ya no lo hacían. Más que pensar que es o no “normal”, ya que lo “normal” es muy relativo, lo importante es mirar a nuestro hijo y ver si está bien para saber si está durmiendo lo que necesita y como lo necesita.

Hay padres que desean que sus hijos se duerman solos, acostarlos y que se duerman ¿qué opinas de ello?

Con el tiempo todos los niños sanos son capaces de hacerlo pero, como este no es un comportamiento natural del bebé humano, es una capacidad que desarrollará obligado por las circunstancias y cuando esté preparado para ello. No tiene por qué ser nocivo que la desarrolle. Lo nocivo es que se le obligue a desarrollarla cuando no está preparado.

¿Es normal que un bebé de 9 meses tenga sueño durante el día aunque por la noche “duerma” 11 horas (con sus despertares normales)  y de día haga 3 horas de siestas?

Cómo ya he comentado, hay una enorme variabilidad entre niños y esto puede ser lo que este niño necesita. Si el bebé está sano, crece bien, y durante la vigilia está activo y feliz, entonces dudo de que haya nada de qué preocuparse. Si por el contrario se le ve adormilado, nervioso, triste, no crece como debería, etc….. entonces hay que mirar más a fondo por un especialista.

Una mami colecha con 3 niños (3, 2 años y 6 meses) el padre suele trabajar fuera, cuando está en casa duermen todos juntos, la madre se pregunta si el estar apretados pueda perjudicar el desarrollo físico de los niños, si físicamente supone algún problema ya que colechan felizmente y no desean cambiar la situación salvo que así lo quiera algún niño.

Si todos duermen bien y sienten que duermen bien, no hay ningún problema.

Muchas gracias María, que muchos libros como el tuyo inunden los estantes de la habitación de muchos PaMadres y que tengan felices sueños ellos y sus bebés.     Os paso la ficha del libro:   ¡Dulces sueños! Cómo lograr que tus hijos duerman tranquilos. Ficha del libro · Colección: Libros singulares · Autor: María Berrozpe Martínez · Nº de páginas: 304 · Formato: 15,50 x 23,00 cm · I.S.B.N: 978-84-415-3836-8 · Código Comercial: 2341001 · Precio con IVA: 17,95 € · Fecha de publicación: 13/10/2016

¿Hasta qué edad hacen siesta? ¿Es normal que un bebé de menos de 2 años no la haga?

Repito lo de antes: si el niño se ve bien, está durmiendo lo que necesita y, entonces, este niño, no la necesita.

¿La llegada de un hermanito puede afectar a los despertares nocturnos del otro hij@? Es decir, que se despierte más veces o que empiece a hacerlo tras haber dejado de hacerlo. Hablamos de niños menores de 5 años.

Por supuesto. Cualquier gran cambio en la vida de una persona puede afectar a su sueño. Durante el sueño procesamos todo lo vivido y aprendido durante el día, también las emociones, las cuales influyen y hasta determinan totalmente la calidad de nuestro sueño.

¿Practicar el colecho puede llegar a ser perjudicial para el sueño del bebé? ¿Puede ser que los adultos le rompamos el sueño con nuestras vueltas, ronquidos, bruxismo…?

No. Perjudicial lo dudo mucho ya que el bebé humano está diseñado para colechar y las señales auditivas de los padres son interpretadas en el cerebro del bebé como prueba de que duerme en un entorno seguro al amparo de sus cuidadores.

¿Qué podemos hacer ante un bebé que sólo consigue dormirse sobre el pecho materno durante el día y la noche?

Si eso no molesta a la madre, nada. Si la madre está cansada de esta situación y a partir de una cierta edad del bebé, podemos ir cambiando pacientemente esta rutina por otras alternativas como acostarlo a nuestro lado y arrascarle la espaldita, por ejemplo….. cosas que pueda hacer también el padre u otro cuidador, si eso es lo que la madre necesita.

Una mami se pregunta que si es verdad que es malo dejar dormir sin interrupción, más de 6 horas seguidas, al bebé.

Si es un recién nacido que no está cogiendo bien el peso, hay que vigilar. Los bebés que se están debilitando tienden a dormir más y no mamar lo suficiente, por lo que se debilitan todavía más. Pero si crece bien y se ve sano y feliz, no hay problema.

Muchas gracias María, que muchos libros como el tuyo inunden los estantes de la habitación de muchos PaMadres y que tengan felices sueños ellos y sus bebés.     Os paso la ficha del libro:   ¡Dulces sueños! Cómo lograr que tus hijos duerman tranquilos. Ficha del libro · Colección: Libros singulares · Autor: María Berrozpe Martínez · Nº de páginas: 304 · Formato: 15,50 x 23,00 cm · I.S.B.N: 978-84-415-3836-8 · Código Comercial: 2341001 · Precio con IVA: 17,95 € · Fecha de publicación: 13/10/2016

Y ahora pregunto yo ¿qué aporta tu libro, que objetivo tiene “¡Dulces sueños! Cómo lograr que tus hijos duerman tranquilos” frente a lo que ya está escrito?

Mi libro ofrece lo que en su día buscaba yo: tener una idea global, rigurosa y neutral de la ciencia del sueño infantil para poder encontrar la solución a nuestros problemas de sueño familiar más acorde con nuestras características, valores y necesidades.

¿Cómo afecta al sueño del bebé el que se le de un biberón cargadito de cereales en la noche? En mi opinión es como comerte un plato de cocido para dormir, no digamos la sobredosis de azúcar, caries etc… Quiero que le quede claro a las mamis y papis.

Desde luego no aporta ningún beneficio, aunque exista la impresión de que el bebé va a dormir más horas seguidas. Al final dormirá lo mismo que si hubiera tomado solo pecho. Hemos de ser conscientes de que consolidar el sueño nocturno demasiado pronto podría no tener las consecuencias positivas que esperamos, o sorprendernos con consecuencias negativas a corto y largo plazo. Sabemos muy poco del sueño saludable real del bebé humano, precisamente porque hasta ahora se ha estudiado el sueño del bebé durmiendo en solitario y alimentado con biberón. Yo hago una llamada a ser cautos y respetuosos con nuestra naturaleza de bebés mamíferos, primates y secundariamente altriciales. No se trata de caer en el naturalismo de “lo natural es siempre lo mejor” sino en no despreciar lo que la naturaleza ha diseñado durante milenios de evolución, y construir nuestra cultura a partir de este respeto.

¿Cómo podemos hacer más placentero el sueño de nuestro hij@?

Poniendo las condiciones necesarias que él espera tener como bebé humano, y la cercanía al cuerpo de la madre es una condición fundamental. El cuerpo de la madre es el hábitat natural del bebé.

¿Crees que se nos ha inculcado que es posible hacer ir contra natura con respecto al sueño del bebé, que nos han hecho creer que un bebé puede dormir toda la noche cuando es algo por naturaleza imposible (sin la existencia de un problema)?

Por supuesto. La pediatría del sueño, y la sociedad en general, ha cometido un acto de “naturalización”, esto es, ha naturalizado el sueño en solitario, convirtiéndolo en normativo. Afortunadamente ya somos plenamente conscientes de este hecho y podemos actuar acorde a esta realidad: el sueño natural y saludable del bebé humano es junto al cuerpo de su madre.

Mi 1º hija dormía toda la noche, fue cesárea, la separaron de mi 3 días enteros porque estuve en la UCI, le dieron biberones de manzanilla, sueros… cuando conseguí estar con mi hija le habían matado el instinto de despertarse en la noche porque la habían ignorado sus llantos en neonatos. Me consideraba afortunada en ese entonces porque desconocía todo lo que sé ahora, porqué realmente mi niña no se despertaba en toda la noche ¿qué debí haber hecho para sanar a mi pequeña? Ello afectó a la LM muy negativamente entre otras cosas referentes al apego y emociones.

Pues empezar desde el principio: ponértela muy pegadita a ti y mantenerte así las 24 horas del día. Sería como desandar el camino andado para recorrer el otro, más saludable y natural.

¿Dónde podemos adquirir tu libro? ¿alguna presentación a la vista?

En cuanto organicemos las presentaciones os informaré. De momento en libro está disponible en todas las librerías y grandes superficies (En este enlace tenéis los puntos de venta).

¡Dulces sueños! Cómo lograr que tus hijos duerman tranquilos.

Muchas gracias María, que muchos libros como el tuyo inunden los estantes de la habitación de muchos PaMadres y que tengan felices sueños ellos y sus bebés.
 
Os paso la ficha del libro:
 
¡Dulces sueños! Cómo lograr que tus hijos duerman tranquilos.
Ficha del libro
· Colección: Libros singulares
· Autor: María Berrozpe Martínez
· Nº de páginas: 304
· Formato: 15,50 x 23,00 cm
· I.S.B.N: 978-84-415-3836-8
· Código Comercial: 2341001
· Precio con IVA: 17,95 €
· Fecha de publicación: 13/10/2016
Anuncios