El que jamás haya sentido miedo que levante la mano ¿a que nadie la ha levantado? Es lógico, el miedo nos mantiene vivos muchas veces, es parte del instinto de supervivencia, pero a veces hay miedos innecesarios, miedos que debemos aprender a capitalizar positivamente, a sortear y vencer por eso mismo: para sobrevivir. Para que en la edad adulta no arrastremos miedos innecesarios hay que trabajar bien este sentimiento en la infancia, hay que saber acompañar correctamente los miedos y procurar no transmitir los nuestros (que es muy frecuente) a nuestros hij@s.

Algunos temores han crecido en nuestro interior con el paso de los años, gracias al amargo fruto de vivencias, de experiencias dolorosas, traumáticas, de abandono, soledad y que nadie nos ayudó a gestionar correctamente o directamente la mala gestión fue la que nos dañó. La mayoría de los miedos son irracionales, es simplemente el natural temor del ser humano a lo desconocido, y todo miedo, evidentemente: nos limita.

Pixar, que suele tener cortos muy interesantes y educativos, ha creado uno sobre los miedos y cómo vencerlos. “Piper”, es una breve historia que está dirigida por Alan Barillaro y está producida por Marc Sondheimer, dura seis minutos adorables y entrañables, muy cercanos a un niño, y por supuesto, a los adultos, que siempre somos los animales heridos que mayor necesidad de trabajar emociones tenemos.

Lo ideal sería el visionado del corto junto a nuestros hij@s, especialmente en torno a los 3/4 años en adelante, o si ves que están pasando una etapa con miedos que debemos ayudarles a vencer, como cuando pasan de bebés a niños, cuando pasan los 7 años y llega otra etapa… Aprender que con persistencia, con empeño no solo pueden vencer sus miedos sino incluso sacar una lección o beneficio de ello y disfrutar de todo lo que podía producirle anteriormente temor y que le limitaba en sus experiencias y vida. Hablar de las escenas, denatir, entenderlas juntos, preguntarles qué entienden de lo que pasa, eso es trabajar, no es solo sentarnos, mirar el corto, y ¡ale! Cada uno a lo suyo.

Espero que lo disfrutéis como lo hemos hecho nosotr@s

Anuncios