La Tradición son las raíces, el arraigo. El arraigo tiene la función de hacernos fuertes, pero en muchos casos, su mala interpretación puede debilitarnos, porque vamos a la materia, nos quedamos en la superficie y no a la profundidad en la que verdaderamente habita la raíz, nuestra esencia, el espíritu.

Tradición es todo lo que hace fuerte y ha sido trasmitido de generación en generación, entre esas fortalezas muchas veces se han colado cosas que no lo eran, pues todo lo que daña u oprime no es tradición, es barbarie, es incultura y beneficiaba a quienes oprimían y hoy siguen haciéndolo bajo otros rostros y nombres. La cultura y la tradición deben ir de la mano, el conocimiento y el corazón, sino nos daña, nos debilita y enfrenta unos a otros. Las tradiciones deben tejer uniones, dar vida y color, porque al fin y al cabo, todos, seamos de donde seamos, en algún momento del devenir de la humanidad compartimos historia. Si nos fijamos, si profundizamos en cada origen de una costumbre de distintos pueblos, al final, siempre hay algo que tienen en común. Yo creo que era la necesidad de transmitir algo más que la vida, de darnos memoria, de hacernos perdurar en el tiempo, de darnos forma, así cada cual lo adaptó a su forma de ser, a su entorno, a su forma de ser y estar en la tierra.

Por ello, para mi es tan importante la Tradición y procuro dejarles un buen legado a mis hijos, es como dejar constancia de lo que un día amé y ya no está aquí. Son las cosas que me contaba mi bisabuela al calor del fuego mientras pelaba cebollas o patatas. Son las risas de las madres, que son hermanas o cuñadas, mientras sus hijos, que son primos, jugamos y reímos juntos. Son las fuertes voces de los padres, que son hermanos o cuñados, mientras se dan un abrazo antes de salir al frío exterior.

Como he dicho antes, la Tradición debe fortalecer y respetar al pasado, al presente y al futuro, así que procuro mostrarles a mis hijos lo que veo dañino y lo que puede vendarles los ojos ante una ofensa a otros. Analizo e intento no equivocarme, aunque no soy infalible claro. A lo largo de la historia todo pueblo a cometido barbaridades y eso se ha ido cambiando, reconociendo, eliminando, y aún queda mucho por evolucionar y reconocer.

SANTA CLAUS REYES MAGOS...

¿Cómo se transmite la Tradición sin ocultar la verdad?

Es muy sencillo, al menos para mi. Cada fiesta que viene, cada costumbre, sean propias o de otros pueblos/creencias, se las explico porque a menudo me preguntan sobre algo que ven, ya sabéis que su curiosidad no tiene límites ni fronteras, así que no seré yo quien las ponga. Si me preguntan algo que desconozco, nos informamos juntos y así aprendemos todos.

Ahora viene la Navidad y son muchos los PaMadres que se preguntan cómo vivirla, si le cuentas que existe Santa Claus, si le cuentas que son los padres, que si los Reyes Magos… Puedo contar qué hago yo, luego cada cual que haga la transmisión según crea, siempre que respete a sus hij@s por supuesto.

SANTA CLAUS REYES MAGOS...

Santa Claus, Reyes o cualquier otro ser no existente

Mis hijos viven con mucha ilusión estas fiestas, todas las fiestas. La ilusión de estas fechas no son las creencias en seres extraordinarios que les traen regalos, hayan existido o no, la ilusión es la de que: qué me encuentro mañana bajo el árbol, en la chimenea, bajo la almohada (Ratón Pérez), etc… No es creer en la existencia de alguien sobrenatural o inmortal que se cuela en sus casas, es la sorpresa, es la expectativa, es ¿qué me han dejado?

Partiendo de esa base actué. A mis hijos cada año les voy ampliando el conocimiento de la historia, de la raíz de la cual viene la celebración actual, es decir, les cuento quien fue Santa Claus, su origen solsticial (pagano), y como ha llegado a ser lo que hoy es. Obviamente Santa es historia, ya no existe, murió si es que existió figura humana, al igual que los tres reyes, que si que existieron, nadie vive eternamente para nosotros (no morimos, nos transformamos, pero es otra historia), así que, para agradecer la existencia de los niños y niñas, que son el futuro del mundo, que son lo que más queremos los mayores, les hacemos regalos ese día en su lugar, porque ellos ya no están. Así yo soy una suerte de Mamá Noel, Ratona Pérez, una Reina Maga y cualquier celebración de este tipo.

SANTA CLAUS REYES MAGOS...

¿Pierden ilusión?

Pues ninguna, es más alimento su curiosidad pues siempre hay algo más que les puedo contar, no tengo que intentar recordar versiones para encubrir que soy yo quien hace los regalos y que un día se den cuenta que, aunque con muy buena intención, les engañaba. Ellos pueden preguntar todo lo que quieran, porque nada se esconde y les llama mucho la atención todo lo que hay tras esas figuras.

SANTA CLAUS REYES MAGOS...

¿La ilusión?

Está en qué nos ha traído de toda la carta, en qué se encontrarán por la mañana, en cómo lo hace mamá (se preguntan si seré mágica porque no comprendían que durante su sueño yo coloque los regalos, ahora si lo entienden). Sus ojos se iluminan igual que a los niños que creen que un señor vestido de rojo les dejo unos regalos, pero en su caso ha sido mamá. El mantener la incógnita sobre lo que se van a encontrar es importante, el factor sorpresa y espera…

Jamás hay condicionamientos sobre “si te portas bien” o “te dejarán carbón”, porque todos los niños y niñas del mundo merecen tener su regalo de parte de los adultos para agradecerles que estén, que hayan venido al mundo y nos den felicidad a los mayores.

El día de Reyes vemos la cabalgata igual que todos los niños, pero sabemos que son señores disfrazados, no les importa, disfrutan exactamente igual…

Al no ser católica tampoco existe factor religioso, es decir, no hay Dios, ni nace el hijo de Dios, pero si que para la gente que es católica nace, así que respetamos a quienes creen en ese Dios, porque cada persona cree en una cosa y como nadie sabe quien tiene razón, hay que respetar porque la religión son sentimientos y se hace daño cuando nos metemos con las creencias de otros. Así aprenden que existen distintas creencias a parte de lo que ellos crean, si creen, y que deben respetarse igual que ellos desean ser respetados.

SANTA CLAUS REYES MAGOS...

Tió de Nadal

En Cataluña se celebra también el Tió de Nadal, en esta zona toda la Tradición es muy importante y bonita, nosotros lo hacemos a nuestra manera que ya contamos en su día. Los regalos que deja el Tió, se ponen mientras se les dice que esperen en otra habitación, saben que se están poniendo, pero está la ilusión y los nervios de la espera, al salir vuelven a cantar y acariciar al tronco y pueden descubrir los regalos.

Este año, lo vamos a pasar con mi hija mayor que vive en Navarra, ella desea hacer con sus hermanos el Olentzaro u Olantzaro (Carbonero) que es un personaje de la tradición navideña vasca que es costumbre celebrar en toda esa zona junto con Navarra y una pequeña zona vasco-francesa. A nosotros que nos gusta vivir la Tradición nos encanta la idea, y este año vendrá el Carbonero, a quien hemos descrito, de quien ya hemos hablado y que les traerá los regalos de mamá y su hermana de manos de un amigo que se va a disfrazar. ¿Creéis que no hay ilusión por saber la verdad? No hay nada que haga más feliz al ser humano que CONOCER LA VERDAD, eso no debemos dudarlo nunca.

SANTA CLAUS REYES MAGOS...

Mis mayores me dijeron una vez que no debí engañarles, contarles que existían si no era así, eso se me quedó grabado. Hay a quienes quizá les parezca una tontería pensar que les duele, o que quizá es algo solo de mis hijos, que es una ilusión, yo, por si acaso, no lo vuelvo a hacer más, prefiero que jamás me tengan que decir que les hice creer en algo inexistente aunque fuera para hacerles tener ilusión, porque para mi, sería desilusionarles en la palabra de su madre. Y ya sé que es una Tradición, pero éstas deben ser respetuosas, y ocultar la verdad, contar algo incierto, no lo es, al menos para mi.

Felices fiestas las celebres cómo las celebres, creas en lo que creas, sin consumismo y siempre respetuosamente…

Mayka Martín

Anuncios