Este fenómeno mamífero por el que pasamos las humanas en el periodo de gestación, es ese sentimiento de despertar una mañana repleta de una energía extra, desbordarte, con ganas de limpiar, organizar toda la casa, parece que todo debe estar listo y perfecto. Este impulso de limpiar y organizar como poseídas es conocido como anidación. Anidar durante el embarazo es el instintivo deseo de tener el nido, nuestro nido, nuestra madriguera, nuestra cueva, nuestro hogar, nuestra casa a punto para la llegada del bebé.
Este instinto de anidamiento es sin duda muy visible y notable durante las últimas semanas cercanas al nacimiento, nuestros cuerpos avisan de que el momento se acerca, porque recordemos que nuestro instinto sabe más que la parte racional de nuestros cerebros, la razón actual anda bastante desconectada de la naturaleza y a menudo incluso la niega o va en su contra. Las abuelas, nuestras madres o mujeres del entorno con experiencia en la maternidad suelen afirmar que una vez que la anidación insta a comenzar, el parto está a punto de desencadenarse ¿será cierto o un cuento? Bueno, sin duda alguna coincide con mucha frecuencia ¿no? Así que yo si que lo creo y lo he sentido en mis 3 gestaciones, ¿quizá sugestión?

¿Por qué sentimos esa necesidad?
El anidamiento se considera que es un instinto que se da en el pre parto, pero no todas las mujeres embarazadas experimentan esa necesidad de anidar.

También es frecuente que las mujeres sientan necesidad de re organizar durante la primavera su hogar, y hay quien piensa que es simplemente la necesidad de movimiento y renovación tras un invierno encerrado y sin movimiento lo que nos impulsa. Hablo de mujeres no porque evidentemente crea que el hogar es cosa solo nuestra, es que los varones no sienten la necesidad de la que hablamos, no por ello deja de ser cosa de ellos también el re novar el ambiente hogareño, no nos ayudan, es su deber… recordad.

Si el bebé llega a finales de primavera o en el verano, el sentimiento de anidación puede intensificarse uniéndose al de re novación.

También se dice que la anidación durante el embarazo podría ser desencadenada por:
El aburrimiento y la frustración que se produce por los 9 meses de espera que se nos hacen eternos.

El interiorizar, o las señales instintivas de que cuando nazca el bebé poco tiempo tendremos para nada más y mejor dejarlo todo a punto.

El deseo de anticipación del parto y por ello movernos más, a ver si llega ya el momento.

NESTING

¿Cuándo se avisa del parto inminente?
La anidación durante el embarazo puede ocurrir en cualquier momento. Cuando es más frecuente y visible es en el último par de semanas previas al nacimiento. La primavera es un factor adicional. Los días festivos o de celebración también añaden la necesidad de preparar las cosas en relación al bebé.

¿Y si yo no tengo deseo de anidación alguno?

No te preocupes, todas no somos iguales o simplemente tienes una pareja cooperativa de verdad y esa necesidad de preparar cosas está equitativamente repartida y no es observable en ti la anidación de un modo visible, eso sería lo ideal sinceramente.

Formas de anidación

Cada mujer anida de forma distinta, unas se ponen a limpiar como locas, pintar, renovar la casa, re decorar, incluso algunas se mudan a una casa más adecuada para el bebé, otras organizan armarios, la ropita del bebé sobre todo si es heredada de un hermanito y se ponen a lavarla plancharla y colocarla con todo el amor del mundo.

Recomendaciones
Anidar no puede convertirse en una situación de estrés, algo que perjudica a la gestación, al bebé, así que toma algunas precauciones como la de no levantar objetos pesados, evitar subir escaleras (que lo haga otra persona) porque nuestro equilibrio durante el embrazo tiene cambios, nuestro eje varía y mucho, a veces tenemos pequeños mareos, y podemos caernos. Evita igualmente el uso de productos químicos como lejía o limpiadores para el horno, cosas que desprendan vapores que puedan ser nocivos, y siempre ten una ventilación adecuada si usas cualquier producto de limpieza por muy inocuo que te parezca, lo deberíamos hacer siempre, con y sin embarazos.

Importante
Es básico descansar en la gestación tanto como sea posible para acumular la energía necesaria para el parto, algo que supone un año completo de trabajo que se realiza en unas horas ¿lo sabías? Así que no te obsesiones con esto de limpiar y recolocar, piensa y razona, no te excedas, debes cuidar de tu bebé más que de las cosas o la casa. Aprende a delegar, a compartir, a la equidad en la pareja antes de parir, bueno, es que debería ser desde el principio de la pareja así ¿no?

Feliz embarazo

Mayka Martín

Anuncios