Para mi existen cosas que califican como “cultura” o “tradición” y que simplemente no lo son. El ser humano lleva desde su existencia matando a otros humanos, violando, traicionando ¿y debemos llamarlo tradición o cultura porque se lleva haciendo durante siglos y siglos?
Es importante mostrar respeto hacia otras culturas, no juzgar, pero la línea roja está en si existe daño, discriminación, intolerancia, en si eso que califican como cultura es una barbarie, una acción perpetuada de inhumanidad, de carencia de respeto hacia otros u otras, como es el caso. No se puede respetar lo que va en contra de la naturaleza o el derecho básico de las personas, en este caso el derecho a sentir placer en la relación sexual por parte de la mujer, a su libertad sexual.
La ablación es la escisión o circuncisión femenina (mutilación genital femenina (MGF)). Con esta práctica, inhumana por cierto,  sobra decirlo, se elimina el tejido de cualquier parte de los genitales femeninos. Quienes la practican esgrimen la palabra cultura, religión o tradición, pero son esas cosas, como otras tantas, que no deberían existir en ningún rincón del planeta bajo ningún nombre o forma.
Este tipo de aberraciones IN-culturales son violencia EXTREMA hacia la mujer. Lo triste es que la ablación normalmente es llevada a cabo por otras mujeres, mujeres que han asumido este tipo de prácticas como parte de su arraigo cultural como pueblo, cuando tan sólo es una suerte de seguro para un hombre inseguro e inmaduro se asegure de que su mujer le va a ser fiel y que llegue virgen al matrimonio, ya que jamás podrá disfrutar en sus relaciones sexuales, sólo sentir un terrible dolor, tras esta amputación en su sexo. Si, en cada coito sufrirá… ¿te pones en su piel?
La ablación se realiza a parte de, como he dicho arriba, para evitar que la mujer sienta placer sexual, también para que, tras el matrimonio, se evite una infidelidad por parte de la mujer y asegurase que solamente tenga hijos con su marido.
Tras una ablación, la mujer pierde casi la total sensibilidad en su zona íntima y añadiremos un trauma psicológico. ¿Cómo te sentirías si cada relación íntima fuera tan dolorosa como una violación? Si el plano sexual de una persona está afectado por algún tipo de problema, ello afecta a toda su vida y a su equilibrio emocional y psicológico.

ablación genital femenina
Hay muchas que mueren desangradas o por infección

Esta intervención se realiza casi siempre sin ningún tipo de higiene, a cargo de curanderas o mujeres mayores, no médicos o en hospitales, además se realiza con herramientas tipo cristales, cuchillos o cuchillas de afeitar oxidadas, viejas…y sin anestesias, sin lavar…
Según la OMS, unos 140 millones de mujeres y niñas han sufrido en la actualidad algún tipo de mutilación genital, entre ellas la ablación del clítoris. De estas, 92 millones de chicas de más de diez años provienen del continente africano. Muchas de estas ablaciones se practican durante la infancia, entre la lactancia y los quince años, aproximadamente.

En Europa se ha llevado a cabo
En Europa también hemos llevado a cabo esta aberración, a principios del siglo XX, herederos del psicoanálisis centroeuropeo -por indicación médica- hacían escisiones de clítoris como tratamiento psiquiátrico para evitar ataques de histeria. Algo que delata un exacerbado machismo por parte de los psicoanalistas arremetiendo con una parte característicamente femenina y centro de su disfrute sexual, equiparando histeria a lo exclusivamente femenino, a nuestro centro de placer sexual, de ahí que gran parte de las teorías del psicoanálisis sean contrarias a natura si se examinan con detenimiento.
Por fortuna vamos evolucionando, dicen… dejando atrás la carga, el componente inculto de la cultura, pero no siempre. No son realmente palabras contrapuestas cultura e incultura, ya que hay muchos ejemplos que el tiempo termina por demarcar y otros que tercamente persisten a pesar de ser barbarie.

Dejar un niño recién nacido a la intemperie en plenos fríos hoy día, por fortuna, es una delito, en el norte de Europa hace un tiempo era tradición y cultura, y aún hay quienes los dejan ahí fuera hacer la siesta, pero abrigaditos eso si…

Me gustaría que algún día, cosas como la ablación lo fueran en todo rincón del planeta, que quien hoy lo ve legítimo y como algo cultural, o religioso, lo viera como lo que es: un delito, una agresión, una violación, una aberración que nada tiene que ver con la palabra cultura y sí mucho que ver con la incultura, la tortura, la cobardía…

ablacion

Delito
Gracias, a que esto que llaman “rito de iniciación a la edad adulta”, actualmente está prohibido en muchos países, su existencia está disminuyendo. Hay quienes para defender esta agresión esgrimen argumentos religiosos, que si la libertad religiosa y ese tipo de escudos que a menudo son refugio de sometimientos o maltratos, pero, este tipo de práctica está prohibida en el Islam que es bajo el velo que se hace defensa de esta barbarie en concreto. El Islam no manda mutilar genitalmente a la mujer.
La costumbre es de procedencia incierta, algunos estudios apuntan a que comenzó en el antiguo Egipto y a partir de allí se extendió al resto del continente africano. Aunque se localiza sobre todo en la zona centro-africana, no sólo en dicho continente es habitual esta agresión a la mujer, también se práctica en varios países de Asia, Europa, Australia e incluso América. Muchos al oír la palabra ablación sólo ven a la mujer africana como diana, y la realidad es que no es así.

genital mutilacion
¿Dónde se practica?
Asia
Está presente en prácticamente todos los países árabes del continente, así como en las comunidades kurdas. Afganistán, Tayikistán, Brunéi, Malasia e Indonesia.

África
Es ilegal en algunos países africanos, aunque se siga practicando de hecho. Unicef, en un informe, afirma que esta práctica se puede eliminar en una generación si hay un esfuerzo cultural.
La ablación está extendida en una amplia región de África, donde es practicada indistintamente por musulmanes, cristianos, y animistas.

América
En la mayoría de los países de América Latina se prohíbe legalmente ésta práctica.

Europa
En Europa está penada por la ley en los principales países salvo en Italia o Irlanda. Incluso en algunos países poseen normativas legales que permiten el control sobre la salida de niñas en situación de riesgo de sufrir dicha amputación por el tipo de costumbres de sus padres, hay denuncias de que medio millón de mujeres y niñas han sufrido la MGF en Europa en los últimos tiempos, incluso en centros sanitarios bajo cuerda.

DITCMG
El Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina es el 6 de febrero, pero debe condenarse a diario y por supuesto, si se es conocedora de una niña en riesgo, denunciarlo e impedirlo. No importa que sea otra “cultura” no lo veas como algo que no te toca, que no te importa, quizá un día tu nieta sea una niña en situación de riesgo ¿lo has pensado? Y aunque no fuera así ¿no tienes la suficiente humanidad como para hacer tuyo el dolor de otras mujeres? ¡niñas!

waris

En el cine
Existe una película sobre este tema, “La flor del desierto” que trata sobre la vida de Waris Dirie, una modelo somalí que, en su infancia fue sometida a mutilación genital a la edad de 5 años.
“Waris guarda intacto el recuerdo del rostro impávido de la gitana mientras la cercenaba en carne viva. Sus gritos quedaron atrapados en el trozo de madera que apretaban sus dientes. Tenía 5 o 6 años; la edad no la recuerda.

“Escuchaba mi carne desgarrándose. Mi madre, que me había dicho que no me dolería, me tenía de una mano. Desde ese día aprendí lo que es el dolor””, declaró en una entrevista.
También existe el libro del mismo título publicado en 2002.

instrumental-para-realizar-la-ablacion-fmf
¿Cómo es una ablación exactamente?
Sientan a la niña desnuda, en un taburete bajo, inmovilizada al menos por tres mujeres, la misma madre puede ser una de ellas, o la abuela. Una de ellas le rodea fuertemente el pecho con los brazos; las otras dos la obligan a mantener los muslos separados, para que la vulva quede completamente expuesta. Entonces, la anciana toma la navaja de afeitar u otro utensilio y extirpa el clítoris, así, sin anestesias ni higiene.

A continuación viene la infibulación: la anciana practica un corte a lo largo del labio menor y luego elimina, raspando, la carne del interior del labio mayor. La operación se repite al otro lado de la vulva.

La niña grita y se retuerce de dolor, pero siguen sujetándola. La anciana enjuga la sangre de la herida y la madre, así como las otras mujeres, “verifica” su trabajo, algunas veces introduciendo los dedos. La cantidad de carne raspada de los labios mayores depende de la habilidad “técnica” de quien opera. La abertura que queda para la orina y el flujo menstrual es minúscula.

Luego, la anciana aplica una pasta y asegura la unión de los labios mayores mediante espinas de acacia, que perforan el labio y se clavan en el otro. Coloca tres o cuatro a lo largo de la vulva. Estas espigas se fijan con hilo de coser o crin de caballo. Pero todo esto no basta para asegurar la soldadura de los labios; por eso, a la niña la atan desde la pelvis hasta los pies. Le inmovilizan las piernas con tiras de tela.
Nada más que añadir supongo…
¿Veis algo de cultura, tradición o la lección de un dios? Yo no.
No calles ante las injusticias, cuando callas te vuelves cómplice, y sin cómplices no sobreviven los verdugos.

NOTA: He omitido fotos dolorosas, pero si no te has concienciado lo suficiente, te invito a buscar fotos en google, no existen palabras…

Mayka Martín

Anuncios