Cuando mis gemelos nacieron estaba sola, sola con ellos en mi vientre y rodeada de personal médico extraño.
Nadie me dio la mano, nadie me tranquilizó, no había palabras de cariño. Mi

familia y amigos estaban a cientos de kilómetros de donde yo vivía, aún así no hicieron esfuerzo por estar…

Al salir de la anestesia, un amigo de mi hija, que tuvo que ir porque era una cesárea de alto riesgo (la 3º) y debía venir alguien según la doctora por si pasaba algo y era a la única persona con la que podía contar. Cuando cruzaba la puerta de la sala de reanimación, él me dijo: Mayka son muy guapos. Pobrecito, era un niño enfrentándose a una situación muy difícil, siempre le recordaré, hoy vive en Brasil, quizá me lea… Gracias Dani
sanar
La soledad de la habitación, el vacío en mi interior, su ausencia, ya no estaban en mi dándose patadas, peleándose, besándose… y uno corría peligro, y lloraba de impotencia cabreada con mi cuerpo, por no poder parir como lo hacen otras, por no poder sacar de mi cuerpo a mis hijos, con mis manos, observar su primera sonrisa, ponerles sobre mi pecho y enamorarme irremediablemente lo antes posible de ellxs.
Si, estaba sola, no vino una abuela preocupada porque nada le importo, ni una hermana, ni una tía, y mi pobre abuela, que casi no puede andar, sino ella si que no me deja sola… ¡cuánta falta me haces a veces y qué lejos te tengo! Aún no sabe de que estaba sola en ese momento por no darle un disgusto.
Hice 3 llamadas, para avisar, y la falsedad social que nos rodea: ¡qué bien! ¡ya has pasado lo malo!… y mi soledad, a la espera de las noticias del médico sobre mis pequeños, así dos días eternos en los que pude bajar en silla de ruedas a verlos gracias a mi hija que pudo pedir permiso en el trabajo (vivía en otra ciudad además)…
sanacion
No quiero que NADIE sienta eso, tengo muchas razones para luchar por lo que lo hago, lo que hago en este blog/facebook/instagram/tuiter etc etc, nadie sabe cuántas razones tengo, y si las contara parecería que me las invento o relato un culebrón barato, pero agradezco todo eso, las soledades, los golpes, las caídas, las mentiras que me regalaron, las verdades que dolieron, agradezco cada herida, si… y no disfruto con el dolor, saco partido de él…  porque me ha dado experiencia, lecciones y herramientas para superar, para salir adelante, para escalar montañas o derribarlas si hace falta, para lamer esas heridas que nunca sanan, pero que puedes aliviar o valorar como el tatuaje de tu heroicidad, de tu valentía… y usarlos para ayudar a otras mujeres tan heridas o más que tú… solas, quizás más que tú, no pienses jamás que tú has sufrido más que nadie, siempre hay alguien que sufrió más, por desgracia. Por eso y porque defender la infancia es mi ideología política y religión existe este espacio, que hacemos todos y todas, para que nadie esté solx, compartamos sueños, temores, dudas, sabiduría, experiencia, inexperiencia, hacemos tribu, sin darnos cuenta, porque estamos por el corazón, por amor, por amor a nuestros hijos e hijas y buscamos darles el amor perfecto ¿pero sabes qué? seguro que ya se lo estás dando, estoy segura, porque no estás solx.
Mayka Martín
Anuncios