Si, a diario os leo juzgaros, vemos mal el que se juzgue a otros, cada vez hay más gente que señala que no se debe juzgar a otrxs y es algo que me alegra mucho porque como siempre os digo “no se debe juzgar un libro por la portada, hay que leerlo”, pero… ¿y el autojuicio?

Nos bombardean con la perfección (que toca en cada época) y nos inducen a pensar que cumpliendo con ella seremos aceptadas en la “manada”, la “tribu” (ya lo decía el etólogo Konrad Lorenz), y no somos conscientes en que de ese modo dejamos de ser nosotrxs mismxs, anulando nuestra capacidad de ser felices. A todo esto nos enseñan con la educación conductivista.

 

Os explico:

Padres y madres que buscan al bebé más guapo, más de “anuncio”, que incluso los presentan a castings, sino reales a sociales: “mi hijo es más guapo que el de Juanita”, “mi hijo lee con 2 años”, “mi hija baila con 3 años igual que Shakira”, “mi hija con 1 año ya hablaba”, “mi hijo con 5 años es el mejor del equipo de fútbol”, “mi hija con 2 años ya duerme sola”, “mi hijo es el más alto”, “mi hija es la más guapa de la clase”, mi…

Los bebés en algunas crianzas son tratados como una suerte de trofeo, que tendrá y autoinfringirá esa exigencia durante toda su vida. Y te sueltan: “A mi educaron así y no me pasó nada…”

  • Primero: no sabes cómo podías haber sido de haber crecido de forma respetada.
  • Segundo: si, puede no haberte pasado nada de lo que tú seas consciente porque lo tienes totalmente normalizado e interiorizado, pero otrxs, quienes son más sensibles, lo cargan como losas toda la vida y sufren mucho. Tu “daño” no lo percibes pero ahí está.
  • Tercero: educar en el exigirse, en vez de en el aceptarse, quererse y superarse de forma saludable, es condenar a la insatisfacción, depresión y a la soledad aunque sea rodeado de personas ¿no te ha pasado nunca? Es la peor soledad.
  • Cuarto: normalizar ciertas cosas como el azote, el grito, humillar al niñx ya te hace tolerante con el maltrato, y por supuesto te han hecho daño. Pensar que no pasa nada ya demuestra que si que pasa: no estás bien psicológicamente, lo dice la psicóloga Alice Miller.
Foto Nick Wilkes

Estos niños y niñas competirán en el cole, no de forma sana, sino cainita, ya que buscarán así el amor (pa)materno, luego el de la o el profe, la pareja, los amigxs… buscando la aceptación y el amor al haber derrotado a otros, en el ser quien sea el mejor a ojos de sus progenitores o a quienes busquen satisfacer. Piensa un poco: ¿cómo sería sentir esa presión? Vivir así… igual de malo es radicalizarte criando respetuosamente al extremo de la obsesión, ya que exigirás cosas a tu bebé sin quererlo, por ejemplo pedirás que:

  • La teta sea mágica, jamás enferme, y que sea un jardín de rosas. Y acuchillar a toda madre con biberón en mano a miradas de reproche, o incluso críticas en voz baja, juicios…
  • El porteo va a ser mágico también, y lo es, pero a veces te duele la espalda oye, o quizá no te apañas con el fular tan chulo que muchas lucen, te harías mejor a la mochila, pero el fular es lo más, así que lo uso aunque no me sienta cómoda porque soy la madre de “más apego” del mundo…
  • El colecho evitará cualquier mala noche, pues no, alguna llorará, y no será porque tu bebé sea defectuoso, será un bebé sano que se segura que no le han abandonado. Tampoco pienses que la madre de cuna es una desalmada, que suelen tenerlas en sus habitaciones, y no dejan llorar a sus hijos y se levantan continuamente tan solo, quizás, por satisfacer a un esposo que no entiende el colecho y que ella acepta por el bien de la pareja dicen… las parejas dialogan, y deben asumir que el bebé es lo primero y la intimidad se puede buscar fuera de la noche y la cama matrimonial, la pasión se despierta muy bien hasta en la cocina si me apuras…
  • Tu hijx tiene rabietas, y no te haces con la forma de calmarlas ¿quién te dijo que criando así no iban a tenerlas? ¿Qué he hecho mal te preguntas? NADA, la rabieta es tan normal como el cabreo de tu marido cuando pierde su equipo de fútbol, que es una rabieta igual, o el tuyo si te gusta ese deporte. Y no mires como juez a la madre o padre que intenta actuar lo mejor posible ante una en mitad del centro comercial, ayúdala si lo ves posible, pero no creas que está malcriando, todo lo contrario, un niñx sin rabietas es muy, muy extraño…

Podría alargarme pero creo que se entiende el mensaje.

Autojuicio

Todo esto, como decía arriba nos lleva a pensar: soy mala madre, lo hago mal, no controlo esto, soy un desastre, ni esto lo hago bien, ¿qué estoy haciendo mal?, soy una mala madre, una inútil, le he fallado, le he gritado ¿y ahora qué?, me puse nerviosa tras 5 días que lleva sin comer nada y le di un yogurt yo misma, ¿me he cargado el BLW? Mi hijx perderá todo lo avanzado todo lo he fastidiado… Programé una cesárea, pero no sabía las consecuencias, ahora si y me siento mal ¿no tendré apego seguro con mi hijx? ¿soy menos mujer por no haber parido vaginalmente e idílicamente? Pues claro que no mujer u hombre (en lo que toque). Cuando os preguntáis o pensáis de vosotros mismos esas cosas no os estáis cuidando con apego a VOSOTRXS mismos, y si no sabéis respetaros a vosotros, a vuestro niñx interior y al adulto que sois hoy ¿cómo lograréis hacerlo con vuestro bebé?

La crianza con apego natural (apego seguro) empieza en cuidar a tu niñx, al que llevas dentro, no, no me refiero al embarazo, es el niñx psicológico que habitará en tu interior toda tu vida, porque todo tú te alzas sobre tú infancia, las exigencias que te hacían cumplir, y exigirse sin peros, condenarse y hasta flagelarse no es respetuoso, y eso tu hijx lo ve. Por muy bien que le trates, eres ejemplo, no solo el trato que le des a él o ella, es como vea que tú te tratas a ti mismx.

Cuídate con apego tú

El apego natural va más allá de la infancia, es toda la vida, para toda la vida, en quienes crían y en quienes son criados en ese momento, es un camino juntos, una sanación para los adultxs y un bien criar a un bebé. Así como tú te trates, se tratará mañana tu hijx.

Así que no te grites, no te insultes, respétate

No insultes gratuitamente, no juzgues, respeta al resto, que te vea ser respetuosa en la sociedad

No quiere decir que te vuelvas un animal a expensas de lobos, no: tú eres el lobo o loba que sólo saca los dientes en el peligro, no porque le han inoculado la rabia de la que padece esta sociedad: lobos a los que hicieron creer que eran corderos que van o vuelven del matadero emocional, presa de psicólogos y de bajones, de infelicidad en lo que se han convertido las comunidades humanas ¿o mejor decir inhumanizadas? Desde luego mamíferas no son en muchos lugares…

Fotografía by Aditya Romansa

Concluyo

Así que, por favor te pido, trata a tu bebé como me lees y lees a otrxs expertos en aconsejarte que le trates, pero tú también trátate a ti así misma de igual modo, que ese sea su espejo.

Para llegar aquí, yo, he tenido que lamarme muchas heridas, he reconocido mis cicatrices, mis defectos, mi incapacidad para algunas cosas como parte de mi yo y no como un defecto. He aprendido a quererme, a saberme, a re descubrir a la niña que se ocultaba bajo todas las órdenes, castigos, insultos y palizas de mi infancia. Si, mi caso es extremo, pero si yo he podido amarme tras tanto luchar contra mi misma ¿por qué no puedes tú superar lo que tú vivieras? ¿te falta apoyo? Para perdonarse, amarse, respetarse solo es necesaria una persona: tú mismx, el resto debe empezar a darte igual.

Sabes lo que es maltrato, lo que es mal tratar, tú no lo mereces, escúchate y satisface tus cansancios, tus ganas de explotar y decir lo que sientes (de modo civilizado y respetuoso) porque los mamíferos a veces nos enfadamos, es lícito, no con nuestros pequeños, si con otros adultos. ¿Por qué no con los niñxs? Porque un “cabreo” con tu hijo realmente es sentir que no cumples con algo, y la crianza respetuosa no exige que seas, te pide que veas quien eres y veas quien es tu hijo y caminéis de la mano. Para andar ese camino juntos, en paz, deberéis ser ambos tratadxs con la misma humanidad. Si no le dirías a tu hijx de 3 años: eres un desastre de niño de 3 años, nunca haces nada bien… No te digas a ti mismx: soy una madre desastrosa que no sabe criar como mi hijo necesita; porque estarías dando un mensaje y ejemplo contradictorio, no respetuoso, y sobre todo: PORQUE TÚ DEBES TRATARTE CON RESPETO, tú también lo mereces desde antes de haber nacido, como humanx y como (pa)madre, te lo dieran tus padres o no.

Y ese es el secreto, el 1º paso que debes dar, no leer a Carlos González, o Rosa jové, primero sana tus heridas para poder enfrentarte al hecho de intentar no transmitir ese maldito legado a tus hijos, sé feliz, acéptate, trata tus miedos, iras, acepta tus demonios, y luego será muy sencillo que aceptes y puedas dialogar con los de tu hijx, siendo un bebé o siendo ya un adolescente o adulto. Humanicemos las relaciones o mejor: mamifericemos la humanidad, solo el ser humano es capaz de maltratar y automaltratarse…

Mayka Martín

Anuncios