Ayer pasaba un día maravilloso con parte de mi tribu, si, mi tribu. Ya comenté en otra ocasión que durante la gestación conocí a unas mamis que daban a luz el mismo mes que yo, hicimos un grupo secreto y ahí lo dimos todo, abrimos nuestros corazones, para la maternidad y para nuestra faceta de mujeres, con o sin pareja, con unas u otras circunstancias… Hoy, han pasados más de 6 años de ello, 6 años y 9 meses, porque era en este mes cuando todas cumplíamos la fecha prevista de nuestro parto. Unas nos adelantamos y alguna alcanzó el mes de mayo. Tenemos una unión, un cariño familiar, pero de familia de verdad. Una se cae mejor que otra, hay mayor afinidad, les es más fácil verse por la cercanía (alguna vive en Canarias o EEUU) pero todas nos tenemos cariño, todas hemos estado cuando se nos ha necesitado a pesar de los kilómetros, o hemos viajado si era necesario ESTAR…. nos sentimos parte de algo “las mamis de abril” como nos llamamos a nosotras mismas, nacieran cuando nacieran finalmente nuestros tesoros. Hicimos quedadas, las hacemos, los padres venían ¿Y qué pasó? Que esos padres forman parte de esta tribu que formamos sin intencionalidad, no sabíamos que esto iba a ser así, de saberlo antes lo hacemos, en la preconcepción de haber sido planeada jajaja. Es decir, nuestra tribu es de familias, cada cual a su manera. Hay un respeto y aceptación, y nos une lo sagrado para todos y todas nosotras: nuestros hijxs. El sentimiento que yo pueda tener hacia sus hijos es como el sanguíneo o a veces mayor, son mis niñxs y mis niñxs son de ellas. Me los han cuidado, mimado, dado amor, hablado con el mismo cariño que a los suyos, les han alimentado, hecho reír y hasta han hecho de papis en algunos momentos (gracias), pero…

La tribu no es homogénea, no todas dan teta, de hecho no sé quien la dio salvo algún caso contado y de casualidad.

No sé quien ha porteado salvo que la haya visto porteando.

No sé las que hacen colecho y las que no.

No sé si alguna ha hecho BLW, ni idea…

No sé si han usado pañales de tela, o si han leído a Carlos González.

No lo sé porque no somos una secta, contactamos desde el sentimiento, el corazón, no el cálculo, o la búsqueda de hacer lo mismo todas. Conectamos desde el alma y no desde la razón.

La diferencia entre tribu y secta es esa, que la secta debe creer en lo mismo, seguir los mismos pasos, ser igual espiritualmente y la tribu es riqueza, son diferencias que se complementan y suman, es respeto, es aceptación, es ayuda y consuelo, no exigencia y disciplina. Hay muchas formas de disciplinar, obligarte a dar teta, a colechar, a hacer BLW también es disciplinarte por muy saludable que sea todo eso te obligan y en el momento en el que tú no lo disfrutas no es respetuoso contigo, y si no lo es contigo jamás lo será para tu bebé pues tu actitud ellos la leen a través de tus ojos y tu misma piel.

Ayer mis Amigas y yo lo hablamos, hoy os lo transmito por si os sirve, por si entendéis qué es tribu y diferenciáis la secta. Huye de las sectas, combate el maltrato SIEMPRE, porque no hay buenas y malas madres salvo cuando hay un maltrato. Solo una mala madre maltrata, solo es mala madre la que maltrata.

Haz tribu, no secta pues hasta la que da biberón puede darte un buen consejo, no de dar biberón, sino de disfrutar tu crianza y secarte las lágrimas en un momento de agotamiento, de agobio, de pena, de no puedo más y aportarte un poco de su Yo para que Tú puedas seguir adelante con la maternidad elegida por ti, no la impuesta. Estar con un grupo de gente que juzga tus actos de amor no es el mejor ambiente para un bebé o una familia.

Una secta jamás será respetuosa porque no escucha al bebé, al tuyo, escucha al gurú… o a la gurú, y es tu instinto al que debes escuchar ya que éste es el que está conectado con las necesidades de TU BEBÉ, no con las leyes de cualquier tipo de crianza. Que tu tribu, tu crianza, sean naturales por favor.

 

Mayka Martín

Guardar

Anuncios