Más que dejar, sería retirarles el chupete… En primer lugar recordemos que el chupete intenta suplantar el pezón materno, que es un objeto, que no es algo imprescindible, o siquiera necesario, es algo que nosotras le damos, ellos no lo piden, piden el pecho, no un invento industrial que en su instinto ni se plantea que exista o demande.

La necesidad de succión en un humano dura 7 años, es decir, durante esos primeros años necesitan succionar, ayuda en el desarrollo de la musculatura facial entre otras cosas, de ahí que el destete ronde las mismas fechas, y también que la necesidad de chupete, cuando se lo hemos dado, dure el mismo tiempo si lo dejáramos.

Cuando es el pecho lo que damos hasta los 7 años (o más) no hay problema, no se le deformarán los dientes ni habrá caries, pero en el caso del chupete si, así que si se lo dimos (mejor no darlo nunca) nos costará retirarlo cuando los odontólogos (los expertos en el tema) lo indican, que es a partir del año… ¿Y cómo quitamos, si, quitar, el chupete al año? Pues bastante imposible si lo quieres hacer con respeto, me temo que aún te tocará esperar más…

¿Qué hacer?

Primero respetar, segundo respetar, y tercero esperar…

Si se tira 4 años con el chupete, tú fuiste la que se lo dio y tendrás que aceptarlo, lo que si es recomendable que el chupete lo dejes para la siesta y noche, ese es el primer paso.

¿Cuándo hemos conseguido que use el chupete solo para calmarse o dormir?

Intentar mantenerlo fuera de su vista todo lo posible, nada que le recuerde a él, mantenerle entretenido, cuando pida el tete propón jugar a algo con él, ir al parque, etc… y se le olvidará y llegará la costumbre de no necesitarlo.

 

¿En la noche o siesta?

Si lo pide se lo das, sino, no se lo das, exactamente igual que cuando destetamos respetuosamente: No ofrecer, no negar. Siempre será el niño o niña quien marque los tiempos. Cuando esté dormido tu hijo o hija, aparta el chupete, ponlo en la mesilla, o dentro del cajón para que no lo vea nada más despertar, que no lo pueda coger a la mínima o verlo y tener ganar de chupetear. Si se despertara y pidiera se le da, ya sabéis: ni ofrecer ni negar. Al final los tiempos sin el chupete se alargan y dejan de pedirlo, pero es con paciencia y respetando el proceso madurativo de la necesidad de succión de nuestro hijo o hija que en cada uno es distinto.

Lo he aconsejado ya por privado a muchas madres y funciona, espero que a ti también.

 

Mayka Martín

Recuerda que si necesitas mayor asesoría tengo oferta de las mismas, ojea las pestañas de la página o manda un mail a crianzaconapegonatural@yahoo.es o al whatssap 673255792

Guardar

Anuncios