Esta es la escalofriante cifra que la Asamblea General de las Naciones Unidas fijó. Cada 4 de junio se hace conciencia con el Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de Agresión y según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el bullying o acoso escolar es causante directo de más de 600.000 muertes en el mundo cada año, ya sea por homicidio o inducción al suicidio. Datos publicados en Internet confirman que en 12 meses el acoso escolar enferma a miles de estudiantes que prefieren abandonar las aulas de clase porque no soportan más la ansiedad, depresión y cansancio que les provoca ir al colegio.
Esto es más frecuente es la educación convencional, el bullying consiste en molestar de manera permanente a un compañero, ponerle algún sobrenombre, ofenderlo o agredirlo física o psicológicamente. La víctima de bullying es aquella persona que ha recibido más de tres veces insultos, agresiones físicas o marginación social por parte de compañeros o al menos un episodio de cada uno de estos tipos de maltrato en un año.
No es necesario que te golpeen, la agresión puede ser verbal, con insultos, burlas, descalificaciones o por omisión, que incluye no ser aceptado para trabajos en equipo y exclusión por sus condiscípulos en actividades escolares o deportivas, la marginación.
Hay dos tipos de agresores: el activo, que directamente molesta al compañero, le pega o intimida, y el pasivo, que usa a otros para hacer lo mismo, para difundir algún rumor o chisme que violente a la víctima; es decir, propiciar el ambiente para que el niño sea “etiquetado”.
La víctima perfecta es la que creen más débil, por lo general son niños tímidos que le cuesta socializar por cualquier razón, según afirman los expertos, aunque puede ocurrirle a cualquiera.
Algunos signos que nos pueden indicar ser víctima de esta lacra es que ello provoca bajo rendimiento escolar en los agredidos con su consecuente deserción del centro educativo. Además, es común que busquen mecanismos para no asistir a la escuela, y para ello, somatiza enfermedades, como dolor de cabeza o estómago. Nuestro hijo cambia y no entendemos el porqué.
Acoso en la red
La violencia por Internet se ha vuelto algo normal, y ha llevado a muchos jóvenes al suicidio. Según los estudiosos del área, debido al acceso que tienen a la tecnología y a los medios de información el acoso no se queda en el colegio, les persigue las 24h del día. De ahí la gravedad.

Conocido como ciberbullying, se caracteriza por la intencionalidad, es decir, hacer daño; periodicidad, debe ser recurrente; y desigualdad entre el agresor y la víctima, bien sea física, social, económica o psicológicamente.
Conocer estos hechos lo antes posible es prioritario para evitar el estrés psicológico que lleva a querer acabar con sus vidas. Las familias deben involucrarse más con sus hijos en general, conocer quiénes son sus compañeros, con quién se comunican a través del Internet, no es necesaria la invasión a su intimidad, con la confianza y el respeto esto nace. Evitar conductas violentas y fomentar valores de tolerancia, respeto y solidaridad, entre otros dando ejemplo en casa es otra medida ya que el agresor suele sufrir o convivir con la violencia o el desapego familiar.
Basta de violencia
El bullying es una forma de maltrato infantil, existen otras maneras de violentar a un niño y en contra de estas prácticas la Asamblea General de las Naciones Unidas fijó desde 1982, celebrar cada 4 de junio como Día Internacional de los Niños Víctimas Inocentes de Agresión.
Una de las situaciones que más atiende esta organización son las pequeñas víctimas de la ocupación de Palestina, debido a los ataques de Israel. Recordemos que hay cientos de niños en sus cárceles.
Sin embargo, los niños víctimas inocentes de agresión no son solo aquellos que combaten en guerra, también quienes sufren de violencia y maltrato dentro del hogar. La agresión no es necesariamente física, pues el maltrato psicológico es uno de las que más sufren niños y adolescentes en el mundo entero, el cachete es una de esas formas de violencia tolerada socialmente.
Las Naciones Unidas exhorta a detener todas las formas de maltrato infantil, nuestra humanidad debería exigírnoslo a todos y todas.

Mayka Martín

 

Anuncios