Ayer me hice la segunda mamografía de mi vida, soy un desastre porque deberían de haber sido más, es algo muy importante revisarnos el pecho porque el tiempo, la prontitud, es básica en casos de tumor. Así que soy mal ejemplo. Pensando en ello, y para informaros escribo sobre esta prueba indolora que se hace en un momentito y es muy importante, repito.

Cada año a 22.000 mujeres nos detectan, en España, cáncer de mama, es algo que nos preocupa a todas supongo y que estudios como Aegon.

El consenso entre los profesionales de la salud es que la mejor manera de combatir el cáncer de mama es la prevención y sin duda para ello es fundamental hacerse mamografías periódicas. En España la sanidad pública las realiza a partir de los 50 años, aunque algunas comunidades adelantan esta edad a los a 45, aquí incluso a los 40, donde resido.

Sin embargo, los expertos de la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria (SESPM) las mujeres con un riesgo elevado de desarrollar un cáncer de mama deberían tener la primera revisión a partir de los 25 años. Los ultrasonidos, la resonancia magnética (RM) a esa edad y a partir de los 45 años la mamografía, son las pruebas de seguimiento más adecuadas en estos casos.

Los expertos debaten la conveniencia de adelantar las pruebas de prevención dado el incremento de mujeres jóvenes a las que se les detecta esta enfermedad. Y es que, cuanto más temprano se detecte el tumor, mejores son las probabilidades de que el tratamiento tenga éxito. El objetivo es detectar los cánceres antes de que generen síntomas, según expertos y oncólogos.

El doctor Antonio González, jefe del Servicio de Oncología Médica de MD Anderson Cancer Center Madrid afirma que “la única técnica que reduce realmente el riesgo de mortalidad por diagnóstico precoz es la mamografía”, al margen de la autoexploración.

Desde foros como la Sociedad Americana Contra el Cáncer o la Organización Mundial de la Salud (OMS) también se insiste en que la detección precoz, a fin de mejorar el pronóstico y la supervivencia del cáncer de mama, sigue siendo la piedra angular de la lucha contra este tumor.

La Sociedad Americana contra el Cáncer recomienda hacerse una mamografía anual a partir de los 40 años, una prueba que se hace a mujeres asintomáticas, sin riesgos conocidos, ya que las que presentan algún bulto o modificación en la mama deben acudir al especialista lo antes posible tengan la edad que tengan.

Ya entre los 20 y los 39 años esta asociación aconseja someterse a un examen clínico al menos cada 3 años.

El presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Juan Jesús Cruz, recomienda, que las mujeres se hagan una mamografía a partir de los 45 años porque, asegura, “no es lo mismo quitar un tumor de medio centímetro que de un centímetro, o que esté o no afectada la axila”.

Cerca de un 20% de mujeres en España de entre 50 y 69 años, no acude a las citadas pruebas, un porcentaje similar al europeo.
La mejor arma

El diagnóstico precoz constituye en la actualidad la mejor arma para reducir la mortalidad y, hasta el momento, la mamografía sigue siendo la única técnica que ha facilitado el diagnóstico de un mayor número de tumores pequeños y de bajo grado, lo que se ha traducido en un descenso del número de muertes.

“Más del 60% de las mujeres con cáncer de mama son sedentarias, esto no quiere decir que haya más sedentarismo en este grupo de mujeres, pero es un dato a tener en cuenta”, asegura Ángel Durántez, Doctor en Medicina y Cirugía y especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte.

“Lo que está demostrado es que no hay fármaco ni terapia con tantos beneficios como el deporte, y lo importante es saber cómo prescribirlo: el tipo ejercicio, la intensidad, cuánto tiempo debemos practicarlo o cómo cambiar la dosis con el paso del tiempo”
Consejos

Más vale hacer poco ejercicio, que no hacerlo, aunque es bueno que sea regular. Lo ideal es hacer ejercicio todos los días de la semana: andar, correr, bailar, nadar, mancuernas, máquinas, elásticos.. y de flexibilidad como son el estiramiento muscular, Tai Chi, Yoga.. son ideales. Igual que una alimentación saludable.

Así que si no te hiciste ninguna, ve a tu médico de cabecera y solicítala, no cuesta nada prevenir y os recuerdo que los meses de lactancia materna son un seguro frente a esta enfermedad, cada mes de la lactancia materna supone un seguro más, un aliado, contra el cáncer de mama.

Anuncios