Una compañera de #tribu nos cuenta su experiencia:

Hola buenas tardes, os escribo para contaros la experiencia que tuve al empezar con la LM de mi bebé y de la cual me arrepiento en algunos momentos. Por ignorancia a los tres meses le quité mi pecho porque, según el pediatra, era intolerante a la Lactosa. Y es que mi bebé vomitaba, y el primer mes fue LM exclusiva pero debido a que vomitaba a los dos meses le di formula y pecho. A los tres decidí quitársela (el pecho) porque vomitaba y tenia diarrea. Le hicieron estudios para ver si no era nada grave y gracias a Dios que no, según el Dr estaba “enlechado” (empachado) y que le tenia que hacer menos tomas de pecho o después quitárselo. La verdad que mi hijo sufrió mucho, tenia cólicos, vómitos y diarrea. Y decidí quitarle el pecho porque le hacia daño según el médico. Empecé disminuyendo tomas y se agarraba bien al biberón y como yo estudiaba, y me ayudaban a cuidarlo y darle el biberón me vino bien, pero cuando cumplió 4 meses termine la Universidad, y pasaba más tiempo con él. Un día se puso a llorar y no quería el biberón y de pronto me dijo mi esposo: ¿y si le das el pecho? Yo le dije será que no le hará daño; y me dijo dale un poco y desde entonces continuamos con el pecho. Mi bebé tiene hoy un año y tres meses, no pienso quitárselo hasta que él decida que no quiere más. Cometí un error del cual me arrepiento y sufro porque mi lactancia la interrumpí por IGNORANCIA y qué triste que muchas mujeres como yo cometamos esos grandes errores por no saber que nuestro pecho es lo mejor. A Los 6 meses mi bebé ya no quiso más biberón de fórmula.

Nunca imagine que a pesar de todo él me amaba, prefirió su teta y eso me hace muy feliz aunque acepto y confieso que no ha sido nada fácil.

Gracias por leerme

Anónima

Anuncios