Siendo, como siempre digo, lo mejor un parto vaginal, lo más respetuoso posible y sin medicalizar; algunas pasamos por cesáreas, necesarias o innecesarias (más frecuentes las segundas) y no sabemos bien cómo cuidarnos esa cicatriz. Cuando ha sido innecesaria nos queda una cicatriz aún mayor, la interior, la del alma, pero esa cuesta mucho más de sanar. Incluso si ha sido necesaria cuesta enfrentarnos a ello. Pero voy a hablar de la cicatriz exterior, la física.

Cuidados básicos de la cicatriz de la cesárea

Las cicatrices de las cesáreas suelen ser grandes, gruesas y muchas terminan siendo lo que se conoce como cicatriz queloide, una cicatriz abultada, con cierto relieve y de color rosáceo. Éstas son las cicatrices más rebeldes, por eso es importante que comencemos a tratarla y cuidarla con mucho cuidado para evitar que se forme. Es indiferente que sea horizontal o vertical, aunque ya casi no se practique la vertical (yo tengo las 3 verticales). Aunque no es aconsejable programar una cesárea, a veces no queda más remedio que hacerlo por el bien de la madre o bebé. Si es tu caso, si es imprescindible programarla (ya que tiene contraindicaciones, info aquí), podrás preparar tu piel para ello.
¿Cómo la preparo? Pues hidratándola y nutriéndola lo suficiente para que la dermis sufra lo menos posible en ese momento. Cuida tu alimentación tomando proteínas (vegetales o animales, o quizá ambas, según sea tu dieta) y bebe mucha agua. Lo ideal para mi es el aceite de oliva virgen extra o de almendras.

¿Qué me espera? Pues según mi experiencia, al menos un día tienes colocado un apósito en la zona para protegerla, a veces dos días, depende del médico y si ya has pasado por otra cesárea previa. Lo antes posible se deja al aire, de este modo seca mucho mejor y antes. Que no te de miedo dejarla al aire, a mi me daba, pero es lo mejor. En casa procura tener la tripa libre, siempre seca y limpia, pero al aire, sin fajas (ni se te ocurra) ni telas que aprieten o rocen. Hazte con un buen cargamento de bragas bajas, o altas mejor de algodón (hay quien prefiere un tipo u otro) que el borde no de con la cicatriz para evitar que se infecte o te moleste.

Vigila que los puntos o grapas estén bien, si ves algún signo de infección vete a la matrona sin dudarlo. Que te duela, que la piel te tire, que pique o no sientas esa parte, que te falte sensibilidad en la zona, es normal durante los primeros días. La falata de sensibilidad en la zona puede durar meses…
Lávate con agua y jabón cada día, (no uses yodo, está contraindicado) seca con toques suaves y observa su evolución, que tenga buen color, que no esté inflamada ni mucho menos caliente y roja. Al principio la rojez es algo normal pero luego debemos vigilarla.

La primera vez que te levantas, normalmente a las 24h (lo indica el médico) parece que nos vamos a abrir, pero no es así claro, yo me sujetaba la tripa en cada paso, para mi es lo peor, la primera vez que andas de nuevo. Para levantarte de la cama apóyate en el codo, fuerzas menos el abdomen, te pones de lado, y luego bajas las piernas de una en una, sobre el codo te sientas y luego estiras el brazo, si estás mareada no te levantes, espera. La primera vez deberá estar alguien a tu lado, debería haber siempre alguien contigo en el hospital la verdad, que te ofrezca el brazo para levantarte y en los dos primeros pasos, luego si te sientes segura andas sola. Al más mínimo signo de mareo pide ayuda, no te encabezones. Cada cesárea es distinta, con la 1º casi no podía conmigo misma, con la 2º estab hecha una rosa, en la 3º me levanté como si nada y en cuanto me dieron permiso para ello ¡estaba deseando bajar a ver a mis hijos! (fueron prematuros). Quizá afecte mucho tu ánimo, ármate de positivismo y de gente que te lo transmita.

Cuando, a los pocos días nos quitan la mitad de las grapas o puntos, la zona se queda más débil y puede darte miedo esa cicatriz que queda o que se abra. La cicatriz que vemos no es la única, quedan otras dentro de varias capas (tejido subcutáneo, fascia de los rectos, músculos rectos del abdomen, nuestro útero…) que también han sido cosidos. Así que no realices esfuerzos, reposa, no hagas ejercicios, ya tendrás tiempo de recuperar la zona, ahora no es el momento de someterla a más esfuerzo del que ha enfrentado. La totalidad de los puntos o grapas se realizan pasados otros tantos días, te lo indicará el médico en el alta hospitalaria.
Cada evolución de la cicatriz de una cesárea también es un mundo, pero en general debemos tener precaución, mejor si no realizamos tareas como fregar platos a mano, tender ropa, recogerla, etc, eso mejor que lo haga la pareja o un familiar… ¡sobre todo hacer camas! quienes tengamos de apoyo, al menos dos meses.

Advertir que si nos reímos mucho, si tosemos, estornudamos, la zona se resentirá, parecerá que se nos abre, pero no es así, aunque mejor evitar resfriarse (a mi me tocó una gripe en pleno post operatorio de uno de mis hijos y se pasa mal con la tos sobre todo). Resguarda bien la zona al principio cuando salgas de casa, todas esas capas de las que hablaba antes tienen que cerrar bien, si esto no ocurre lo que sucedería es una posible hernia (de solución quirúrgica), así que trataremos de evitarlo.
Evita, como te comenté más arriba cualquier esfuerzo que haga que aumente la presión intra abdominal, por ser burra, en mi 3º cesárea se me abrieron 3 puntos e infectaron, y es muy doloroso, pero yo no contaba con ayuda de nadie…

Cuida también tus posturas: cuando te levantes utiliza solo los músculos inferiores, es decir cuádriceps y piernas, normalmente utilizamos el abdomen y no es lo correcto.

Usa posturas para coger al bebé y amamantar que no rocen con la cicatriz, el cojin de lactancia es un excelente aliado. Al cambiarles el pañal o cambies de ropa al bebé o le bañes, hazlo con ayuda de un vestidor a buena altura, para que no tengas que estar doblada… ¿Se te cae algo?, baja doblando las piernas ¡y sujeta al bebe! Nunca dejes de hacerlo, ni un segundo, puede rodar, aunque tenga bordes el vestidor. Mejor que los primeros meses esto lo haga otra persona si es posible igual que bañarlo, aunque si eres como yo no dejarás que lo haga otra persona jaja hazlo con cuidado, tu bebé te necesita bien.

La cesárea es una cirugía, una operación y todos los cuidados que debemos tener son pocos. Pasamos por el manchado vaginal, la sensibilidad en los senos, los cambios hormonales, el cansancio, el principio de la LM, todo por lo que pasa una madre que pare vaginalmente, pero además nosotras tenemos una cicatriz consecuencia de una intervención quirúrgica que añade dolor, acumulación de gases, a veces estreñimiento, y por supuesto limitaciones de movimiento. El abuso de la cesárea ha vanalizado una operación muy seria, hay que ser conscientes de su cuidado.

También es importante no subir de peso, dar de mamar no es comer por dos… aunque hayas tenido gemelos. Sigue comiendo sano y saludable igual que durante la gestación, no es desde luego tiempo para engordar. Usa ropa amplia al menos esos primeros meses, no aprietes la zona. Si porteas, consulta con una Asesora de Porteo cuál es el mejor modo o nudo a usar en tu caso.

¿Cuándo volver a hacer ejercicio? El objetivo debe ser el de fortalecer articulaciones, músculos, sentirnos fuertes de nuevo, no perder peso, no es tiempo de pensar en ello. La LM te ayuda a perder peso, pero no hagas dietas que puedan afectar a la LM y menos aún si no las supervisa un médico en el caso de que sea imprescindible hacerlo por salud de la madre. La fecha en la que empezar con la actividad física deportiva consultadla con la matrona, porque siempre depende de la evolución que hayamos tenido, cuanto más te cuides antes te recuperarás, eso sin duda. Normalmente con 2 meses de espera es suficiente.

Otro apunte: no tomes el sol durante el primer año, te quedará mayor marca si lo haces, pero con cualquier cicatriz es así, incluso a un tatuaje no debe darle el sol…

Ahora casi no dejan marca, no te preocupes, antes si nos dejaban la tripa de muñeca de trapo, pero ahora hay cicatrices bien cuidadas que casi ni se ven. Aunque ¿qué importa? Si es la puerta por la que nuestros hijos vinieron al mundo… Mis hijos la miran y hacen toc toc con la mano sobre ella, un día ellos llamaron y poco después les tuve en mis brazos, ya no me duele ni por dentro ni por fuera… ya no, aunque soñaba con parirlos de forma natural…

Mayka Martín

Anuncios